Categoría: AGRADECIMIENTO

LEVANTEMOS ACCIONES DE GRACIAS

Cada día de Acción de Gracias nos recuerda cuando los peregrinos cruzaron el Océano Atlántico en el año 1620 para instalarse en el Nuevo Mundo.

Este grupo aventurero vino a una tierra desconocida en busca de libertad religiosa. A pesar de todas las dificultades y pérdidas que sufrieron durante ese primer año, se reunieron para celebrar una cena de acción de gracias a Dios por sus bondades para con ellos. Y cada año continuamos con esa tradición.

El Salmo 100 es sobre la gratitud. No contiene nada negativo, pues cada línea es sobre el Señor. Ese debe ser también nuestro enfoque al dar gracias, aún en circunstancias difíciles. Al igual que los peregrinos, necesitamos un espíritu de gratitud que reconozca la provisión, bondad y dirección de Dios.

Aunque no estemos comenzando una nueva vida en una tierra desconocida, si ya hemos aceptado a Cristo como Señor y Salvador, hemos recibido una nueva vida en Él. Así como el nuevo comienzo de los peregrinos no estuvo exento de problemas, angustias y cargas, tampoco lo está la vida del cristiano. Pero al enfocarnos en el Señor, tenemos muchas razones para estar agradecidos.

SALMO 100: 1-5 » Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo. Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre. Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, y su verdad por todas las generaciones.

Las palabras de este Salmo nos muestran varias maneras en las que podemos expresar gratitud a Dios. Podemos cantar alegres, servirle, venir ante su presencia con regocijo, reconocerlo, entrar ante su presencia con alabanza y con acción de gracias y bendecir su nombre. Este Salmo también describe al Señor como nuestro Dios, Creador y Pastor, quien es bueno, misericordioso, agradable y fiel.

Todas estas son razones para estar agradecidos; pero también debemos considerar las muchas maneras en las que Dios ha sido bueno en nuestra vida personal. Cada soplo es un regalo suyo. Nos mantiene con vida y nos permite despertar cada mañana. Nos provee el aire para respirar, ropa para vestir y todo lo que necesitamos para vivir. Y mucho más importantes son las bendiciones espirituales que recibimos al vivir en Cristo. Él obra en nuestro corazón para transformarnos y ayudarnos a amar a otros. Podemos hablar con el Señor en oración, y tener fe de que nos escucha, cuida y dirige. Todo lo que sucede está bajo su control; y todo lo que permite que suceda, está de acuerdo a su buena y perfecta voluntad.

Y aun así, a menudo nos quejamos y lamentamos por lo que sucede en nuestra vida o en el mundo. No importa lo que suceda a nuestro alrededor, o qué tan grave parezca todo, no debemos temer pues vivimos en la gracia de Dios. Incluso en tiempos de enfermedad, angustia o desilusión, el Señor nunca cambia. En todo momento nos protege, nos provee y se preocupa por nosotros.

Expresiones de acción de gracias

El Salmo 100 describe una reverente, gozosa y exuberante alabanza de acción de gracias, como lo hacen otros Salmos.

  • Salmo 66.1, 2: “Aclamad a Dios con alegría, toda la tierra. Cantad la gloria de su nombre; poned gloria en su alabanza”.
  • Salmo 81.1: “Cantad con gozo a Dios, fortaleza nuestra; al Dios de Jacob aclamad con júbilo”.
  • Salmo 95.1, 2: “Venid, aclamemos alegremente a Jehová; cantemos con júbilo a la roca de nuestra salvación. Lleguemos ante su presencia con alabanza; aclamémosle con cánticos”.
  • Salmo 98.4: “Cantad alegres a Jehová, toda la tierra; levantad la voz, y aplaudid, y cantad salmos”.

La reverencia a Dios se puede expresar en la serena contemplación de su carácter y obras; pero también se puede ver en una alabanza entusiasta y en cánticos de gozo. Lo que importa es nuestra actitud reverente al reconocer los atributos y actos del Señor. Debe haber gozo y gratitud en nuestros corazones cuando nos reunimos para recibir las verdades de la Palabra de Dios. Entonces, lo que hemos aprendido acerca del Señor se debe manifestar en alabanza, adoración y servicio; ya sea que lo expresemos con un silencio reverente o por medio de cánticos de gozo.

Razones para dar gracias con regocijo

  • El Señor es nuestro Dios. “Reconoced que Jehová es Dios” (Sal 100.3). Aunque los falsos dioses abunden, el Señor es el único Dios verdadero y el Rey soberano de toda su creación. Génesis 1 no solo se escribió para describir todo lo que creó, sino también para enfatizar que Él es la fuente de todo lo que existe. Dios es también quien ha creado nueva vida en todos los que reciben a su Hijo Jesucristo como Señor y Salvador.
  • Él nos hizo. “Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos” (v. 3). El Señor nos ha dado vida y ha diseñado a cada uno con personalidades, talentos, facultades y dones espirituales únicos. No cometió errores, así que no tenemos por qué compararnos con otros.
  • “Somos su pueblo” (v. 3). Por medio de la fe en Cristo hemos venido a ser hijos de Dios y ciudadanos de su reino. Ahora le pertenecemos a Él y no a nosotros mismos.
  • Somos “ovejas de su prado” (v. 3). Nuestra relación con el Señor puede compararse a la de la oveja con su pastor. Como nuestro Pastor, Dios nos protege, nos guía y se preocupa por nosotros. Conocemos su voz y lo seguimos; y si nos apartamos, nos trae de vuelta a Él.
  • Dios es bueno. “Porque Jehová es bueno” (v. 5). La evidencia de su bondad se puede apreciar en nuestra salvación eterna; aunque en ocasiones, en medio de pruebas y sufrimientos, nos olvidamos de esta verdad.
  • Su misericordia es para siempre (v. 5). Como hijos suyos y ovejas de su prado, vivimos bajo la cobertura de su amor y bondad. Aunque no nos demos cuenta en ese instante, hasta su disciplina es un acto de amor que nos trae de vuelta al redil.
  • Su fidelidad nos acompaña por todas las generaciones (v. 5). Como Dios nunca cambia, su fidelidad dura para siempre. Por tanto, podemos confiar en Él, pues en todo momento obra de acuerdo a su naturaleza y hace justo lo que ha prometido.

El Señor es digno de nuestra alabanza y gratitud por su sacrificio de amor expresado en la cruz, por su bondad constante y su eterna fidelidad.

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

AGRADECIDOS CON DIOS

Tenemos miles de razones para ser agradecidos con Dios que no se pueden enumerar todos debido a Su Gran amor hacia nosotros.

Reflexionando sobre el agradecimiento a Dios, pensaba que necesitaríamos un largo tiempo de enseñanza para poder contar las innumerables bendiciones por las cuales todos nosotros debemos estar más que agradecidos con nuestro Padre Celestial, y es que el amor incondicional de Dios sobrepasa a los límites, no tiene límites. La voluntad de Dios es que seamos agradecidos y dar gracias en todo.

Gratitud es el sentimiento de valoración y estima de un bien recibido, espiritual o material, el cual se expresa en el deseo voluntario de correspondencia a través de las palabras o a través de un gesto.

1 TSALONISENSES 5:18 “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”.

Esta es una de las primeras razones de porque debemos dar gracias a Dios, pues Él lo declara en su Palabra.

Unos de los sinónimos de la palabra agradecimiento son gratitud y gracias y esas palabras, aunque suenan fáciles de decirlas, resultan un tanto difícil para algunos ponerlas en acción. El apóstol Pablo en Tesalonicenses nos dice que como cristianos debemos dar gracias en todo, porque es la voluntad de Dios con nosotros en Cristo Jesús. Dios está a la espera en que nosotros como cristianos estemos agradecidos con Dios al levantarnos y al acostarnos. El agradecimiento debe estar presente cada día de nuestro existir, debido a que es Dios quien nos brinda por Su misericordia un nuevo amanecer. Dios por Su misericordia nos ofrece cada día Sus ricas bendiciones, pero andamos tan ocupados que no nos damos ni cuenta de Sus grandezas. Muchas veces en nuestro caminar no valoramos lo que Dios nos ofrece día tras día, no porque lo merezcamos, sino porque Su misericordia es grande. Debemos ser agradecidos con Dios no solamente en los momentos buenos, también en los malos. Agradecidos con El no solamente de vez en cuando, sino cada día.

PORQUE DEBEMOS ESTAR AGRADECIDOS CON DIOS??

  1. Agradecido de Dios porque soy adoptado por Él. Jesús pagó el Precio por ti y por mí. Soy hijo de Dios. Su palabra dice que El vino a los suyos.

El Padre Celestial, me adoptó cuando decidí aceptarlo como mi Salvador, mi Señor y mi Padre Celestial. Me adoptó cuando Su Hijo Jesucristo pagó el precio por mí y por ti en la Cruz del Calvario. Jesús lo hizo por amor a ti y a mí porque “Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la Sangre preciosa de Cristo, como de un Cordero sin mancha y sin contaminación” (I Pedro 1:18-19).

 «Más a todos los que lo recibieron, a quienes creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Estos no nacieron de sangre, ni por voluntad de carne, ni por voluntad de varón, sino de Dios» (Juan 1:1213).

2. Agradecido de Dios porque me conoce, me eligió y sabe quién soy.

JEREMIAS 1:4 “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones”

La palabra santificar simplemente significa «apartar, separar para el uso de Dios» Dice que Él nos santifico desde antes que naciésemos, por lo tanto, yo y usted hemos sido apartados para Dios.

“Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, y todos mis caminos te son conocidos” (Salmos 139:1-3). (RVR1960) “Según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él” (Efesios 1:4). Este versículo declara que Dios nos escogió. “No me elegisteis vosotros a mí, sino que Yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en Mi Nombre, Él os lo dé” (Juan 15:16).

3. Agradecido de Dios porque Él tiene buenos planes conmigo y contigo.

JEREMIAS 29:11 “Porque Yo sé muy bien los Planes que tengo para ustedes —afirma el Señor —, Planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza”.

El plan de Dios siempre es bueno y perfecto en nuestra vida, Esta promesa es real hoy en día si nos aferramos en buscar la voluntad de Dios. Recuerdemos siempre: Que cuando Dios pone un !!No!!. hay que aprender a parar. Más si pone un !Si! . hay que seguir sin detenernos. Él está haciendo lo mejor para nosotros para construirnos como las personas que debemos ser en el plan perfecto de la vida.

4. Agradecido de Dios porque cuando clamo a Él, Él me responde.

“Clama a Mí, y Yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” (Jeremías 33:3). “Jehová Dios mío, a Ti clamé, y me sanaste” (Salmos 30:2).

Dios nos habla en tiempos de tranquilidad y seguridad. Y también nos habla en tiempos de angustia y peligro

Como Jeremías, nosotros también podemos acudir a Dios en cualquier momento, i. Clamar a Dios es hablar y compartir con él lo que nos preocupa o aflige para pedir su intervención. Al clamar a Dios puedes sentir la libertad de vaciar tu corazón ante él. No hay nada que le puedas decir a Dios que lo tome por sorpresa. Él conoce nuestro corazón y sabe lo que nos sucede, pero anhela escuchar nuestra voz y que compartamos muestras situaciones con él.

5. Agradecido con Dios porque me salvó a mí y a usted, nos hizo una persona nueva y borró todos mis pecados.

2 CORINTIOS 5:17 “De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.

Somos nuevas criatura. Somos una nueva creación porque Jesucristo así lo afirmó. La base de su nueva posición se encuentra en la Palabra de Dios  ya no pertenecemos a la vieja creación que cayó con Adán. La nueva creación está firme en Cristo, y usted y yo, estamos en Él, unidos a Él, si estamos depositando nuestra confianza en Él.

 Usted y yo estamos en un lugar de peligro y de tentación, y podemos fracasar de muchas maneras. Pero, la maravillosa verdad es que el Señor Jesucristo nos ha redimido y que somos en Él una nueva creación.

6. Agradecidos de Dios por recogerme y darme Su amor incondicional.

SALMOS 27:10 “Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá”

En la vida hay muchas personas que en momento determinado por situaciones de la vida han perdido a sus padres. Quizá fue el caso que tus padres tuvieron que migrar hacia otro país en busca de un mejor futuro para ti, talvez fue el caso que tu padre murió en algún accidente o de alguna enfermedad o al peor caso les quitaron la vida.

Posiblemente después de muchos años aun no has entendido del porque creciste sin padres, del porque muchas veces te has sentido solo y quizá has derramado muchas lágrimas en tu vida. Pero en esta hora te quiero decir, que Dios te amaba desde el principio de la creación, que tú eres la niña de sus ojos, que jamás te ha abandonado y si hasta este momento eres lo que eres y estas donde estas, es porque El así lo quiso, y si El así lo quiso es porque tiene planes hermosos para tu vida, de los cuales El cumplirá si tan solo tú se lo permites.

! ¡Agradecido porque por Su Sangre soy libre! Gracias Padre Celestial, Tuyo es el Poder, Tuya es la Gloria, por los siglos de los siglos. Amén.

Decíamos al principio que La virtud de la gratitud “tiene por objeto recompensar de algún modo al bienhechor por el beneficio recibido”.

ENTONCES QUE DEBEMOS HACER NOSOTROS PARA PODERAGRADECERLE A DIOS POR TODOS SUS BENEFICIOS?

La verdadera gratitud no es sólo decir gracias. Es agradecer con el corazón es la respuesta que brindan las personas nobles ante los beneficios recibidos. 

I.       NUNCA OLVIDAR LO QUE HA HECHO POR NOSOTROS.

La primera forma de expresar nuestro agradecimiento a Dios es no olvidando lo que Él ha hecho en nuestras vidas. Uno de los errores de Israel en sus primeros años como nación fue que rápidamente olvidaba las misericordias de Dios en su vida: “Pero aconteció que cuando murió Gedeón, los hijos de Israel volvieron a prostituirse yendo tras los baales, y escogieron por dios a Baal-berit. Y no se acordaron los hijos de Israel de Jehová su Dios, que los había librado de todos sus enemigos en derredor”, (Jueces 8:33-34). Como creyentes no debemos olvidar todas las cosas que el Señor ha hecho por nosotros, especialmente porque no salvo de la condenación eterna, esta es la primera forma de expresar nuestro agradecimiento.

II.    AMARLO AÚN EN LAS PEORES SITUACIONES.

En segundo lugar, otra forma de expresar nuestro agradecimiento a Dios es amarlo aun en las peores situaciones. Los judíos post-exilio son un buen ejemplo de cómo las personas pueden caer en este terrible error. Cuando ellos regresaron del exilio babilónico a reconstruir Jerusalén las cosas no fueron fáciles ya que sus enemigos los oprimían constantemente y no veían el cumplimiento de las promesas mesiánicas, por ello comenzaron a dudar del amor de Dios y a decir ¿en qué Dios nos ha amado? : “Yo os he amado, dice Jehová; y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob? dice Jehová. Y amé a Jacob,  y a Esaú aborrecí, y convertí sus montes en desolación, y abandoné su heredad para los chacales del desierto”, (Malaquías 1:2-3). Estos versículos nos enseñan que aun cuando atravesamos las peores dificultades, el Señor nos muestra su amor en que no hemos sido tratados como los impíos.

III. EXPRESAR NUESTRA GRATITUD A TRAVÉS DE NUESTRO BUEN TESTIMONIO.

En tercer lugar, el espera que le expresemos nuestro agradecimiento viviendo como hijos de luz en completa santidad: “Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él”, (Colosenses 3:17). Todo lo que hagamos debe hacerse para honrar y glorificar a Dios y al hacerlo estaremos expresando nuestro agradecimiento por todo lo que el Señor ha hecho por nosotros.

IV.  TESTIFICAR LO BUENO QUE HA SIDO CON NOSOTROS.

Finalmente, nosotros podemos expresar nuestro agradecimiento con Dios testificándole al mundo cuan grandes cosas ha hecho por nosotros.

Cuando Jesús fue a la región de Gadara las Escrituras dicen que libero de una legión de demonios a un hombre el cual vivía desnudo entre los sepulcros, pero debido al ato de cerdos que se precipito al barranco cuando los demonios se les metieron los habitantes gadarenos le pidieron que saliera de allí y cuando entro Jesús en la barca encontró al hombre que había estado endemoniado sentado, vestido y en sus cabales, porque quería seguirlo y servirle en agradecimiento por lo que había hecho, pero el Señor le dijo: 

“Vuélvete a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo. Y él se fue, publicando por toda la ciudad cuán grandes cosas había hecho Jesús con él”, (Lucas 8:39). Si queremos agradecerle a Dios lo que ha hecho en nosotros, lo mejor que podemos hacer es testificarle al mundo lo que Él ha hecho en nosotros.

FUENTE: Gracias por sus enseñanzas Pastar ELVIS LOPEZ.

Comentarios

Facebook
YouTube