Categoría: Caracter

La Batalla es del Señor

La batalla del Señor no significa que tú te sientes y no hagas nada, mientras Dios hace absolutamente todo. Porque cuando viene un problema, no siempre hacemos lo que debemos de hacer primero. Y que es lo primero que debemos hacer?, buscar a Dios.

Muy a menudo corremos a otras personas, y no es que sea malo, pero no debemos ir a otros primero, hasta que le hayamos pedido a Dios, si esa es la persona a la que deberiamos ir.

A veces Él no quiere que vayamos a nadie, porque es tiempo que aprendamos a oir a Dios por nosotros mismos. Pues se supone que tú lo escudriñes y lo encuentres por ti mismo. Ya que esto nos fundamenta en la Palabra.

Josafat sabía que era necesario ir a Dios.

2 Cronicas 20: 1-2 "Pasadas estas cosas, aconteció que los hijos de Moab y de Amón, y con ellos otros de los amonitas, vinieron contra Josafat a la guerra. Y acudieron algunos y dieron aviso a Josafat, diciendo: Contra ti viene una gran multitud del otro lado del mar, y de Siria; y he aquí están en Hazezon-tamar, que es En-gadi. Entonces él tuvo temor; y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová…

 Josafat tuvo temor y sabía que el lugar donde se cuadraba contra el enemigo, es el lugar de bendición, Y esto es cierto en nuestras vidas, porque hemos aprendido más de Dios cuando hemos pasado por cualquier cosa en la vida.

Entonces que fué lo que hizo:

1. Josafat determinó buscar la ayuda de Dios.

2 Cronicas 2:3-4 " …..y Josafat humilló su rostro para consultar a Jehová, e hizo pregonar ayuno a todo Judá. Y se reunieron los de Judá para pedir socorro a Jehová; y también de todas las ciudades de Judá vinieron a pedir ayuda a Jehová.

El sabia que no era una opción, sino que era vital el oir de Dios si quería derrotar a sus enemigos y proclamó ayuno en toda Judá. Porque cuando buscamos a Dios, Él nos dará el don de la fé, que es la fé que va mas allá de la fé ordinaria. La cual nos capacita para hacer algo o dar un paso hacia algo que nos ha atemorizado.

Dios nos ha dado una fé para saber que Él nos proveerá lo que necesitamos y aun más para bendecir a otros. Y Él sigue proveyendo, pero debemos hacer lo que debemos hacer, buscar a Dios, diligentemente y perseverantes.

Y seguir creyendo que Dios cumplirá sus promesas.

Así que debemos mantener nuestros ojos en Dios, aferrados a Él y no en las personas. Entonces la paz que sobrepasa todo entendimiento vendrá sobre lo que se debe hacer, o que no hacer.

A veces un encuentro divino de Dios con alguien puede proveer lo que necesitas o abrir las puertas para tí.

2. Josafat le manifiesta a Dios, cuan grande, cuan asombroso es y cuan poderoso es Él.

2 Cronicas 20: 5-6 "Entonces Josafat se puso en pie en la asamblea de Judá y de Jerusalén, en la casa de Jehová, delante del atrio nuevo; y dijo: Jehová Dios de nuestros padres, ¿no eres tú Dios en los cielos, y tienes dominio sobre todos los reinos de las naciones? ¿No está en tu mano tal fuerza y poder, que no hay quien te resista? 

 Aquí Josafat se estaba poniendo del lado bueno de Dios. Vemos a alguien adorando a Dios, declarando la grandeza de Dios antes de presentar su problema.

No sería bueno que aun durante el día, le digamos a Dios: "Te necesito Señor, gracias por estar conmigo hoy, solo quiero que sepas que no soy nada sin tí, te amo Señor".

2 Cronicas 20 7-9 "Dios nuestro, ¿no echaste tú los moradores de esta tierra delante de tu pueblo Israel, y la diste a la descendencia de Abraham tu amigo para siempre? Y ellos han habitado en ella, y te han edificado en ella santuario a tu nombre, diciendo: Si mal viniere sobre nosotros, o espada de castigo, o pestilencia, o hambre, nos presentaremos delante de esta casa, y delante de ti (porque tu nombre está en esta casa), y a causa de nuestras tribulaciones clamaremos a ti, y tú nos oirás y salvarás.

 Lo que Josafat, le estaba diciendo a Dios es: Tú eres asombroso, te pertenecemos a tí, somos tu pueblo, ésta es tu tierra, somos tu poseción, este es tu santuario.

3. Finalmente, está a punto de contarle a Dios que tiene un problema.

Ya te fijaste bien todo lo que primero le dijo Josafat  a Dios antes de pedirle algo?.

Me pregunto cuantos nos acercamos a Dios cuando tenemos un problema, con actitud de adoración, o solo decimos, tienes que ayudarme con esto.

Esto es lo mismo que decir: solo voy a ir a escuchar la Palabra de Dios y le decimos a Dios: Señor necesito tu ayuda, ya no soporto más.

NO!, comencemos haciendo un sacrificio de adoración: Gracias por todas las bendiciones en mi vida.

Déjame decirte algo: la adoración y la alabanza deben tener más peso que la petición. Amén.

2 Cronicas 20: 10-11 " Ahora, pues, he aquí los hijos de Amón y de Moab, y los del monte de Seir, a cuya tierra no quisiste que pasase Israel cuando venía de la tierra de Egipto, sino que se apartase de ellos, y no los destruyese; he aquí ellos nos dan el pago viniendo a arrojarnos de la heredad que tú nos diste en posesión.

Le recordaron a Dios: ese pueblo que no nos dejaste destruir, he aquí están tratando de echarnos de tu poseción.

Así que Josafat habla de cuan asombroso es Dios, luego relata los poderosos hechos que Dios ha cumplido en el pasado, entonces menciona su problema. Pero a veces, nosotros hablamos la mayor parte del tiempo del problema y muy poco tiempo sobre lo grande que es Dios.

2 Cronicas 20: 12 " ¡Oh Dios nuestro! ¿no los juzgarás tú? Porque en nosotros no hay fuerza contra tan grande multitud que viene contra nosotros; no sabemos qué hacer, y a ti volvemos nuestros ojos.

He aquí una gran lección de humildad:

a. Somos incompetentes contra ellos.

b. No sabemos que hacer.

c. Nuestros ojos están puestos en tí.

Lo que Josafat le estaba diciendo a Dios: No tenemos poder para derrotar este enemigo, no podemos hacer esto sin tí, no sabemos que hacer aun si trataramos, pero nuestros ojos están en tí.

Aplíquemos esto a nivel de la vida diaria: "Señor he probado de todo y nada funciona, pero ahora finalmente mis ojos están en tí."  

Salmo 138: 6 " Porque Jehová es excelso y atiende al humilde".

Dios no soy capaz de hacer esto, y sé que tu puedes hacer lo que yo no puedo. Sino hemos podido hacerlo, no quiere decir que Dios no puede hacerlo, sino que Él ha esperado que nos demos cuenta de ello.

Quizas algunos han perdido la esperanza porque sus asuntos no han estado funcionando, "ya he probado de todo y no se lo que tu quieres que haga". Este es el punto: si todo no ha funcionado, entonces Él quiere que no haga nada por un momento.

Juan 15:5 " Yo soy la vid y vosotros los pampanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podeís hacer."

 No comience su devocional a Dios con pedidos, inicie con gratitud, piense en las personas que Dios ha puesto en su vida, son una bendición para usted. No empiece diciendole todo lo que le duele, dele gracias por lo que tiene y aun funciona.

2 Cronicas 20: 13 "Y todo Judá estaba en pie delante de Jehová, con sus niños y sus mujeres y sus hijos.

4. Josafat y todo el pueblo estaba en actitud de espera.

Y esperar no es estar ocupado fisicamente, sino estar ocupado espiritualmente. Uno está creyendo, está confiando, está alabando.

Esperar significa tener expectativa, mirar y anhelar a Dios.

Isaias 40:31 "  Los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las aguilas, correran y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán."

No es que esté esperando pasivamente, está mientras recibe su milagro, meditando en la Palabra, adorando a Dios, rindiendose a Él. Sino que le dirás a Dios, "yo espero que tú me hables, yo espero que vengas, te busco a tí, te anhelo tí."

Por lo tanto, esperanza significa que en cualquier momento, algo asombroso sucederá en su vida. Cuando espere oir de Dios, no espere una gran explosión.

Entre más camina con Dios, Él espera que usted camine por fé, y no por señales y maravillas y confirmaciones y milagros.

2 Cronicas 20: 14-17 "Y estaba allí Jahaziel hijo de Zacarías, hijo de Benaía, hijo de Jeiel, hijo de Matanías, levita de los hijos de Asaf, sobre el cual vino el Espíritu de Jehová en medio de la reunión; y dijo: Oíd, Judá todo, y vosotros moradores de Jerusalén, y tú, rey Josafat. Jehová os dice así: No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande, porque no es vuestra la guerra, sino de Dios. Mañana descenderéis contra ellos; he aquí que ellos subirán por la cuesta de Sis, y los hallaréis junto al arroyo, antes del desierto de Jeruel. No habrá para qué peleéis vosotros en este caso; paraos, estad quietos, y ved la salvación de Jehová con vosotros. Oh Judá y Jerusalén, no temáis ni desmayéis; salid mañana contra ellos, porque Jehová estará con vosotros.

Dios le dió a otra persona una palabra para dársela a Josafat. Claramente se les dijo que hacer, pero fué despues de esperar, y no fué sino hasta que Él les habló.

Ellos ecesitaban fé para esta jornada, ellos tenian experiencia con Dios, ellos conocían su posición.

2 Cronicas 18-19 " Entonces Josafat se inclinó rostro a tierra, y asimismo todo Judá y los moradores de Jerusalén se postraron delante de Jehová, y adoraron a Jehová. Y se levantaron los levitas de los hijos de Coat y de los hijos de Coré, para alabar a Jehová el Dios de Israel con fuerte y alta voz.

Entonces Josafat se inclinó rostro a tierra y asimismo todo el pueblo y adoraron a Dios. Cuando adoramos a Dios y nos postramos y meditamos en la Palabra, esa es nuestra posición en la batalla.

Alabaron a Dios con fuerte y alta voz. Y tú como alabas a Dios verdaderamente?, lo alabas con voz fuerte o estás ahí intimidado?. Sobretodo los hombres, no es tiempo de avergonzarse, es tiempo de glorificar a Dios.

2 Cronicas 20: 20-21 " Y cuando se levantaron por la mañana, salieron al desierto de Tecoa. Y mientras ellos salían, Josafat, estando en pie, dijo: Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados. Y habido consejo con el pueblo, puso a algunos que cantasen y alabasen a Jehová, vestidos de ornamentos sagrados, mientras salía la gente armada, y que dijesen: Glorificad a Jehová, porque su misericordia es para siempre.

Y se les mando a los Levitas que alabaran a Dios: GLORIFICAD A JEHOVÁ, PORQUE SU MISERICORDIA ES PARA SIEMPRE. 

Puede alguien imaginarse la escena, el pueblo de Israel cantando y el enemigo preguntandose que era eso, no se suponia que venian a una guerra.. Estos se quedaron con los ojos cuadrados.

5. Tenemos que recordar que nuestra lucha no es contra sangre o carne, sino contra principados y potestades de las tinieblas (Efesios 6:12). Que las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Cristo Jesús, para destruccioón de fortalezas ( 2 Corintios 10:4)

Nuestra armas no son carnales, sino espirituales, son alabanza, adoración, gratitud y ser dadivosos. Y esta es la parte superbuenisima.

2 Cronicas 20: 22 " Y cuando comenzaron a entonar cantos de alabanza, Jehová puso contra los hijos de Amón, de Moab y del monte de Seir, las emboscadas de ellos mismos que venían contra Judá, y se mataron los unos a los otros.

Entonces Dios hizo que se confundieran los que venian contra su pueblo, y se mataron unos contra otros.Los que venian contra los Hebreos.

Imaginese, sino es que es cierto con la situación que le ha enviado el diablo, y lo que puedo hacer es cantar, adorar y deirle a Dios cuan grande es Él. Cuan poderoroso es Él.

Cuando hacemos esto, entonces Dios le mostrará lo que Él quiere que haga. Y sino se lo muestra sea lo suficientemente listo para esperar, hasta que Él lo haga.

BENDITO SEA NUESTRO DIOS.

 

Fuente: Gracias por sus enseñanzas Joyce Meyer. 

Comentarios

La Obediencia a Dios

Cuando tomamos decisiones desicivas y seguras, lo esencial es buscar la dirección de Dios, y preguntarnos, si al tomar esa decisión, es eso un acto de obediencia a Dios?.

Porque si tomamos decisiones obedeciendo a Dios, nos evitaremos muchas penas, muchas cargas, mucha verguenza y muchas pérdidas en muchos aspectos.

Lo que pasa es que sino somos obedientes de a Dios, lo demás no funcionará.

Entonces, en donde comenzamos para ser obedientes:

Filipenses 2:8-11 " y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre. 

Jesús es nuestro ejemplo. En su humanidad, Él aprendió el impacto de la obediencia total al Padre en la cruz. Se hizo obediente al Padre, aun en el momento mas dificil de su vida, pero no desistió, se sometió completamente a la voluntad de Dios, hasta la muerte, con el propósito de que fuesemos perdonados y darnos la vida eterna. Todo por amor a que nosotros no muramos eternamente.

De ahí podemos definir lo que significa OBEDIENCIA: ES HACER TODO LO QUE DIOS DIGA, CUANDO LO DIGA, COMO ÉL LO DIGA, POR LA RAZÓN QUE LO DIGA Y CON QUIEN LO DIGA.

Es decir, que se centra en Dios. Es una decisión que tomamos de obedecer a Dios en cualquier situación que estemos.

Tú sabes cual es el mayor enemigo de la obediencia?: la obediencia parcial. Ejemplo: Dios me dice de acuerdo a su Palabra que debemos darle el diezmo de lo que ganamos, pero si vengo y digo, por lo menos daré el 5%, usted podría decir, no es esto obediencia, pero la obediencia es hacer lo que Él diga, no es parcial.

Sí quiero lo mejor de Dios para mí, debo de ser obediente a Él, porque Él tiene el mejor plan para cada uno de nosotros y tiene la mejor respuesta para cada pregunta.

Dios tiene lo mejor de todo, si lo seguimos.

RAZONES POR LAS QUE LA GENTE NO OBEDECE A DIOS.

Quiza porque tenemos temor de perder algo. La verdad es que perderás aquello que debes perder en la vida. Y no perderás si andas en la voluntad de Dios.

COMO APRENDEMOS A OBEDECER A DIOS.

1. Debemos decidir confiar en Él.

Sino confía en Dios no lo obedecerá.  Una de las razones porque no confiamos es porque no creemos lo que Él dice.

Filipenses 4:19 " Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Si Dios dice eso y hago algo deshonesto para obtener lo que quiero, o lo que deseo, lo que estoy diciendo es que no le creo a Dios, de que Él va a suplir todo lo que necesitemos.

2. Debemos estar dispuestos a esperar en Dios en oración.

Muchas veces Dios nos dirá en oración que hagamos algo, pero algunas veces, no especifica cuando lo debemos hacer. Pero Él lo va indicar ya que nos ama tanto y nos conoce perfectamente y sabe cuando estamos listos para lo que buscamos.

El tiempo correcto de Dios es importante y si soy obediente, debo estar dispuesto a esperar, aunque no entienda porque esperar, aunque no sepa lo que Él está haciendo o aunque piense que he esperado suficiente..

Claro que para esperar, a veces, necesitamos tener paciencia y fé.

3. Debemos aprender a meditar en su Palabra cada día.

No vivirá en obediencia con la BIblia cerrada.

La Biblia contiene todo para que Dios nos guie.

Josue 1:7-8 " Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas. Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

No es leerla una vez a la semana. Y segundo, crees que este pasaje es verdad?. Dios dice que te bendeciré en todo lo que hagas. Pero debes estar en la Palabra, porque Él nos la ha dado para guiarnos y darnos dirección.

4. Debemos estar dispuestos a caminar aunque la senda sea incierta.

Hebreos 11: 8 " Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.​"

Tu no puedes preveer, ni prevenir lo que Dios hará en tu vida, hasta que le obedezcas. Sí Dios te dice que dés un pasito, dalo. Lo único que tienes que hacer es obedecer lo que Dios te diga que hagas hoy. Porque Él vé todo lo que viene a tu vida.

5.  Debemos estar dispuestos a experimentar conflicto.

Si quieres obedecer y agradar a Dios, tendrás conflicto con tu familia, con tus hijos, con tu esposa o con tu esposo.

Conflicto aun en la manera de razonar. Cuando Dios le dijo a Noé que construyera el arca, era absurdo y ridículo, nada de eso encajaba en la razón humana. Pero al obedecer,  él, su familia, y los animales, fueron los únicos que se salvaron del diluvio.

6. Debemos estar dispuestos a dejar las consecuencias en las manos de Dios.

Cada vez que obedecemos a Dios, creceremos. Asimismo, cada vez que obedecemos y lo vemos actuar en nuestra vida creceremos.

Obedezca a Dios, y lo veremos actuar. Porque si le vemos actuar, lo veremos hacer su voluntad en nuestras vidas de un modo que nos sorprenderá.

7. Debemos estar dispuestos a aceptar la disciplina divina en respuesta a nuestra desobediencia.

A nadie le gusta la disciplina de Dios, porque la disciplina es un acto de amor hacia nosotros. Dios no puede ser burlado. Esa es una manera de Dios para no dejarnos ir por mal rumbo.

Pero si contiuamos rebelandonos contra Él, continuará la disciplina, porque esa es la protección de parte de Dios para nuestro bien.

Hay una solo vía, y es la Dios, porque Él puede manejar cualquier cosa. 

No ganará ese juego si vive a su manera. Lo más sabio que debes hacer es obedecer a Dios. Porque hoy es el dia de salvación o de volverte a los caminos de Dios. Porque sino lo haces, debes preguntarte cuales son las consecuencias. La verdad que no querrás escucharlas.

OREMOS:

"Padre celestial, vengo delante de presencia a pedirte perdón por haber seguido el camino que a ti no te agrada. Te pido perdón por mis pecados, me arrepiento de haber sido desobediente. Me aparto de todo lo que a ti no te agrada, me vuelvo a ti, pero dame la fortaleza para no caer en tentación. Abre mis ojos espirituales, mi entendimiento, revélate en tu Palabra y dame la fuerza para meditar en tu Palabra cada dīa, y obedecer a todo lo que me digas. Gracias por tu bondad y misericoria. Todo te lo pido en el nombre de Jesús, Amén."

FUENTE: Gracias Pastor Charles Stanley por sus enseñanzas.

Comentarios

Dispuesto a Correr Riesgos

Mucha gente quiere estar seguro de los resultados y de lo que va a pasar en el futuro. Quieren estar seguros en su toma de decisiones respecto a situaciones económicas o en sus relaciones personales, porque de lo contrario no se sienten a gusto. Por lo tanto, para esas personas es anadmisible correr riesgos.

Pero, será esa la manera en que Dios vé tu vida?. La verdad que no. Porque, nunca te convertiras en la persona que Dios quiere que seas, ni lograrás las cosas que quieres en tu vida, sino estas dispuesto a correr riesgos.

Veamos a la luz de la Palabra de Dios, a un hombre llamado Pedro dispuesto a correr riesgos.

Mateo 14: 22-33 " En seguida Jesús hizo a sus discípulos entrar en la barca e ir delante de él a la otra ribera, entre tanto que él despedía a la multitud. Despedida la multitud, subió al monte a orar aparte; y cuando llegó la noche, estaba allí solo. Y ya la barca estaba en medio del mar, azotada por las olas; porque el viento era contrario. Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar. Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: ¡Un fantasma! Y dieron voces de miedo. Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis! Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame!  Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento. Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.

Riesgo es la posibilidad de sufrir una pérdida o de correr algún peligro. Eso también está relacionado con la Fé. Es estar dispuesto a confiar en Dios, aunque haya un poco de temor al fracaso o que las cosas no funcionen como se planearon. Eso no tiene nada de malo, porque habrá momentos en que digamos pues no estoy seguro de esto. Y que pasa? dejamos de concentarnos en Dios.

Como Pedro lo hizo cuando empezó a hundirse en la duda. Lo mismo nos pasa a nosotros. Sabemos lo que Él Señor dijo y decimos que voy a hacer lo que me pida y luego dejamos de concentrarnos en Él. Vemos las barreras, los impedimentos y las imposibilidades que parecen temibles. Que pasa entonces?, empezamos a dudar y Él tiene que volver a levantarnos y corregir nuestro enfoque.

Pero Dios nos llama a arriesgarnos, nos llama a hacer algo que no nos sentimos capaces de hacer, o no nos sentimos en condición de hacerlo y debemos decidir si corremos o no el riesgo.

Pensemos en Pedro, estaba en la barca, enmedio de la tormenta. Podría haber dicho: Señor eres tu ?. Entonces si eres tú, entra en la barca con nosotros.

Pero no dijo eso. Mas bien dijo: si eres tú, dime que vaya a tí.

Que cree que pasaba por la mente de Pedro?. No estoy seguro pero me imagino lo siguiente: Pedro vió a Jesucristo caminar sobre las aguas; sabia que era Él, lo cual era humanamente imposible. Pero Pedro debe haber pensado, si me dijera que fuese a Él, casi que puedo caminar sobre las aguas. Y salió de la barca. Porque creo que Pedro pensó rapidamente: esta es mi única oportunidad en la vida de hacer algo imposible, no la voy a dejar pasar, no importa si me hundo, voy a hacerlo.

LLegó a salir de la barca y caminar sobre las aguas. Alguien dirá: cuan lejos llegó?, pues la verdad es que camino sobre el agua y no importa cuanto, camino suficiente. Pudo haber sido unos cuantos metros, dá lo mismo.

Luego cometió el error que todos cometemos, apartó la mirada del Señor, comenzó a ver la profundidad del agua, la tormenta y todo lo que sucedía alrededor.

Es probable que Dios nos llame a hacer cosas peligrosas, no debemos preocuparnos por lo que Dios haga acerca de esto o de aquello, Él siempre hace lo correcto en cada circunstancia de la vida. Dejar el empleo que le ha pedido dejar, que rompa esa relación, y es que Él sabe porque de eso, porque tiene algo mejor para tí.

Sino corres riesgos, un día de estos vas acabar arrepentido y te preguntarás, de que me habré perdido?. Dios está de su lado y quiere que logre cosas que se realicen y que llegue a ser alguien.

Porque debemos arriesgarnos?

1. Porque al hacerlo, lo hacemos con Dios.

2. Porque detras de dicho riesgo, está el Dios viviente y Todopoderoso.

3. Porque Él es capaz de manejar cualquier asunto y todas las turbulencias que experimentamos en la vida, sin importar cuales sean.

4. El riesgo no es con Él, ni con lo que pueda hacer, sino con nosotros mismos.

Déjame decirte, que si quieres vivir una vida consagrada a Dios, tendrás que correr riesgos. Si quieres caminar en la voluntad de Dios, tendrás que correr riesgos. Si quieres obedecer a Dios, tendrás que correr riesgos. Si quieres aceptar los desafios de Dios en tu vida, tendrás que correr riesgos. Si quieres crecer y  convertirte en la persona que alcanza aquello que Dios quiere en tu vida, tendrás que correr riesgos. No todo será tan seguro y sin riesgos.

Al observar a todos los personajes del Antiguo y Nuevo Testamento, tal como el ejemplo del Apostol Pedro y Pablo, y ver lo que Dios hizo en sus vidas, todos corrieron riesgos para obedecer al Dios Vivo.

Tuvieron sus momentos de miedo, sus momentos de duda, pero fueron solo eso, momentos, períodos cortos de temor y duda, pero volvian a poner su enfoque en Dios. Y cuando pones tu enfoque en Dios, esto es lo que pasa: empiezas a pensar quien es Él, lo que puede hacer, o lo que prometió hacer.

Entonces que sucede?, tu sales del agua, vuelves a caminar sobre el agua una vez más, porque tu enfoque está donde debería estar. Y cual es el resultado final: bendición sobre bendición, sobre bendición.

Que te dice Dios HOY:

1. Confía en mí y en lo que soy. Corre el riesgo de confiar en mí.

2. Te amo incondicionalmente y quiero lo mejor para tí.

3. Creeme.

4. No tengas miedo de lo que puedas sacar de tu vida.

Quieres alcanzar tu mayor potencial en la vida, tienes que arriezgarte, entonces abre la puerta para que Dios te dé lo mejor, porque entonces si lo abres, correrás el riesgo sin importar cual sea.

OREMOS: Padre mío, estoy tan agradecido porque tomar el riesgo es lo más acertado que pudiera hacer, perdóname por dar tanta excusa, por permanecer en mi zona de comodidad. Te pido que tu Santo Espíritu, abra mis ojos, abra mi mente, para que me lleve a pensar en lo que Dios quiere que haga, a ser osado, para tomar los riesgos que Tú quieres que tome, confiando en tí y en lo que has dispuesto para mí. En el nombre de Jesús, amén.

Fuente: Gracias Pastor Charles Stanley por sus enseñanzas.

Comentarios

Porque es Importante el Crecimiento Espiritual en Dios

Tu no puedes crecer fisicamente bien sano, sino eres alimentado apropiadamente. Y cuando naces de nuevo, además de convertirte en hijo de Dios, es esperado e importante que crezcas y sigas creciendo espiritualmente.

2 Pedro 3:17-18 "Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén."

Al meditar en esta Palabra, nos dicta dos aspectos:

1. Que guardemos la Palabra enseñada por Jesús, para que permanezcamos firmes.

2. Que crezcamos y sigamos creciendo en la Gracia de Dios y sigamos creciendo hasta la eternidad.

Que significa crecer en la Gracia?: es crecer en su amor incondicional e inmerecido, en su favor hacia nosotros y crecer continuamente.

Porque debemos crecer en nuestro Señor Jesucristo?:

1. Está predeterminado antes de nacer de nuevo que crezcamos.

Romanos 9:29 "Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos."

Esta es la voluntad de Dios y el plan para tu vida. Que seamos conformados a la imagen de su Hijo Jesucristo, porque entre más nos parezcamos a Él, estamos cambiando en conducta, en comportamiento, en la manera en que conversamos y en nuestro caracter. Estamos creciendo.

Talvez tengas 65-70 años y piensas retirarte. Podrás no seguir trabajando, pero no terminas de crecer. Sí dejas de crecer, te estancas y te alejas cada vez más de Dios. Pero no!, debemos seguir creciendo hasta que Dios nos llame a nuestro hogar.

2. Él quiere que crezcamos para protegernos.

Protegernos de falsas ideas, falsas doctrinas, falsos profetas y de la clase de ambientes donde nos desenvolvemos.

2 Pedro 2:1 "Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina."

Sí algo contradice la Palabra de Dios, no es bueno, porque te aleja de Dios y por eso es que Dios quiere que continues creciendo en Él para protegerte de todo eso.

Es nuestra responsabilidad como padres, enseñarles a nuestros hijos acerca de la Palabra, además de vivir una vida consagrada a Dios.

3. Por nuestro amor hacia Jesús y nuestro conocimiento de Él.

Dios está interesado en nuestra relación con Él y su voluntad es que crezcamos, que nos parezcamos lo mas posible a Él, y si nos parecemos a Él, continuamente nos estamos siendo santificandos, y limpiandos de cualquier cosa.

Nosotros vivimos en una sociedad donde el pecado está a la orden del día y debemos de tener cuidado. La Palabra nos instruye que nos estemos santificando, creciendo en santidad, justicia y obediencia a Dios. Sí pecas, la santificación te lleva a tratar el pecado allí mismo. 

Como cristianos no debemos hacer aquellas cosas que destruyan nuestras vidas, porque sino caminamos en santidad, sufrimos las consecuencias.

Porque fallamos en crecer espiritualmente?

1. Porque la gente no se instruye.

No asiste a la Iglesia, no lee la Palabra, no comparte su fé.

2. Descuidas leer la Biblia, orar y asistir a la Iglesia.

Recuerda que la Palabra de Dios es tu desayuno, almuerzo y cena.

3. Por las influencias negativas de otros.

Vas a la Iglesia, pero te metes con gente que tiene otros principios. Y no toma tiempo sin que te vayas involucrando en cosas que no edifican y descuidas la Palabra de Dios. Además, tú como Padre o Madre tienes que ser ejemplo para tus hijos.

4. No estás seguro en lo que crees.

Y si es así estas abierto a otras doctrinas, a falsas ideas. Escucha: tu sistema de creencias es el compas de tu vida, es en lo que basas tus decisiones.

Hay una diferencia entre escuchar la Palabra y leerla, porque lo que veas, lo fotografías en tu mente. Hay algo importante al leer la Palabra de Dios, metetelo en tu vista, en tu cerebro y en tu mente, entonces será parte de tí.

5. El poder atractivo del mundo.

A donde vayamos lo vemos, el alcoholismo, las drogas, toda clase de inmoralidad, nudismo de toda clase, profanación, toda clase de violencia y el pecado aceptable, ese es el mundo en que vivimos, sino veamos la televisión u otras veces, estamos en la computadora y te aparecen anuncios de cosas que no nos explicamos porque salen. Tienes que ser cuidadoso en cuidar tu mente y tus ojos.

6. Dudar de Dios.

No importa cuan fuerte seas, si empiezas a dudar, cuidado porque puedes caerte, porque empiezas a tomar control de tu vida, empiezas a tomar tus propias decisiones y cuando empiezas a desobedecer a Dios, no solo te estancas, sino que te vas alejando de Dios.

7. La gente se dá por vencido a la tentación.

Puede ser en las finanzas, en el sexo, en las relaciones o puede ser en cualquier otra cosa.

Sino cortas de raiz eso, vas a seguir atado, a menos que confies en Dios, te arrepientas de tus pecados y te alejes de eso, es la manera de liberarte. Porque cuando te mueras, te verás cara a cara con Dios y si no te has arrepentido, tu no vas a recibir la recompensa que Dios tiene para tí.

Crecer es un mandamiento.

Evidencias de que estás creciendo en el Señor.

1. Entre más creces, te vuelves mas sensitivo a las cosas que no son correctas delante de Dios.

Dios te dá la capacidad de ver lo que a Él no le agrada.

2. Nuestra respuesta al pecado en nuetra vida es rápida y nos lleva a un arrepentimiento genuino.

Cuando hemos pecado, no le damos lugar a eso y decimos: "Lo siento por lo que sucedió, no quiero esto en mi vida." El tiempo para tratar con el pecado es inmediatamente, YA.

"Señor, te pido que me perdones, estoy avergonzado de mí mismo, yo quiero parar con esto, en este momento."

Tu creces en tu vida espiritual y no esperas.

3. Nuestras batallas espirituales son más intensas, pero aún así te mantienes con gozo.

Te darás cuenta que tus batallas espirituales son mas difíciles y duras, pero son oportunidades para estar firmes. Y despues de un tiempo, llegar al punto de agradecerle a Dios por haberlas superado. Y después, podemos perdonar más y amar más.

4. Vemos las pruebas y tentaciones como oportunidades para vencer.

Podremos decir: " Quiero agradecerte por la manera en que vas a ayudarme en mi vida en esta situación. Voy a confiar en tí. No se como me vas a ayudar, pero yo sé que tú vas a tratar este asunto, y sé que me ayudarás a salir de esta situación.

5. Veremos nuestro servicio a Dios como un alto honor y no una carga.

Todos tenemos tiempo para servir a Dios, no necesariamente predicar, o formar parte de un ministerio, pero haz algo, orar por otros, visita a alguien que está enfermo, o alguien que te ha invitado a compartir tu fé. Podemos servir a Dios de muchas maneras y no lo veremos como una carga.

Al hacer ésto, te pones en una posición para ser bendecido.

6. Somos capaces de ver que todo viene  de Él.

En realidad, no es que todo venga de Él, sino que hay ciertas cosas que Él lo permite por una razón. Porque si lo vemos desde esa perspectiva, no te enojarás, no te amargarás, no te resentirás, ni te volverás violento y te llevará a confiar de lo que Dios va hacer.

Sí vamos a crecer en el Señor vamos a crecer a otro nivel. Tienes que rendirte a Él, porque sino lo haces, no serás transformado y vendrán otras cosas hasta que aprendamos lo que Dios quiere enseñarnos.

7. El crecer continuamente, hace que nuestra fé crezca mas fuerte.

Lo que acostumbraba molestarte, ya no te molesta, ya no vas a lugares que solias ir, cosas que querias, ya no las quieres más. Lo que veias antes ya no las sigues viendo, ahora lo que haces es agradecer a Dios. 

8. Si crecemos en el Señor, vamos a dedicar mas tiempo en adorar y alabar a Dios.

Eso te ayudará a amar a Dios más. Querras departir con tus hermanos en comunión reunidos en la Iglesia, querrás estar en la Palabra, querrás que alguien te explique la Palabra y verás oportunidades para servir a Dios.

9. Nuestro deseo por obedecer a Dios se vuelve más intenso y el pecado se vuelve menos atractivo.

Entre más vivimos como Jesús, menos querremos el pecado en nuestras vidas. Por lo tanto, Dios quiere que vivamos una vida santificada, una vida apartada para Él por el Espíritu Santo que nos lleva a vivir una vida consagrada a Dios.

Cuando llenamos nuestras mentes con la verdad de la Palabra, te estarás edificando, fortaleciendo y serás empoderado para defender tú fé.

10. Estamos más ansiosos de compartir lo que Cristo está haciendo en nuestras vidas.

Entre más creces, querrás compartirlo con otros, querrás decirle a la gente quien es Jesús. No necesariamente decirle que has nacido de nuevo, sino querrás preguntarle de donde eres?, y la próxima vez, querran que les hables.

11. Experimentaremos una conciencia incrementada de su presencia.

Esa palabra presencia es número uno, caminar en su presencia, y dormir en su presencia. Entre más te asemejes a Dios, entre mas obediente seas, absolutamente, hay cosas que no dirías sí Jesús estuviera aquí, o no harías, la verdad es que Él está aquí.

Entre más conciente estés de su presencia, hay cosas y asuntos que tú no vas a tolerar porque tú eres un seguidor de Cristo Jesús.

12. Celosamente protegerás tu tiempo devocional y de oración privado.

Si no estableces un tiempo y lugar donde lees la Palabra de Dios y oras, el crecimiento no va a suceder.

Lo más importante es alimentar el espiritu, porque en eso es en lo que te vas a convertir y a formar parte. Sí descuidas la Palabra, no vas a crecer a la altura de Cristo.

13. Amar y pasar tiempo con Dios.

Sí sabes que Él te ama, y tomas tiempo para pasar con Él y Él contigo, Él se derramará en tu vida.

14. Entre más crezcas en el Señor, más darás.

15. Desarrollarás un hambre creciente en tú corazón por Dios

16. Vas a sentir el amor de Dios.

Cuando sientes el amor de Dios, y estás tan enamorado de Él que puede venir el diablo y simplemente lo ignoras.

 

Sí tú quieres vivir una vida productiva con frutos, con gozo, feliz y exitosa; que Dios te conteste tus oraciones y que te ayude a atravezar las tormentas, el dolor, los sufrimientos, la persecución, te aseguro que cuando te enuentres con Él, al final de tu vida, tendrás un sentimiento fantastico de haberle conocido. Asimismo, podras decir, talvez no lo hice bien, pero hice lo mejor que pude.

Si nunca confiaste en Jesús como tu Salvador, lo primero que haces es pedirle que te perdone tus pecados, conforme a lo que hizo en la cruz. Somete tu vida a Él y pídele que te ayude a crecer como creyente y seguidor de Jesús.

OREMOS:  Dios mio y Señor mío, te pido perdón porque no he crecido, como debería de hacerlo. Te pido perdón por las cosas, a las cuales, me he seguido sosteniendo, y que no me permiten crecer de la manera que tú quieres. Pero hoy Señor, los dejo ir. Y te doy gracias por tu perdón y limpieza. Gracias porque estás aquí, 24 horas al día y cada minuto. Ayúdame a crecer a la imagen de Cristo y me someto a tí, en el nombre de Jesús. Amén.

Fuente: Gracias Pastor Charles Stanley por sus enseñanzas.

Comentarios