Archivos Mensuales: marzo 2018

Tiempos de Prensado

Mateo 26:36-46 “Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemani, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que voy ahí y oro. Y tomando a Pedro y a los hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. Entonces Jesús les dijo:mi alma está muy trizte, hasta la muerte, quedaos aquí y velad conmigo. Yendo un poco más adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible pase de mi esta copa, pero no sea como yo quiero, sino como tú.

El Getsemaní es un lugar santo, es personal y privado. Y este es un momento donde Jesús hizo una oración personal, donde de alguna manera nos permite ver su lucha como humano, y así abrazar lo que habría de ser su llamado en el Reino de Dios.

Esto es tan importante, especialmente hoy, porque los cristianos actuamos como que no tuviéramos luchas en nuestras vidas. Pero hay momentos en que aún cuando nos saludamos alegremente, se está desatando un caos internamente que te hacen pensar si Dios existe.

O bien, no sabes exactamente qué es lo está pasando en tu vida, o por cuánto tiempo durará y cuando se va a terminar.

Este es un momento crucial en la vida de Jesús, nuestro amado Señor. Estaba pasando por un momento de ser prensado. Parecido a un momento que pudiéramos estar pasando nosotros mismos, donde llegamos a un punto límite, al punto de quiebre, al punto de ruptura.

Es un momento decisivo, un momento en que estas sujeto a una presión emocional, que te preguntas, Y donde está Dios?, Porque está silencioso?, Que está queriendo decirme?, Que vamos a hacer?

Lo qué está sucediendo  es que Dios ha ordenado que venga a tí esa presión y sientas que no puedes salir de eso. Y piensas que como buen Bautipentecostal, se te ocurre aplicar la Sangre de Jesús. O reprender al diablo y le ordenas que se vaya de tu vida.

Pero tu no puedes reprender lo que Dios ha ordenado para que pases.

Este es el momento por el cual Jesús está atravesando, pero aún cuando estemos pasando por esos momentos, necesitamos venir a la Iglesia para fortalecer nuestros pasos, para mantenernos firmes, someternos a su voluntad al proceso de lucha como un buen soldado de Cristo.

Jesús estaba ahí, pasando por un momento difícil. Habia tal presión que era indescriptible, porque iba a cargar con mis pescados, los tuyos y los del mundo entero.

Ademas El no se merecía eso porque era inocente y todo lo iba a llevar sobre sus espaldas.

Jesús dijo: Mi alma está extramadamente triste. Se sentía tan solo, ni siquiera los doce discípulos estaban con El. A Pedro, Jacobo y Juan, les pide que lo acompañen.

Esa es la clase de Dios que tenemos, que aún cuando sabe que Pedro le va a negar tres veces, le pide que venga a orar con El. Sino fuera por la clase de Dios que tenemos, no iríamos a la Iglesia.

El siempre nos va a pedir que vengamos a El, sin importarle nuestras debilidades, o nuestra inconsistencia y nos permite ver su humanidad, que el batalla en oración.

El Getsemani un lugar de prensado, de presión imperiosa. 

Ahí, Jesús le preguntó al Padre: puedo hacer tu voluntad sin tener que pasar por la crucifixión?, es posible obtener la bendición sin llevar la carga?, puedo obtener la promesa sin tener problemas?, de alguna manera puedes pasar esta copa de mi?.

Talvez te encuentres en una situación parecida y no te lo merezcas, pero tienes que pasar por ello.

Alguno de ustedes están aquí batallando por algo que no pidieron, que no fueron llamado a ello, que tu no lo querías, pero hoy vengo a decirte: que tú eres el hombre o la mujer para el trabajo.

Yo voy a orar hasta que tenga un rompimiento. Yo no merezco esto, no es justo, pero aquí voy a confiar en Dios.

Mi testimonio está hecho de momentos de prensado, mi unción está hecha de momentos de prensado.

El Getsemani es un lugar para hacer que el aceite fluya.

La única manera que el aceite sale, es sí la semilla de la oliva se machaca o se aplasta.

Yo no lo obtuve porque leí un libro de alguien, sino porque el enemigo escuchó que le pediste a Dios que te ungiera y él desató el caos sobre tu vida.

Hay alguna manera de obtener el aceite sin ser prensado? NO. Porque hay algo que tú aprendes en la batalla que no lo puedes obtener de otra manera. Porque hay una Gloría que está a punto de ser desatada en tu vida.

Por eso, Dios me dió este mensaje, para explicarte porque ha sido tan duro. Pues al ser aplastado, el aceite que saldrá de tí, será una unción tal que te va a volar la cabeza.

 Porque para llevar esta unción, no puedes estar con otra gente. De hecho Jesús lo hizo y entendió que debería ir más allá de sus discípulos más íntimos.

Porque hay un lugar en el espíritu donde no puedes llevar a nadie, ya que Dios te quiere llevar, es a otra dimensión.

En otras palabras, les estaba diciendo a sus discípulos, quédense aquí, porque voy a un lugar donde seré lavado, donde voy a entrar a adorar, estar con mi Padre. Y eso es lo que debemos hacer nosotros también.

Decir: necesito ver a Jesús, necesito su compañía, voy a postrarme sobre mi cara delante de Dios y llamarlo por su nombre. Porque tú punto de prensado, es siempre tu lugar de transformación, es tu punto de cambio. Es tu punto de partida.

Es más, ese momento de prensado es un signo de que las cosas están a punto de cambiar.

No solo tienes fé que vas a tener algo, sino también para hacerle ver al diablo con firmeza: Yo sé, que estoy saliendo de esto, yo no sé como, yo no sé cuando, posiblemente llore, posiblemente me queje, pero yo sé, que Dios me va a sacar de esto.

Jesús se percató que todo lo que necesitaba estaba enfrente de Él.

Nada necesitaba de lo que dejó atrás. En el momento que te das cuenta que lo único que necesitas está delante tuyo. Tú le puedes decir a tu pasado: Adiós.

Dios me ha enviado a decirte que todo lo que necesitas está enfrente tuyo. Nada de lo que necesitas está detrás de tí. Nada, ninguna persona, ninguna oportunidad, ningún grupo.

Porque el lugar que Dios tiene preparado para llevarte es a la voluntad de su propósito.

Hoy quiero que sepas que Dios está dispuesto a traer un rompimiento en tu vida. Quiero que sepas que esto no es tu vida, más bien es un momento en tu vida. Este es un momento de prensado. Tú historia no termina aquí.

Este es el lugar donde la presión te empuja a una Gloría que nunca habías tenido antes.

Tu estás en el Jardín de Getsemani, no estás perdido. Tú no has sido olvidado.

El Señor me dijo que tú no estás maldecido. Alguien sentirá que esta maldecido, pero quiero que sepas que ese es un espíritu de mentira, que viene del infierno. Tú no eres un maldecido, tú eres un bendecido.

Y el Espíritu Santo te trajo aquí hoy, porque algo maravilloso está por acontecer  en tu vida. Después de esto vas a caminar en la Gloría de Dios. En sanidad, en restauración, y en liberación. Así que alístate, porque tus días postreros serán mayores que tus días primeros. Esta es la historia de tu vida: llena de la Gloría de Dios.

Oración para que la unción venga sobre tu vida y la gloria de Dios se manifieste: “Señor, me humilló delante de ti y te pido perdón por mis pecados. Límpiame y lávame con la pr cuida Sangre de tu Hijo Jesucristo. Hoy yo reprendo la depresión, yo reprendo el temor, yo reprendo la soledad, yo vengo contra todo eso ahora. Yo no moriré en este lugar, yo no me voy a dar por vencido, porque el poder del Espíritu Santo desciende sobre mi, ahora mismo. Levantó mis manos y te digo: ! TE NECESITO PADRE!. Pasa de mí esta copa, pero que no sea mi voluntad sino la tuya. En el nombre de Jesús. Amén

Comentarios

Apagando Los Dardos del Enemigo

El contexto de la Palabra de Dios en 1 Corintios 10:4-5, manifiesta que estamos librando una guerra y la tendremos hasta que el Señor nos llame a su presencia.

Asimismo, dice que esta guerra no es una guerra física, sino espiritual. Y que Dios ha diseñado armas espirituales para nosotros y salir victoriosos, las cuales son la Palabra de Dios y la Fé.

En el versículo 4 y 5 está escrito: "porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo."

Satanas no nos lanza un mal pensamiento al azar. El sabe exactamente donde golpearnos, el sabe cual es el flanco mas débil y cuando hacerlo.

Pero aun cuando intente hacerlo, no puede forzarnos a hacer tal cosa.

Por lo tanto, cuando esas flechas vengan a tu mente, recuerda que tienes el poder del Altísimo dentro de tí para alejarte y decir NO.

Si te das cuenta que algo es malo, entonces no sigas mirando, o no sigas escuchando. Si alguien te propone un trato y piensas que no puedes rechazarlo, declara la Palabra: LLevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

Todos somos responsable y una mirada de codicia no está bien, porque si acaricias la idea, cuando menos te des cuenta, estás en problemas.

Cuando se trata de una oportunidad de finanzas, satanas la presentará como una oportunidad que parece estupenda, pero cuando vas a la Palabra de Dios, El dice, no vayas, no lo hagas.

Por otro lado, satanas te dice: esa es la oportunidad de tu vida. El va a enviar un montón de dardos, pero éste es el momento crítico de la decisión. Cuando te venga el ataque inicial, es el momento de enfrentarse a ello.

Cuidese de decir, voy a pensarlo, porque en el momento que lo declaras, le permites a satanas que te envíe un dardo tras otro. Y si lo dejan progresar, se convertirá en una fortaleza y al final tendrás una fuerza que afectará tu comportamiento. Y eso jamás puede salir bien. Tu nunca podrás hacer que lo malo se convierta en bueno.

No puedes hacer que Dios haga algo diferente.

En eso consiste la guerra. Hay que estar claro de algo, satanas odia lo que estamos haciendo, el odia a la persona que ora, a la persona piadosa, a los que son sinceros y a los que quieren hacer la voluntad de Dios.

Entonces como tratamos esto? :

Preguntándonos que es lo que nos derrota constantemente.

Puede ser el temor, temor a la seguridad futura, a su salud, temor a las decisiones que estás a punto de tomar.

Asumamos que has perdido tu empleo, entonces el diablo te envía una cantidad de flechas, y te dice: Los has perdido todo, no tienes trabajo, que vas hacer?, que va a pensar la gente sobre el hecho que has perdido tu empleo; y que va a pasar?

Por favor, cuando ese pensamiento te asedie, no lo provoque, no lo entretenga, y no lo acaricies.

Vaya a la Palabra: Isaías 41:10 "No temas porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios; siempre te sustentaré, siempre te ayudaré con la diestra de mi justicia."

Esta es la respuesta a los dardos de fuego de satanas de parte de una persona piadosa. "Mi Dios se hará cargo", y el escudo de la Fé dice: "Yo creo eso".

Si es tentado moralmente, satanas le arroja uno de sus dardos, pero que dice la Palabra. 1 Tesalonisences 4:3 " pues la voluntad de Dios es vuestra santificación, que os apartéis de fornicación".

Aquí la voluntad de Dios es que se abstenga de ello. Versículo 7 dice "Dios no nos ha llamado a inmundicia, sino a santificación". Es decir a una vida santa.

Versículo 8 "Así que el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que tambíen nos dió su Espíritu Santo".

Aquí vemos que satanas envía uno de esos dardos de inmoralidad sexual, y si le das cabida, el próximo será el siguiente: "Nadie es perfecto; eso es normal; eso es natural; Dios entiende."

Satanas ha convencido a millones de personas que un poquito de esto o aquello, está bien.

Pero, Dios te dice: mire la Palabra, la espada del Espíritu. La Palabra de Dios es parte de nuestra defensa contra los ataques de satanas. El escudo de la fé: "Yo confío en Dios, me va a dar sabiduría, me va a dar dirección."

Usted se preguntará porque está en esclavitud?

1. Lo está porque ha abierto su mente.

2. Le ha dado cabida a su pensamiento.

3. No se encargó de inmediato. 

Si dejamos que esos pensamientos prosperen, tarde o temprano, satanas lo atrapará.

Con esto en mente.

Cual es la manera de tratar este asunto?

1. Como se enfrenta a los ataques de satanas?

Cuando venga un dardo del enemigo, dirá: "voy a creer en la Palabra de Dios, no en mí, sino en la Palabra de Dios."

Declare la siguiente oración: "Padre mio, hoy quiero agradecerte, porque al ponerme el yelmo de la salvación, tu vas a proteger mi pensamiento. Tambien me pongo la coraza de justicia para que protejas mis emociones. Me pongo el cincho de la verdad hoy, para poder diferenciar  el bien y del mal, en todos los aspectos de mi vida. Alzo mis pies con el apresto del evangelio, para poder estar firme y asi poderme enfrentar a lo que me salga al encuentro. Me pongo el escudo de la fé, y voy a confiar en tí. Alzo la espada del Espíritu, tu Palabra, por medio de la cual voy a verificar todo lo que me salga al paso, y comprobar sí corresponde con lo que soy y con tu voluntad para mi vida. En el nombre que es sobretodo nombre, Jesucristo, lo pido."

2. Si tiene una fortaleza en su vida. Esa fortaleza siempre está activa. Y como hacer para tratar con eso?

RECONOCELO: " Señor, ésta es una debilidad en mi vida. Es una fortaleza. He permitido que satanas entre en mi vida. Me tiene cautivo y no puedo hacer nada por mí. Pero creo lo que tu dijiste en el Salmo 34:6 "Este pobre clamó, y lo oyó Jehová. Y lo libró de todas sus angustias". Y por eso estoy clamando a tí. Me arrepiento de mi pecado, por haber permitido a satanas, un dominio total en mi vida. Te pido Oh Dios que me liberes de ese temor, de esos celos, de esas dudas, de ese desaliento. Libertame mediante el poder del Espíritu Santo, no según mis fuerzas, sino mediante el poder del Espiritu de Dios." Lo declaro, en el nombre de Jesus. Amén."

Comentarios

El Maravilloso Poder del Perdon

El objetivo principal de este mensaje es el de perdonarnos unos a otros, no importa cual sea la situacioón que estemos enfrentando.

Parece muy facil pedir perdón, sin embargo, algunas veces no lo es, porque las raices han sido muy profundas o por nuestro orgullo de no querer ceder.

Pero cuando vemos las consecuencias de la falta de perdón, entonces podriamos considerar hacerlo, ya que las ofensas pueden traer consecuencias nefastas que ni siquiera nos imaginamos.

Un enojo es un fuerte sentimiento de disgusto como resultado de una ofensa, o un resentimiento, un insulto, una frustración o injusticia hacia nosotros u otros seres importantes para nosotros.

Y es nuestra responsabilidad lidear con todo esto lo mas pronto posible, porque sino, tarde o temprano, eso se va a convertir en una amargura, una hostilidad, hasta el punto de convertirse en una esclavitud. Y no importa quien sea o donde esté, eso será un veneno corrosivo que invadirá nuestross organismos, y aunque talvez no sea evidente por fuera, por dentro lo va a carcomer y fisicamente no podrá evitar las consecuencias.

Por esa falta de persón, las personas no son bendecidas y al final lo único que hace es causarle dolor. El enojo tiene un efecto retroactivo y el que saldrá herido es el que guarde rencor. Sufriendo en sus finanzas, en sus relaciones, en sus trabajos y en su hogar con sus hijos.

El rencor es separador, es destructivo, es esclavizante.

Todos hemos sido heridos y seremos heridos en algún momento. Entonces cuantas veces debo perdonar? pues cada vez que nos hieren.

Que debo hacer al respecto?  

1. Tenemos que enfrentar el enojo, el rencor, y el resentimiento. Como creyentes es nuestra responsabilidad tomar la inicitiativa para afrontarlo. Estemos seguros que Dios nos ayudara. No hay otra manera mas efectiva.

2. Debemos perdonar lo mas pronto posible. De esta manera no permitiremos que el enojo se convierta en una raiz de profunda de amargura.

Como me deshago del enojo?

1. Tengo que reconocer que he experimentado el perdón absoluto de Dios. Porque el perdón de Dios ha venido por su gracia y no porque yo lo merezca de algún modo. De ahí parto, que soy una persona perdonada por Dios.

2. Debo comprender y reconocer que mi rencor es una violación a la Palabra de Dios.

Mateo 6:14-15 "Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará tambíen a vosotros vuestro Padre celestial; más sino perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas."

La Palabra de Dios no nos permite guardar rencor. Debo reconocer que he pecado contra otros, que tengo un espíritu renocoroso. Pero Dios nos ayuda a perdonar mediante su Gracia maravillosa y por el poder del Espíritu Santo.

3. Debo estar dispuesto a confesar mi enojo, mi hostilidad, mi amargura, mi resentimiento y mi rabia. Y pedirle perdón a Dios por lo que dije, o por lo que hize y por mi actitud hacia esa persona.

"Dios, esto es lo que hice, esta es mi actitud, no es una actitud correcta, te pido que me perdones por mi enojo por tal persona (nombre a esa persona). Te lo pido en el nombre de Jesús."

Esto va a romper con ataduras y saldrá de la esclavitud.

Debemos perdonar no importa cual sea la situación y decir: "Padre, como un acto de voluntad, te entrego este enojo, te entrego esta amargura que he llevado por dentro, no es por mis sentimientos que lo hago, sino por un acto de mi propia voluntad, decido entregar esto. Perdóname Señor. Y por el poder del Espiritu Santo, quita este enojo de mi vida. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén"

4. Dios le mostrará si necesita ir a la otra persona.

Y cuando lo hagas podemos decirle algo como esto: "Tengo que pedirte que me perdones, porque mi actitud no ha sido la correcta hacia tí, he sido rencoroso, he sido enojado y debo pedirte que me perdones."

Tiene que ser un perdon genuino, porque el perdón divino no prepara una defensa. El perdón divino es perdonar sin límites y sin conciciones.

Lo grandioso es que cuando perdonamos, nos liberamos de esa esclavitud y libramos a las otras personas.

Suponga que esa persona vive lejos o ya falleció. Coloque dos sillas una frente a otra, imaginese que esa otra persona está allí, lo sienta en la otra silla y le manifiesta: " Quiero decirte que tuve un espíritu rencoroso hacia tí. Confieso que mi actitud no fué la correcta, lo he guardado durante estos años, y quiero que me perdones."

Talvez tenga que sentar a esa persona, una, dos, tres veces o mas. Pero sabe lo que sucederá, usted se levantará de esa silla y será libre, lo sentirá en su alma y en su espíritu, que es libre.

Como sabrá que lo ha perdonado?

1. No se sentirá de la misma manera. La próxima ve que lo vea, ya no tendrá eso en su corazón. Habrá una sensación de libertad. Sus sentimientos serán diferentes.

2. Tendrá una sensación de compasión. Será libre porque no hay cadenas en su corazón.

3. Estará dispuesto a aceptarles tal y como son.

4. Le agradecerá a Dios por permitir que esto sucediera, y por enseñarle cuan admirable es su Gracia.

Usted no tiene que guardar rencor, amargura y hostilidad.

No tiene que estar encadenado, ni en esclavitud. Pero debe ser sabio para perdonar y dejar que Dios le libre y que sea testimonio en todos lados.

"Padre, cuan agradecidos estamos que tu gracia es indescriptible, inestimable, e inmensurable. No podemos describirla adecuadamente. Solo puedo decir. Gracias por tu Gracia maravillosa. Amén."

 

 

 

 

Comentarios