Archivos Mensuales: noviembre 2017

Gratitud que Sobreabunda

Normalmente damos a gracias a Dios por nuestras familias, nuestro trabajo, nuestros negocios, nuestra salud, por la provisión, etc., y esto es cierto, sin embargo, como cristianos tenemos que llevar nuestro agradecimiento mas allá de lo que se ve a simple vista. 

Para sentar las bases de una verdadera vida que rebosa de gratitud, podemos mencionar que inicia cuando recibimos a Jesús como nuestro Salvador, y no lo hicimos por algo que hemos hecho, sino porque El nos escogió desde antes de la fundación del mundo.

Es decir que nadie puede jactarse de ser salvo, sino por Jesucristo.

Por otro lado, alguien puede decir que tuvimos fé, pero Efesios 2:6 dice "porque por gracia sois salvos por medio de la fé, pues es don de Dios".

Esto significa que la salvación no viene por uno mismo, ni la fé, porque es un don de Dios. 

La Palabra dice en Colosenses 2: 6 "Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él". Andar en Él, significa tener una relación estrecha con Jesucristo. Y esto se logra porque al creer en Cristo y recibirle, nos ha hecho sus hijos, y Él continuamente trabaja en nosotros dia a día, edificandonos hasta sobreabundar en acciones de gracias.

Sobre la premisa anterior, entonces en que aspectos debemos estar agradecidos:

1. Por haber sido escogidos desde antes de la fundación del mundo.

2. Porque el Espiritu Santo mora en nosotros. El es quien nos capacita, da dirección en la vida y poder para hacer lo que Dios nos llame a hacer.

3. Por estar seguros de nuestra eternidad. Nadie puede borrar su nombre del libro de la vida.

4. Porque tenemos los dones del Espiritu. El Espíritu Santo conoce perfectamente la voluntad de Dios para nuestras vidas y Dios es quien ha puesto los dones en nosotros.

5. Porque tenemos el privilegio de tener una relación personal con Dios. Con quien hablamos y podemos escucharle y es tan estrecha que puede satisfacer los deseos de nuestros corazones.

6. Porque nos ha dado paz. Nos ha dado la paz que sobrepasa todo entendimiento. Es esa paz que solo la conocen los que están con Dios y dependen de Él.

La mayor prueba será cuando estemos por partir. Tener la paz de Dios no solo cada día, sino en ese momento crucial.

7. Agradecidos tambíen por el amor incondicional de Dios. Recuerda que en todo momento Dios nos ama sin condición, no porque hacemos esto o aquello, sino que nos ama y punto.

8. Por su promesa de protegernos. Nadie sabrá cuanto Dios nos ha protegido, solo allá sabremos de todas las cosas por las cuales Él nos protegió. El hecho es que siempre nos protegió.

9. Porque Dios tiene un lugar para nosotros en el cielo. Todo lo de Dios es fantástico, todo lo de Dios es perfecto, Él no hace las cosas a medias. Él dijo: voy a preparar un lugar para vosotros. Juan 14:3 "Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis."

10. Y la cosa por la cual debemos estar agradecidos es por la Palabra de Dios. Aquí descubrimos quien es Él. Tenemos el privilegio de disfrutar de la Palabra. LLegar a conocer la voluntad de Dios para nuestras vidas. Nos ayuda con sus promesas.

Ahora bien, los agradecidos aun en las cosas que no son tangibles a simple vista, sino en todo aquello que atesoran en su corazón, reflejan el agradecimiento a Dios así:

1. Tienen una actitud positiva.

2. Estan concientes de la presencia de Dios. Y esto porque saben que Él está trabajando en ellos mismos, creando las cosas que disfrutan y apoyandole para que atraviesen cualquier apuro y dolor, Confiando en Él y ayudandole a avanzar.

3. Tienen un espiritu humilde. Porque reconocen que todo es de Dios y que Él es la fuente de toda cosa buena que viene a su vida.

4.  Es una persona pacifica. Porque ha puesto su confianza en Dios y ve como trabaja en su vida. Es mas, es bendecido de muchas formas.

5. Es amable con los demás. Es una persona compasiva y ayudadora.

6. Es generosa. Porque reconoce lo que Dios hace por el.

7. Es alguien desprendido. Listo para compartir lo que tiene y lo hace con gozo.

8. Es alguien expresivo. Expresa su gratitud, tiene que hablar de ello y no alardea, sino que dice: esto es lo que Dios está haciendo.

9. Es una persona cordial. 

10. Es una persona contagiosa. Alguien que hace sonreir y cuando lo vés, el no se queda esperando, se mueve para saludar y preguntar como le va. Hay algo en ell y en el fondo, es Jesús quien está en medio.

Hay franqueza, nobleza, libertad porque su corazón está arraigado en Jesucristo. Y el amor de Cristo está en el, así como el perdon y la comprensión.

11. Es una persona motivada. Para dar, compartir y servir.

12. Es una persona con un espiritu de servicio. Porque quiere ser usado, quiere dar de sí mismo y quiere hacer lo que Dios quiere que haga.

13. Por lo tanto, tendrá un nivel alto de fé. Porque vé a Dios trabajar en su vida, una y otra vez.

14. Es una persona fructífera. Es una persona agradecida, quiere entregarse, quiere involucrarse y quiere que Dios le use. 

15. Es una persona gozosa. Todo podría estar mal en su vida, pero hay gozo en su interior. Es una persona que aun enfrentando algunas cosas, tiene una efusión de gozo desde su interior.

Véamos, cada uno de estos aspectos y si te has quedado corto, pídele perdón a Dios.

Hoy puedes decidir a cambiar todo eso y decir: " Señor, quiero ser un creyente, un seguidor de tu Hijo Jesucristo, que abunda en gratitud."

Al hacerlo de corazón, Dios te abrirá puertas con tus conocidos que no habian sido abiertas anteriormente porque usará tu espiritu para alcanzar a otras personas.

Si haces esto, entonces Cristo hará que sobreabundes en gratitud para la eternidad.

 

 

 

Comentarios

El Poder de la Fe Sobre Las Promesas de Dios

¿Sabías tú que la fuerza de la fe tiene el poder de rejuvenecer tu cuerpo? Así es. Encontramos un ejemplo de eso en la vida de Sara. La mayoría de personas no entienden el alcance pleno de lo que Dios hizo en la vida de ella, lo único que saben es que Dios le dió un hijo en la vejez. 

Pero si analizamos la historia, veremos que hubo mucho más. Cuando Sara echó mano, por la fe, de la promesa Dios, la fe empezó a restaurar su cuerpo a tal punto que cuando el rey Abimelec la vió quiso tomarla por esposa.

Increible que a los 90 años de edad, ella era tan hermosa que ese rey la quería en su harén. Y eso no es todo, después de que dió a luz a Isaac, la Biblia nos relata que ella lo amamantó hasta que fue destetado, y vivió hasta cuando Isaac ya era muchacho.

 Ella recibió una promesa especial de Dios. Pero sí te aseguro que si crees que Dios puede restaurar tu fortaleza y salud en tu vejez, Él lo hará. De hecho, el Salmo 103: 3,5 dice  "Él es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias…El que sacia de bien tu boca, de modo que te rejuvenezcas como el águila". Afirma que uno de los beneficios que provienen de Dios es la salud. También agrega que Él llenará su boca de cosas buenas para que seas renovado como el águila.

El deseo de Dios es que en tu vejez seas un campeón poderoso y experimentado en la Palabra, y que su fortaleza sea renovada por la fe. Empieza a confesar eso hoy mismo. Llena tu boca con las promesas de Dios, declara: Alabado sea Dios, mi juventud se renueva como el águila. Y cuando tu labor en la Tierra finalice y te vayas al cielo, tu partida no será un simple desvanecimiento, sino que te irás de aquí cubierto de gloria, como el vencedor que Dios quiere que seas.

 

Comentarios

Caminando Con Dios

La manera más sabia de vivir la vida es caminar con Dios. Porque cuando caminamos con Él, lo honramos y en consecuencia, nos dá lo mejor de la vida que podriamos tener.

Y que significa esto de caminar con Dios? Caminar con Dios significa: mantener a Dios en el centro de nuestros pensamientos, en el centro de todo lo que hagamos, en el centro de todo lo que digamos, en todo lo que pensemos, en nuestras relaciones, en nuestras finanzas, en nuestros planes y en cada aspecto de nuestras vidas.

Entonces, como hacer para caminar con Dios? :

1. Aceptar a Cristo como nuestro Salvador personal. Si quiero caminar con Dios, no puedo llegar a Él sino es mediante su Hijo Jesucristo.

Juan 4:6 "Jesús le dijo: Yo Soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí". Sino hemos aceptado a Cristo, vivimos en pecado y el pecado nos ha cegado, nos trunca nuestra relación con Dios. Pero si lo aceptamos, Él hace posible que podamos tener una relación personal y estrecha con Él.

2. Debemos aprender a escucharlo. Sino escuchamos a Dios no lo vamos a seguir. Sino aprendemos a orar y escuchar a Dios, no lo seguiremos, ni caminaremos con Él.

La oración es esencial. La meditación y estar a solas con Él es sumamente vital, porque al leer la Palabra de Dios y al escucharlo, Él nos mostrará lo que no descubriremos de otra manera.

El no escuchar a Dios nos va a meter en problemas. Por eso durante el día debemos detenernos y decir: "Señor, dame sabiduría, Señor dame dirección, múestrame como manejar esto"

3. Debemos confiar en Él. Proverbios 3:5-6 "Fíate de Jehova de todo tu corazón y no te apoyes en tu propia prudencia, reconócelo en todos tus caminos y Él enderazará tus veredas".

Debemos de confiar en Dios porque a veces el Señor nos pide algo que pareciera que no tiene sentido, ni cuadra o no es el tiempo. Pero Dios dice: quiero que hagas esto. En ningún lado nos dice que lo entederemos.

4. Debemos estar de acuerdo con Él. Muchas veces hemos estado en desacuerdo con El, talvez por nuestra insensatez o ignorancia, pero la Biblia dice que debemos estar de acuerdo con Dios. El es el Omnipotente, el Omniciente, el Omnipresente.

5. Debemos obedecerlo. Porque Él requerirá ciertas cosas que no nos gustaran, o requerirá de ciertas cosas que no entendemos.

La obediencia es esencial. Por eso es que algunas personas se preguntan: Porque es que Dios no me bendice?, por eso nos debemos preguntarn: Estoy obedeciendo a Dios?

La obediencia parcial es desobediencia. Si vamos a abedecer a Dios, lo vamos hacer como lo diga y punto.

El Dios Todopoderoso es nuestro lider, nuestra guía, nuestro Dios y quien nos guía a diario.

Caminar con Dios significa, rendir nuestra voluntad y obedecerle porque confiamos en Él.

6. Debemos ir en la misma dirección que vaya Él. Dios tiene una senda para tí. Cada día tenemos que tomar la decisión de seguir a Dios o no.

Cada mañana debemos decir: "Señor, te seguiré en el poder del Espiritu Santo, andaré y haré lo que quieras que haga hoy".

En otras palabras, debemos despertarnos comprometidos con Dios. Debemos caminar con Dios porque somos morada del Espiritu Santo y si le damos lugar al Espíritu Santo, tomaremos desiciones sabias y agradables a Dios porque somos sus hijos.

Si quiero ir por el mundo, talvez tenga que desligarme de ciertas personas. No podemos tener cercanía con el mundo y caminar en la senda de Dios.

7. Debemos ir al mismo paso para caminar con Él. Una cosa es ir en la misma dirección y otra es ir al mismo ritmo.

No debemos adelantarnos o atrazarnos. A menudo nos adelantamos y terminamos con deudas que no deberíamos de tener o en relaciones que no deberiamos tener.

Por eso la Palabra debe ser parte de nuestra vida diaria, porque este es el compaz, y la Biblia nunca falla. Lee la Palabra de Dios y sabrás si estas caminando en la senda correcta.

Caminar con Dios en su dirección, a su paso, obedeciendole, meditando en su Palabra y en el poder del Espíritu Santo, es una vida agradable a Dios para recibir su bendición y su promesa de ayuda en todo lo que hacemos.

8. Debemos amarle. Sino lo amamos no lo seguiremos, pero si lo amamos querremos obedecerle, esperaremos su tiempo y abriremos nuestros oidos al corazón de Dios.

9. Abandonemos el pecado. Esto significa tener el corazón limpio todo el tiempo y si surge algo que nos haga tropezar en pensamiento o en acción, debemos confrontarlo al momento.

Sino lo confrontamos, eso será tropiezo en nuestro caminar con Dios, no disfrutaremos la vida plena y perderemos las mejores bendiciones de Dios.

No puede haber pecado y santidad a la vez. Eso no funciona. Si vamos a caminar con Dios, buscaremos una vida de santidad.

Una vida de santidad, no es una vida perfecta, sino una vida comprometida, rendida a la perfecta voluntad de Dios Todopoderoso.

1 Juan 1:9 "Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos de toda maldad". Esto es lo que hacemos con el pecado, lo confesamos y nos alejamos de Él.

Para caminar con Dios, todos estos pasos son necesarios.

Pero lo primero y mas importante es aceptar a Jesús como nuestro Señor y Salvador personal. Oremos para esto: "Padre celestial, hoy vengo delante de tu presencia, pidiéndote que perdones todos mis pecados, me limpies y me laves con la preciosa Sangre de Jesucristo. Ungeme con tu Santo Espíritu y muéstrame tu senda para que siga tus mandamientos y preceptos. Te lo pido en el nombre de Jesús".

Para aquellos que no hemos seguido alguno de estos pasos y hemos aceptado a Jesús, podemos orar así: "Señor Jesús, examina mi corazón y perdona mis pecados. Haz lo que sea necesario, cambia lo que sea necesario, para que volvamos a tu paso, no adelante, ni atras de tí, sino a tu paso. Hoy, tomo la decisión de seguirte en el poder de tu Espíritu Santo y hacer lo que tú quieres que haga. En el nombre de Jesús. Amen". 

Comentarios

Deleítese En La Palabra

Quienes tienen el hábito de deleitarse en la Palabra de Dios tendrán un corazón firme. Podrán hacer frente a cualquier situación que se enfrenten sin perder su firmeza, sabrán qué hacer antes de que éstas lleguen, saldrán victoriosos. Y serán creyentes difíciles de derrotar.

Lo lamentable es que la mayoría de los creyentes esperan hasta enfrentar alguna desgracia para empezar a afirmarse en la Palabra, esperan hasta encontrarse entre la espada y la pared. Entonces es cuando se vuelven muy espirituales y empiezan a ayunar y a orar, pero luego advierten que han empezado muy tarde.

Prepárese antes de que el diablo allane su casa. Afirme su corazón, apague la televisión, apague las distracciones del mundo y encienda la Palabra. Hoy es el tiempo propicio para empezar a afirmarse en la Palabra de Dios.

“Vuelve ahora en amistad con él, y tendrás paz; Y por ello te vendrá bien. Toma ahora la ley de su boca, Y pon sus palabras en tu corazón. Si te volvieres al Omnipotente, serás edificado; Alejarás de tu tienda la aflicción; Tendrás más oro que tierra, Y como piedras de arroyos oro de Ofir; El Todopoderoso será tu defensa, Y tendrás plata en abundancia. Porque entonces te deleitarás en el Omnipotente, Y alzarás a Dios tu rostro. Orarás a él, y él te oirá; Y tú pagarás tus votos. Determinarás asimismo una cosa, y te será firme, Y sobre tus caminos resplandecerá luz. Cuando fueren abatidos, dirás tú: Enaltecimiento habrá; Y Dios salvará al humilde de ojos. El libertará al inocente, y por la limpieza de tús manos éste será librado." Job‬ ‭22:21-29

Comentarios