Categoría: Evangelizar

EL VERDADERO SIGNIFICADO DE LA NAVIDAD

Cuando hablamos de la Navidad, todos tienen diferentes conceptos, sin embargo, todo se trata de Dios y de su maravilloso plan para la humanidad. Por lo tanto, iremos a la Palabra de Dios donde se explica con detalles lo que significa la Navidad.

Por un lado, los Evangelios nos relatan los sucesos de lo que pasó entonces, pero iremos donde se encuentra el significado de la Navidad.

2 CORINTIOS 5: 17-21 «De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. 18Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; 19que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 20Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. 21Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.»

De aquí, podemos decir que la Navidad es la celebración del momento histórico, en el cual, Dios vino a la tierra , en la persona de su Hijo amado Jesús, para reconciliar consigo al hombre pecador, mediante su muerte sustitutiva en la cruz del calvario.

De esto, se trata la Navidad, o sea que Dios vino a la tierra mediante su Hijo Jesucristo para reconciliar con el hombre pecador, muriendo y dando su vida en la cruz por nosotros.

No se trata de pesebres, o pastores, ni de ángeles, ni de árboles on luces, sino de la obra del Dios Todopoderoso para redimir a la humanidad.

Muchos celebran la navidad, pero no la Navidad Bíblica, porque es una navidad que han formado en su mente y que cuadra con sus planes y sus ideas respecto a la navidad.

DOS PALABRAS IMPORTANTES PARA ENTENDER LA NAVIDAD

1. Encarnación.

FILIPENSES 2: 5-11 «5Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, 10para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; 11y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.» 

La encarnación solo significa que Dios envió a su HijoJesucristo como un bebé, quien aun siendo Dios, nació en el mundo y creció como hombre. Mire, Él no se convirtió en el Hijo de Dios, Él ya lo era; no se convirtió en Dios, Él ya lo era, siempre fue Dios y vino al mundo por una razón especifica, para que nos convirtiéramos en hijos de Dios.

2. Reconciliación.

Lo cual significa, unir y dejar a un lado la hostilidad para tener paz y orden entre dos personas, hasta volverse amigos nuevamente.

Y saben quién lo hizo posible?, eso lo hizo Dios Padre, por su amor por nosotros envió a su Hijo Unigénito Jesús, a morir en la cruz, y con ello hacer posible que el hombre tuviera una nueva posición con Dios.

Por lo tanto, reconciliación significa que Dios nos alcanzó, o sea, que no buscamos nosotros reconciliarnos con Él, sino que Él nos alcanzó e hizo posible que tuviéramos una nueva posición con Él, ya no como enemigos, ya no como débiles, sino como sus hijos.

Y fue mediante el nacimiento de Jesucristo, su Hijo encarnado, quien fue a la cruz, vertió su sangre en el calvario para pagar la deuda del pecado del mundo, lo cual hizo posible que nosotros fuéramos salvos.

Y al estar dispuestos a aceptar a Jesús en nuestro corazón, y reconocer lo como Señor y Salvador y le rendimos nuestra vida a Él, en esa confesión, Él gira nuestra vida vieja a una nueva, por la Gracia, el amor, la bondad, la misericordia y el poder de Dios, y en consecuencia, queda nuestro nombre escrito en el Libro del Cordero, por consiguiente, tendremos la seguridad eterna del Dios Todopoderoso. 

LA MOTIVACIÓN DE DIOS PARA RECONCILIARNOS

1. Nuestra condición incapaz de salvarnos.

Es decir, no podemos salvarnos a nosotros mismos, y nunca nadie se ha salvado por ser bueno. La Biblia es clara a ese respecto, porque nuestra comparación debe ser Jesús y no, otras personas porque somos pecadores.

La Biblia dice que somos salvos por obras para que nadie se gloríe, sino que es por la Gracia, el amor y a misericordia de Dios.

2. Por su amor incondicional hacia nosotros.

Amor incondicional significa que su amor por nosotros, no esta condicionado a nada. Ni a lo buenos que seamos, ni a lo que hayamos hecho, ni a lo que haremos, ni a cuántas buenas obras hagamos, nada de eso tiene que ver.

Sino para que seamos salvos, para tener una nueva vida, para tener una nueva posición en Él y para escribir nuestro nombre en el Libro de la Vida y anticipar nuestra llegada al cielo.

AL PENSAR EN LA NAVIDAD, EN QUE PIENSA?

Piensas en lo que nos bombardea el mundo?, o en lo que Dios vino a hacer a este mundo?. No dudes para nada, todo se trata de Jesús, se trata del proceso de reconciliación, del proceso del perdón, de la redención y justificación del Dios Todopoderoso.

Piense en esto: Él dijo que nos redimió, nos compro, nos justifico y declaro que ya no éramos culpables, pues al pagar nuestro deuda, nos declaró santificados y que en nuestro diario vivir, dependamos de Él para una vida consagrada.

2 CORINTIOS 5: 19 «que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. «

Qué quiere decir, que Dios ha reconciliado al mundo?, que Jesús al morir hizo posible que cualquiera fuera salvo?, acaso quiere decir que todos son salvos?. Mucha atención: NO !!, sino que pueden ser salvables, porque sin fe en el Señor Jesucristo, no hay salvación.

PRETENDE DECIR QUE SOLO TENGO QUE CREER EN JESUCRISTO?

Así es, pero tienes que saber qué significa creer en Jesús. Es aceptar como verdad que Jesús es el Hijo de Dios, nacido de una virgen, el Hijo encarnado de Dios, fue a la cruz a pagar nuestra deuda de pecado y al pedirle perdón a Dios, confesando nuestros pecados, arrepintiéndonos de ellos y entregar nuestras vidas a Dios, en ese momento, nos convertimos en hijos de Dios.

Por esto, es nuestra responsabilidad llevar el evangelio a todas partes, porque la mayoría del mundo lo ha rechazado o porque no saben quién es Él. Y porque hay muchas religiones, pero ninguna puede salvar a una persona, excepto Jesucristo. Jesús dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida y nadie viene al Padre sino por mí.

Todo lo que Dios ha prometido, Él lo hará porque fuera de Jesucristo no hay perdón de pecados, de ahí que cuando Cristo viene a una persona y esa persona esta dispuesta a que Él gobierne en su vida, todo cambia, hay gozo, paz, confianza y seguridad. Y aun cuando todo se descontrole en su vida, siguen firmes, porque su confianza no esta en ellos, sino en el Dios Todopoderoso.

ENTONCES, CUAL ES EL SIGNIFICADO DE LA NAVIDAD?

La Navidad, se trata del Hijo Unigénito de Dios, el Dios encarnado, que vino a la tierra en forma de hombre, para reconciliar consigo a la humanidad pecadora y desvalida, y así, hacer posible mediante la fe en Jesucristo, el Hijo de Dios, la transformación total de nuestra vida, al darnos una nueva posición y una nueva posición, la vida eterna.

Solo alguien que conozca a Jesucristo puede entender esto, solo alguien que conozca a Jesucristo tiene la seguridad de que un día, estaremos delante de la presencia de Dios dando cuentas de nuestras vidas.

Si alguien dice: no soy cristiano, que hago entonces ?

Quiero que sepas, que no importa lo que hayas hecho en el pasado, la Gracia de Dios es suficiente para salvarle. Ser mejor, no le salvará, porque no es por obras de justicia, no por ser buenos, sino por la misericordia, el amor, la bondad y la obra reconciliadora de Dios. Él perdonará sus pecados, si esta dispuesto a pedirle que le perdone sus pecados y le rinda su vida a Él, en ese instante puede ser salvo donde quiera que esté.

Por tanto, entenderá que la Navidad se trata de su salvación y su vida eterna y el privilegio de andar de la mano con Jesucristo cada día.

FUENTE: Gracias por sus enseñanzas Pastor CHARLES STANLEY.

Comentarios

EL GENUINO ARRENPENTIMIENTO

Hoy quisiera iniciar este mensaje diciendo que Dios nos está otorgando un nueva oportunidad para arrepentirnos, porque iniciamos este año con una alerta por el COVID-19, que nos ha hecho confinarnos durante varios meses, provocando una situación financiera dificil, perdidas de empleos y negocios a nivel mundial, asi como el efecto de un huracán que ha venido a devastar la zona de producción mas importante de Honduras.

Y si no hay un arrepentimiento genuino de nuestros pecados, seguiremos viendo mas desastres, los que se pueden traducir en otra clase de pestes, terremotos, etc.

Es cierto que hay muchas persona que luchan con el pecado, piden perdón, sin embargo, vuelven a caer en lo mismo. Esa persona es sincera y se ampara en el siguiente versículo de las Sagradas Escrituras:

1 JUAN 1: 9  «Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.»

Pero la pregunta aquí es: porque no logro tener victoria en esa área de mi vida?, por lo tanto, cual es el problema aquí?. Lo que pasa que las personas deberÍan experimentar un cambio en sus vidas, pero hace falta algo que es clave y lo encontramos en:

LUCAS 24: 45-49 «Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. «

Esta es la clave: el arrepentimiento, al mismo tiempo que el perdón de pecados. Porque el arrepentimiento es parte de la salvación. Y Dios esta empeñado en captar nuestra atención para guiarnos al arrepentimiento genuino, el cual es sinónimo de salvación. Y lo enfatiza en el siguiente versículo:

LUCAS 5:32 «No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.»

Por lo tanto, EL ARREPENTIMIENTO es un gran pesar por el pecado cometido, un compromiso de abandonarlo y un andar en obediencia a Dios.

No basta con experimentar pesar, dolor, ni remordimiento por lo que hayamos cometido, sino hacer el compromiso de abandonarlo completamente. Algunos dirán que están avergonzados de sus pecados, porque puede ser que alguien los descubrió, o porque se siente abatido por ellos, entonces lo lamentan, o porque alguien los desenmascaro y se sienten humillados. 

Pero hoy quiero que entiendas, que eso no es arrepentirse, sino que, debemos tener un dolor sincero por el pecado ante Dios Santo, y el compromiso de abandonarlo y dejarlo para siempre, porque Dios es Santo y Él no tolera el pecado, Él Dios Santo no pasa por alto el pecado, de lo contrario debemos atenernos a las consecuencias.

Lo siento mucho, pero tengo que decir lo siguiente: si su dios no es el de este Libro Sagrado, La Biblia, entonces practicas la idolatría y crees en un dios que no existe. Los hombres se postran y adoran cualquier cosa que puede ser hecha a mano, o ser una persona o lo que sea, pero hay un solo Dios y su nombre es Jehová de los Ejércitos, y es Jesucristo. Él es el único Dios verdadero y lo que Él llama pecado, es pecado.

Algunos dirán que Dios es amor y que Él, nos ama con amor incondicional. Pero el hecho es que el amarnos incondicionalmente, no implica que ignore el pecado deliberadamente contra Él. Por lo tanto, el arrepentimiento genuino es cambio.

Y Dios nos lo repite aquí:

2 CRONICAS 7:14 «si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.» 

Dios es claro al decirnos que si nos humillamos y nos convertimos de nuestros pecados, Él nos perdonará y sanara nuestra tierra y todo lo nuestro.

Lo que pasa es que vivimos en un mundo en donde el pecado es tolerable. y no es posible tolerarlo porque Dios odia el pecado, lo detesta, Él juzga el pecado porque sabe lo que el pecado hace en la vida de sus hijos, en la vida de los no creyentes y creyentes y por consiguiente, lo detesta. Por lo tanto, Él dice que debe haber un cambio en nosotros.

He aquí un ejemplo de arrepentimiento, fijémonos, aprendamos para evitar que nos pase igual que en la historia del Hijo Prodigo:

LUCAS 15 11-14 «También dijo: Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. «

Este muchacho pidió su herencia y se fue y malgasto todo lo que tenía, viviendo en pecado, pero súbitamente, Dios capto su la atención.

LUCAS 15: 15-19 «Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!. Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.» 

Este joven se puso a pensar en su realidad, Tenemos un joven cansado, hastiado, lo despilfarro todo, estaba desalentado, abatido, apenado, triste, por haber desperdiciado su vida.

Preguntamos y como cambio?. Dijo, me levantaré e iré a mi padre y le diré: he pecado contra ti y contra el cielo, perdóname.

Si este joven solo se hubiera lamentado, y si solo se hubiera quedado en la pocilga dándole algarrobas a los cerdos, habiendo perdido todo, seguiría en la pocilga.

LUCAS 15: 20-22 «Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. » 

Como es que el hijo prodigo se arrepintió genuinamente de haber vivido en pecado y malgastado toda su riqueza?, pues dijo: regresaré a mi padre, ya no viviré deseando las algarrobas de los cerdos.

En la actualidad, muchos viven espiritualmente en una pocilga, están corrompidos espiritualmente, su naturaleza es perversa, viven en pecado, desobedeciendo a Dios y se alejan de Él cada vez más y más, y no arreglan sus cuentas hasta que pierden todo.

Dios a veces permite que lo perdamos todo. Claro que sí!, porque todo lo que nos lleve a Dios es bueno. Y sabes porque lo pierdes todo?, porque Dios quiere llamar tu atención. No es asunto de solo sentirse mal, el arrepentimiento genuino es cambiar.

Y no solo es una disposición, sino permitir que Dios nos transforme, que abandonemos nuestro pasado y cambiemos de rumbo.Por eso es que las Iglesias están llenos de inconversos, pasan al frente, confiesan a Dios, pero no hay arrepentimiento genuino, y siguen viviendo en pecado. Lo trágico es que predica un evangelio que tolera el pecado y no les permite darse cuenta que la salvación consiste en un cambio eterno y total en cada vida.

No solo es un cambio de conducta, sino de comportamiento, de conversación y caracter que se lleva a cabo cuando una persona recibe a Cristo  y entabla una relación genuina con Él. Esto es lo que se llama nacer de nuevo, es una nueva vida, es creer en Cristo con espíritu de arrepentimiento genuino y confiar en Él como Salvador.

Es también disponerse a admitir su pecado delante de Dios y es pedir misericordia. El evangelio del Señor Jesucristo es un mensaje duro: deja tu pecado, con la fe en Cristo con un espíritu arrepentido, porque si venimos con ese espíritu, entonces Él nos perdona y nos inscribe en el Libro de la Vida.

Por esto quiero invitarte para que hagas a Jesús el Señor de tu vida. Hoy Dios te da la oportunidad de tener un encuentro verdadero con Él y reconciliarte con Él.

OREMOS: Señor, hoy vengo delante de ti, pidiéndote perdón por mis pecados, perdóname y me arrepiento por ellos. Límpiame y lávame con la preciosa Sangre de Cristo Jesús. Ven a morar a mi corazón. Muéstrame tu voluntad a traves de tu Palabra y has de mí una nueva criatura, un hijo tuyo y que camines conmigo dándome guía y dirección. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

QUE HACER CUANDO HAY UN VACIO EN NUESTRO CORAZÓN

Alguna vez ha sentido un vacío en su espíritu, en su alma, en su corazón y en su ser. Y aun cuando todo parezca estar de maravillas, pero muy en el fondo falta algo. Muchas personas viven ese vacío, sin nunca entenderlo, porque buscan en el lugar equivocado.

Sentirse vacío es no estar completo, es decir, no estar satisfecho y no tener una paz genuina. Probablemente se pregunta: Porque siento lo que siento?,  cuál es la razón?

Para entender esto, recurramos a conocer más de Jesucristo. Lo interesante es que Jesús conocía a todas las personas, porque tenía un discernimiento divino y sabía exactamente lo que ocurría a esa persona en particular. Ahora, si andamos en el Espíritu, Dios nos da un cierto grado de eso, pero siempre que andemos en el Espíritu y  vivamos cómo le agrada a Él.

Hay dos historias que muestran este discernimiento, uno de ellos es cuando Nicodemo, uno de los principales de la Sinagoga, se presento ante Jesús, a escondidas, para preguntarle, cómo era posible que hiciera esos milagros?. A lo que Jesus, le explico que solo podría entrar al Reino de los Cielos si nacía de nuevo. Había una hambre en este hombre, pues quería tener lo mismo que Jesús.

Otra historia es la de la Samaritana:

JUAN 4: 5-18 «Vino, pues, a una ciudad de Samaria llamada Sicar, junto a la heredad que Jacob dio a su hijo José.Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta. Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber. Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer. 9La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí.Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva. La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva?. ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados?.  Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna. La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla. Jesús le dijo: Ve, llama a tu marido, y ven acá. Respondió la mujer y dijo: No tengo marido. Jesús le dijo: Bien has dicho: No tengo marido; porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido; esto has dicho con verdad.»

Jesús le dijo: Ve, llama a tu marido y ven acá. Pareciera que Jesús estaba cambiando de tema. A qué se debe esto?, pensemos por un momento en esta mujer, porque ella es un ejemplo perfecto de alguien que vive una vida vacía. Una persona que se siente vacía, sin sentido, ni dirección, ni propósito verdadero, no hay sentido de realización. sus planes están en duda, no tiene muchas metas, ni sueños reales en la vida, porque se han dado por vencidos.

Puede ser alguien que estuvo casado y ya no lo está y eso empeora el vacío. O pueda ser que su esposo o esposa han fallecido y eso empeora mucho el vacío. O sus hijos se han ido a la Universidad o se han movido a otra ciudad.

Pero porque se sienten vacíos?, que hace falta en sus vidas? Bueno observemos a esta mujer. Dice la Biblia que Jesús decidió pasar por Samaria y descansar sentándose en el pozo y en ese momento llego una mujer Samaritana a la que se dirigió, lo cual era inusual, porque en aquellos tiempos no era costumbre que los hombres hablaran con mujeres en publico. 

Pero note lo que sucede: Sabes porque Jesús le pidió algo de beber.

1. Con el propósito de ayudarle a descubrir quién era ella.

2. Qué descubriera donde estaba en la vida.

3. Y para guiarla en una dirección distinta. 

Luego comenzaron a hablar acerca del asunto del agua viva. El agua, en aquel tiempo, era uno de los recursos mas preciados. Así que hablar de agua viva, es agua que fluye, lo que tuvo que cuestionar ya que el agua del pozo no fluía, estaba estancada. Entonces al hablar del agua viva, ella lo interpreta como agua que corre. El Seńor le dijo: si supieras quien soy, me pedirías agua y yo te daría agua viva. A lo que ella se intereso y captó su atención. Así que repentinamente, su actitud cambia al reconocer que Él sabía algo que ella no sabía.

Y Jesús continua la conversación, manifestándole lo siguiente: «Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás;» A lo que la mujer le dijo: «Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla.» 

En tanto, Jesús, le cambió el tema: «Ve, llama a tu marido, y ven acá.»  Que fue lo que hizo Jesús: fue directo al meollo del asunto o sea al problema que ella tenía: «Respondió la mujer y dijo: No tengo marido. Jesús le dijo: Bien has dicho: No tengo marido; porque cinco maridos has tenido, y el que ahora tienes no es tu marido; esto has dicho con verdad.»

Es decir, no están casados. Imagínese, lo que ella sintió cuando su vida privada salió a relucir. Sin embargo, note que Jesús no la condenó, no le dijo, mujer adultera, no mencionó palabra de condenación. 

Piense en esto, la Samaritana sufrió 5 veces el terrible rechazo, tu no sirves para nada, no importas, no estas a la altura, no puedes; asi que cada vez, uno de esos hombres tomaba una parte de ella, le quitaba parte de su personalidad. 

No sé si por alguna razón, alguien le dijo lo mismo, no estas a la altura, no vales o por cualquier otra razón hayas sido criticado. Seguro que eso habrá provocado un sentimiento y un dolor interno. 

Entonces Jesús la hace confrontar lo que estaba pasando en su vida, se sentía rechazada, insignificante, marginada por todas las mujeres de la villa y se encontraba sola. Pero, Jesús no solo vio la condición en que estaba, sino que vio la soledad en lo profundo de su ser. 

NADA  NI NADIE PUEDE SUSTITUIR A JESUCRISTO 

Escuche bin lo que voy a decirle: Dios nos creó a cada uno de nosotros para relacionarnos personalmente con Él. Por lo tanto, esto significa que nada sustituye a Jesucristo en la vida, porque no hay sustituto que pueda darnos satisfacción, felicidad, paz y gozo en la vida. La Samaritana lo probó todo y nada funcionó. Mire, hasta que no se relacione con Dios, su vida no estará bien. 

QUE PASA CUANDO ALGUIEN ESTA VACIO ? 

Esta vacío, frustrado,, se divide su mente, siempre esta buscando algo que satisfaga ese profundo vacío, unos lo hacen ingiriendo alcohol, otros con drogas o con sexo, o con cosas materiales, etc. Podrás tomar toda el agua que puedas, pero no vas a poder saciar la sed que hay en tu ser interior, porque solo hay una cosa que satisface el corazón y Jesús se lo dijo a la mujer, le dijo que el agua de la que Él hablaba es eterna, que fluye y perdura. 

JUAN 10:10 » ….yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.» 

Esa palabra abundancia significa que se desborda, es mas que suficiente, que llena, y que satisface. 

COMO ES ESA VIDA 

Al beber del agua que ofrece Jesús, recibimos esto: AMOR, GOZO, PAZ, PACIENCIA, BENIGNIDAD, BONDAD, FE, MANSEDUMBRE, TEMPLANZA, es decir los fruto del Espíritu (GÁLATAS 5:22-23). Es decir que si tenemos a Jesús en nuestras vidas, tenemos el privilegió de tener todo eso. Esa es la promesa. 

La mujer se percato de lo que sucedía y dice la Palabra que corrió a la ciudad: 

JUAN 4: 28-30 » Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres: Venid, ved a un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho. ¿No será este el Cristo?. Entonces salieron de la ciudad, y vinieron a él.

Desde luego que ella reconoció que Jesús era el Cristo y sabemos que ella aceptó a Cristo como su Salvador, no bajo los términos que conocemos, porque al contarles lo que sucedió, no le hubieran escuchado, sino hubieran visto el cambio transformador que reflejaba. Y vinieron a conocer a Jesús, entendiendo quién era Él. 

JUAN 4: 39- 42  » Y muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por la palabra de la mujer, que daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho. Entonces vinieron los samaritanos a él y le rogaron que se quedase con ellos; y se quedó allí dos días. Y creyeron muchos más por la palabra de él, y decían a la mujer: Ya no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente este es el Salvador del mundo, el Cristo.

O sea que Dios también cambió sus vidas. Por lo tanto, no importa dónde se encuentre en la vida, ni cuánto este sumido en su situación, frustrado, preocupado, desvalido, desesperado porque todo lo que ha probado no ha tenido exito. Le invito a que prueba lo único que funcionará: Jesucristo. 

Talvez usted se pregunte y cómo lo hago?. Sencillamente haga esta oración conmigo, repitiéndolo en voz alta:  «Padre celestial, vengo humillado delante de tu presencia, a pedirte perdón por mis pecados, me arrepiento de todos y cada uno de ellos. Hoy, quiero entregar mi vida a ti. Ven a morar a mi corazón y a todo mi ser. Abre mis ojos espirituales para seguirte a ti, y hacer tu voluntad. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.»  

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios