Categoría: Fe

Sanidad Interior

Malaquias 4:5-6 "He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible. Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición."

 Esta Palabra se cumple en estos dias, una Palabra profética de los últimos tiempos, ya que en los últimos tiempos se desatarán problema de relaciones en la familia, familias desunidas, personas con dolor y corazones quebrantados.

Porque el espiritu de Elias?, que hace esta unción?:

1. Trae la sanidad en las familias. 

Y restaura la identidad de los miembros de la familia.

2. Restaura el poder sobrenatural de Dios. 

Y devuelve el ministerio profético, porque los profetas habían sido destruidos.

3. Restaura el altar de Dios.

En otras palabras, restaura la adoración del corazón y devuelve el corazón de una persona al Padre. Hay tal necesidad hoy para levantar adoradores.

Adoradores que adoren al Padre en Espíritu y en verdad, es decir, sin encubrir nada, porque con esto, lo que quiere Dios es tener intimidad contigo, que le conozcas a Él, y por lo tanto, Él quiere traer sanidad a tu corazón.

4. Confrontar al espiritu de Jezabel.

Hay un poder operando en la Nación que está influenciando atravez de la Nación, confundiendo a las personas para que pierdan su camino, ese espíritu está operando poderosamente en estos dias.

Tenemos que aprender a reconocerlo y entender que nos tenemos que parar frente a ello, porque trabaja en las familias, porque trabaja en las Iglesias y ha afectado al pueblo de Israel y Elías tenía que confrontarlo. Sú propósito era traer sanidad al corazón quebrantado.

Porque donde quiera que el corazón esté quebrantado, el espíritu de Jezabel, busca tener acceso. Por eso Dios está interesado en tu corazón.

Salmo 147:3 " Él sana a los quebrantados de corazón, Y venda sus heridas."

Dios no es severo, sino lleno de compasión, quien entiende tu dolor, que entiende por todo lo que has pasado y su deseo es entrar a tu vida y sanar esos lugares heridos, esos lugares de dolor.

QUE SIGNIFICA UN CORAZÓN QUEBRANTADO?

Primero, comencemos por lo que es el corazón. El corazón es el centro de tu cuerpo, es el centro de tu identidad, es el alma y su espíritu conectados. Por eso es que para Dios, tu corazón es importante.

Proverbios 4:23 " Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida."

Protege tu corazón, guardalo, vela sobre tu corazón, es lo mas importante de tu cuerpo, porque del corazón fluyen los asuntos de la vida.

El Ministerio de Jesús era el corazón. Él, continuamente le hablaba al corazón, porque como piensas en tu corazón,  asi es él.

Mateo 10: 27  "…..Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma,"

Este es el primer mandamiento de Dios "Amarlo con todo nuestro corazón". Pero como lo podemos amar, si tú corazón ha sido quebrantado? . No lo podemos amar si hay partes de ese corazón que están en secreto, que están quebrantados.

Quebrantado significa que está hecho pedazos, que está fragmentado.

Para esto fué ungido Jesucristo:

Lucas 4:18 "El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos,"

Sanando y desatando a aquellos que han sido maltratados en su vida y en su corazón.

Segundo, corazón quebrantado signiifica, haber pasado atravez de experiencias dolorosas. Parte de tí, tiene un dolor atrapado en el corazón.

COMO SE HIERE EL CORAZÓN?

Pudo haber sido desde el vientre, o porque alguien trató de abortarte y al final sobreviviste; o algún abuso emocional, físico o emocional; algún luto; algún divorcio; algún adulterio; o golpeado; o traicionado; o por algún problema familiar.

Pero Dios sana los corazones quebrantados y Él quiere sanar tú corazón, si tú se lo permites a Él.

SI TU CORAZÓN ESTÁ HERIDO TE ENFRENTAS A UNA DECISIÓN.

Mucha gente le echa la culpa a quienes te hirieron, pero si echas la culpa a alguien, tu pierdes el poder y te conviertes en victima.

1. O puedes buscar a Dios, quien sana los corazones quebrantados, reconociendo tú dolor y traerlo a Él. Porque?, porque Él llevó todo eso en la cruz del calvario.

Lucas 53: 3-5  " Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

 Porque Él llevó nuestra pena y dolor, llevó nuestro rechazo, llevó nuestro trauma, llevó nuestro abuso. Entonces puedo venir a Él y dejarlo que me sane y perdonar a los que te hirieron.

No importa lo que te haya sucedido en la vida, Dios quiere encontrarse contigo y sanar tu corazón quebrantado. Quiere traer revelación de su amor, para que puedas ministrar a otros y te conviertas en un testimonio vivo de que Él, sano tu corazón quebrantado y que puede sanar tu corazón ahora mismo.

2. O tomar otra decisión, y ésta es la que muchos hacen: escoger enterrar el dolor. Escoger esconder el dolor, controlar el dolor, esconder esa parte de su vida, esa memoria tan dolorosa, la verguenza, el dolor que pasamos.

Cuando eso sucede, las personas hacen un voto secreto, nunca confiaré en un hombre, nunca confiaré en una mujer, nunca voy a mostrar mis sentimientos, o mis emociones, nunca me haré vulnerable, nunca seré como mi padre, nunca seré como mi madre, nunca me casaré con un esposo, etc.

Al hacer ese voto, tomamos la decisión de controlar ese dolor y controlar nuestras vidas, nuestras relaciones, estamos escondiendo la amargura, el resentimiento, una porción de nuestro corazón que contiene su memoria, hemos cedido a un espiritu controlador, hemos cedido al espíritu de Jezabel y puesto de acuerdo con ese espíritu para encubrir lo que está sucediendo  y ese espíritu tiene acceso a esa parte de nuestras vidas. Tú le has abierto la puerta a ese espíritu.

Sí tu cedes al espíritu de Jezabel, vienes bajo su influencia, ahora, viene a controlar tu vida y a tus relaciones y se manifiesta de diferentes maneras. La mujer tiende a ser seductiva y busca la manera de manipularte. En el hombre, trata de ser intimidante, tiene problemas de ira. La gente se siente rechazada y están temerosas y entonces el espíritu de muerte y de luto se disfrutan y puede llevar a las personas a la adicción.

Al espiritu de Jezabel, las personas le ponen un distintivo de mujer, pero no es una mujer, es un poder demoníaco.

Para que sepamos de donde procede ese espíritu, en el tiempo de Elias, Jezabel era la esposa del Rey Acab, quien trajo la adoración a Baal, dios del clima, de la tormenta y el dios de la fertilidad; asimismo trajo la adoración de Asera, diosa de la guerra, reina del cielo. La adoración a esos dioses ofrecían a niños en sacrificio, y era acompañado de hombres y mujeres prostitutas, ademas, Asera podía cambiar hombres en mujeres y mujeres en hombres. Los adoradores se vestían, mitad hombre y mitad mujer.

Este es un poder demoníaco que distorsiona el genero, trayendo perversión al diseño de Dios. Que llama a la gente a seducirlos para que se alejen de Dios, para cosas que marcan o dañan a las personas y las llevan a la atadura. Todo esto porque hay dolor en sus vidas y es más facil buscar un sustituto que buscar a Dios.

La mayoría de las personas evitan enfrentarse al dolor y evitan lidear con el problema, sustituyéndola por otra cosa.

Eres tú uno de ellos?, habrá algún area de la cual no quieres hablar?, hay alguna parte de tu vida que está quebrantada?, porque en esas areas de tu vida, el espíritu demoníaco del que hablamos tiene acceso para manipularlo, aislarlo, y crear ciclos de destrucción en sus relaciones. Este es el espíritu de Jezabel.

Apocalipsis 2:20-23 "  Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación. He aquí, yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella. Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras."

 Sí le das lugar para que tenga acceso a tu vida, si le permites que afecte tu vida, hará su obra.

QUE ES LO QUE HACE EL ESPIRITU DE JEZABEL?

1. Reemplaza tu verdadera adoración de corazón a Dios. Esto con el objetivo de mantener parte de tu corazón atado, para que quede con el dolor y no las abra a Dios.

2. Se opone y para, lo sobrenatural en tu vida. Es para socabar el orden de Dios en las relaciones, para socabar los matrimonios, socabar el liderazgo y llevarlo a relaciones, conecciones y ataduras destructivas.

3. Robar tu identidad. Dejarte aplastado por el rechazo, robar la asignación de su vida para que no se sienta capaz de cumplir la asignación o los propósitos de Dios en tu vida

COMO PODEMOS SABER QUE ESTE ESPIRITU DE JEZABEL ESTA OPERANDO EN TU VIDA Y COMO DESACTIVARLO.

Tu lo ves por el fruto cuando estás cerca de alguien controlador, te sientes atemorizado, vives en un estado de tensión, el aislamiento se hace parte de tu vida.

Sino lo resuelves, vas a ser cotrolado, pero recuerda que Dios quiere sanar tu corazón, y revelarte su amor para que seas libre. Si has controlado el dolor en tu vida, tienes ira, dolor, resentimiento, odio, hecho un voto secreto y te has puesto de acuerdo con ese espíritu, necesitas romper ese acuerdo.

1. Humíllate y busca al Señor.

2. Reconoce que tienes dolor, falta de perdón, trauma, o que tienes cosas en tu corazón que nunca has hablado de ellas.

3. Arrepientete de eso. Apprepentirse de estar con temor y arrepentirse de tratar de controlar su vida.

4. Invitar al Señor a ese lugar. Cuando lo invitas a ese lugar, donde tienes ese dolor, Él viene y te sana.

Lo sanó en la cruz del calvario, Jesús llevó sus dolencias, llevó nuestros pecados, llevó nuestros rechazos, llevó nuestro abuso, fué publicamente humillado, fué publicamente avergonzado, llevó toda maldición generacional, e hizo todo eso para que su corazón fuese sanado y sea libre para recibir y caminar en amor, abrir su corazón a la gente y ser tu mismo, sin tratar de mantener una imagen, sin pretender ser alguien y ser una persona real, una persona amorosa.

Tenemos que permitirle a Dios tener acceso a nuestro corazón para que lo sane.

OREMOS: Padre mío, vengo ante tí, te doy el control de mi vida a tí, mi corazón está quebrantado, ven y sáname, me arrepiento por tener amargura, por controlar mi vida, por controlar las vidas de las personas alrededor mío, me arrepiento, perdono a los que me hicieron daño, los perdono, los desato ahora, rompo mi acuerdo con Jezabel y con todos esos espíritus malignos. Declaro mi libertad, ahora, en el nombre de Jesús."

Ahora yo voy a orar por tí: "Jesús viene a sanarnos. Y hablo al espíritu de Jezabel, al espíritu de muerte, al espíritu de amargura, al espíritu de rechazo, al espíritu de abandono, al espíritu de brujeria, te ordeno que te vayas. Rompo toda maldición generacional de brujeria, vete ahora mismo y desato los cautivos, en el nombre de Jesús." "Y ahora, Señor Jesús, derrama de tu amor sobre tus hijos y sana al quebrantado de corazón. Amén."

 

FUENTE: Gracias Pastor Mike Connell por sus enseñanzas.

 

Comentarios

Que Su Presencia Vaya Con Nosotros

Como seres humanos, tomamos decisiones en base a lo que conocemos y sabemos. Pero como híjos de Dios, podemos tomar decisiones basados en lo que hemos investigado, pero también basados en el conocimiento de Dios, de su caracter, de su poder absoluto y de su fidelidad en cumplir su Palabra.

En definitva, cuando tomamos decisiones bajo esta perspectiva, todo lo que estamos haciendo es anunciando su Nombre, porque vemos los resultados de su poder en todo lo que hacemos.

Exodo 33:12 " Y dijo Moisés a Jehová: Mira, tú me dices a mí: Saca este pueblo; y tú no me has declarado a quién enviarás conmigo. Sin embargo, tú dices: Yo te he conocido por tu nombre, y has hallado también gracia en mis ojos.

De acuerdo a este versículo de la Palabra, Moises sabía que tenía una misión importante y no se sentía capaz de llevarla a cabo y se atrevió a preguntarle quien iría con ellos?, como podría dirigir a ese pueblo tan grande por el desierto!. Yo creo que sus sentimientos le estaban traicionando y no hallaba de quien agarrarse para cumplir lo que Dios le había pedido.

Pero como Dios empezó a declararle: Mira que tu conoces mi Nombre y has hallado Gracia delante de mis ojos. Como nos sentiriamos si Dios nos hablara de esa manera. Increibles, no!.

Lo que pasa es que:

1. Él demanda de nosotros Fé. Fé como la de un niño, sin restricciones, con confianza y sobre todo percibiendo la confianza que Dios tiene en cada uno de nosotros, porque Él cree que nosotros somos capaces.

2. Nuestra seguridad depende de la presencia de Dios.

Exodo 33:13-14 " Ahora, pues, si he hallado gracia en tus ojos, te ruego que me muestres ahora tu camino, para que te conozca, y halle gracia en tus ojos; y mira que esta gente es pueblo tuyo. Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso. 

 El quiere que anhelemos su Presencia. Es más aquí, Él promete su Presencia y Él quiere que lo anhelemos.

3. Su Presencia nos apartará del mal, pero no quiere decir que no vayamos a sufrir.

Exodo 33:15-16 " Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí. ¿Y en qué se conocerá aquí que he hallado gracia en tus ojos, yo y tu pueblo, sino en que tú andes con nosotros, y que yo y tu pueblo seamos apartados de todos los pueblos que están sobre la faz de la tierra?

 Somos propensos a tener pérdidas. Somos propensos a enfermarnos. Y somos propensos a perderlo todo.

4. Sin embargo, hay algo que nadie nos puede quitar jamás: Su Presencia. Dios hará lo que sú Palabra ha dicho, no nuestras palabras.

Éxodo 33:17 " Y Jehová dijo a Moisés: También haré esto que has dicho, por cuanto has hallado gracia en mis ojos, y te he conocido por tu nombre.

No lo iba a hacer solo porque Moisés, lo dijo, (porque nosotros no le decimos a Dios que hacer, ni que decir, no se nos olvide que Él y sólo Él es el Rey de reyes y Señor de señores).

Él lo iba a hacer, porque Dios mismo lo había dicho ya. Éxodo 3:7-10 7 " Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias, y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo. El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen. Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.

Por lo tanto, estemos confiados, que su Palabra se cumplirá, su Palabra nos sostendrá y nos mostrará su Gloria.

Éxodo 33:18 " Él entonces dijo: Te ruego que me muestres tu gloria."

Te ruego que me muestres tu gloria… ¿Quieres ver su Gloria? Escudriñemos las Escrituras. Llenémonos de esperanza y gozo y no desmayemos, siguamos perseverando, siguamos creyendo porque Dios ya obtuvo la victoria en la cruz del calvario. 

 Colosenses 2:13-14 " Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz."

Este es nuestro fundamento, Cristo nos dió vida, perdonó nuestros pecados, anuló el acta de los decretos que habia contra nosotros, pero ahora tenemos sanidad, liberación, prosperidad, bendición y sobretodo, nos devolvió la autoridad que habiamos perdido.

Esto es parte de los beneficios de estar en Cristo, y todo se cumple siempre y cuando anhelemos, busquemos de su presencia cada día, meditando en su Palabra y rindiendo nuestras vidas a su voluntad, la voluntad perfecta de Dios.

Que Dios nos bendiga a todos y que su Presencia esté con y en nosotros todos los dias de nuestras vidas. Y entonces veremos la Gloria de Dios día a día.

_________________________________________________________________________________________________________________

Fuente: Mi apreciado hermano y amigo Dorian Banegas.

Comentarios

Jesucristo: Nuestro Substituto

“¡Sea crucificado!” (Mt 27.22). Eso fue lo que los líderes religiosos de Israel exigieron que los romanos hicieran con Jesucristo, pues la crucifixión era la peor muerte imaginable.

Fue una práctica que se originó con los bárbaros siglos antes y fue transmitida a los persas, griegos y, finalmente, a los romanos, que la refinaron para hacer sufrir más a la víctima. Los líderes judíos demandaron que Cristo fuese ejecutado para deshacerse de Él de una vez por todas. Lo cual continúa siendo el deseo de muchos, pues no quieren tener nada que ver con Cristo. Pero quienes lo conocemos y amamos, deseamos que sepan que el Señor vino a salvar a los pecadores.

Cuando Jesucristo se dio a conocer como un predicador que proclamaba un nuevo mensaje, los líderes religiosos de su época lo odiaron por perturbar su sistema religioso. No aprobaban lo que enseñaba y temían perder el control que tenían sobre las personas. Sin embargo, la cruz en la que pidieron que muriera vino a ser el medio por el cual se ofrecería salvación a todos los que creyeran en Él.

Corintios 1.18, 22-24 contrasta dos perspectivas diferentes de la cruz: la de los que se pierden y la de los que se salvan. “Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios… Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; más para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios”.

El mensaje de Jesucristo era diferente al de los líderes judíos porque ofrecía una vida nueva.

Le dijo a Nicodemo, quien era fariseo y maestro en Israel, que nadie puede ver el reino de Dios si no nace de nuevo en el Espíritu (Jn 3.3). En el Sermón del monte, Jesucristo describió el estilo de vida que agrada a Dios, el cual difiere del que enseñaban los fariseos. Incluyó amar a los enemigos, perdonar las ofensas y confiar en que nuestro Padre celestial proveerá para nuestras necesidades.

Además, el Señor hizo milagros que enojaron a los religiosos. Sanó enfermos y revivió muertos. La multitud que le seguía aumentaba; pero, a pesar de la evidencia de su deidad, los líderes religiosos se volvieron contra Él y usaron la autoridad que tenían para llevarlo a la muerte. Les enojaba el que afirmara ser el Hijo de Dios y el único camino a la salvación.

Aunque quizás nos preguntemos cómo alguien podría sentir esa clase de hostilidad hacia Cristo, muchas personas hoy en día aborrecen el escuchar su nombre, pues el mismo representa el camino angosto a la salvación. Están dispuestos a mencionar a Dios, pues toda religión cuenta con algún dios; pero el hecho de que Cristo afirmara que solo Él era el camino a Dios les ofende.

Lo que creemos acerca de Jesucristo es vital.

La Biblia declara que Cristo es el unigénito Hijo de Dios. Su venida fue anunciada por los profetas del Antiguo Testamento como la que liberaría a las personas de sus pecados y rebeliones contra Dios. Sin embargo, esta creencia ha venido a ser poco popular en nuestros días, pues amenaza a una sociedad que desea ser libre de hacer lo que le plazca. Se ofenden contra cualquiera, en especial cuando un creyente les dice cómo deben vivir. Y mientras más el creyente obedece, adora y sirve a Cristo, más incómodos se sienten a su lado.

La muerte vicaria de Jesucristo en la cruz es el corazón del cristianismo.

Morir como nuestro substituto fue la razón principal por la cual el Hijo de Dios vino al mundo. Como es Dios y llevó una vida perfecta, era el único que podía pagar por los pecados de la humanidad. Por eso nació de una virgen, para ser humano y morir en la cruz por nosotros. Dios- Padre depositó nuestros pecados sobre su Hijo, quien sufrió la ira que merecíamos. Sin su muerte expiatoria no habría salvación, y todos moriríamos en nuestros pecados padeciendo la ira de Dios por toda la eternidad.

Así como Jesucristo es el único substituto, también es el único camino a la salvación.

  • El Señor lo afirmó al decir: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Jn 14.6). No hay otra manera en la que podamos ser perdonados y reconciliados con Dios, sino solo por medio de la muerte expiatoria de Cristo en la cruz. Todos los que creen en Él como Señor y Salvador son perdonados de sus pecados y son hechos dignos ante Dios.
  • Pablo también declaró que Jesucristo es el único camino. En Romanos 5.8-10 se describe de una manera maravillosa: “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida”.
  • Pedro proclamó a Jesucristo como el único camino. Al defender el evangelio ante los líderes hostiles del Sanedrín judío, dijo: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hch 4.12).

Aunque como cristianos seamos acusados de tener una mente estrecha, debemos mantenernos firmes y aferrarnos a la verdad de la Biblia, la cual nos dice cómo ser salvos. Seremos criticados, pero no debemos avergonzarnos del evangelio de Jesucristo.

Y además, debemos ser valientes al proclamar la salvación por medio de Cristo. Todas las personas necesitan saber que: “de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna” (Jn 3.16). Todos los que confían en que la muerte de Jesucristo saldó la deuda de sus pecados y rinden su vida ante Él, pueden estar convencidos de que sus nombres han sido escritos en el Libro de la Vida del Cordero y que pasarán la eternidad en el Cielo.

FUENTE: Gracias Pastor Charles Stanley por sus enseñanzas.

Comentarios

Escoge el Camino Correcto

¡Dios te castigará por eso! La mayoría de nosotros ha expresado esas palabras por años. De alguna manera, hemos creído que a Él le gusta causarnos dolor y castigarnos cada vez que pecamos. Pero no es cierto. Es verdad que la paga del pecado es muerte; sin embargo, no es Dios quien la ocasiona.

La Biblia dice que por miles de años ha estado en vigencia una maldición, pero el diablo es el causante de ella, no el Señor. Dios nos advierte acerca de ésta en Deuteronomio 30:19. Después de describir en detalle las bendiciones que recibirán los que siguen al Señor y las graves consecuencias que sufrirán los que se aparten de Él, dice: «… os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia».

Analícelo de la manera siguiente. Existe un lugar que se llama maldición. Dios nos advierte acerca de ese lugar y nos insta a no tomar el camino que nos conduce allí. Ahora, Él nos ha dado libre albedrío para que escojamos el camino que queramos seguir. Si elegimos el camino que lleva a la maldición, y no nos desviamos; allí llegaremos. ¿Será porque Dios nos envió? ¡No! Pues Él nos advirtió que no fuéramos ahí.

Es vital tener presente que no importa si se encuentra en el camino hacia la maldición o está viviendo en ese lugar, Dios puede rescatarle en cualquier momento. Lo sacará de ahí; y lo hará libre de enfermedades, vicios y cualquier cosa que le tenga esclavizado.

Si usted hoy se encuentra en el camino equivocado y ve la destrucción que se avecina, arrepiéntase y tome el buen camino. Encomiende su camino a Jesús para que Él le libere de cualquier cosa que le tenga cautivo. Para comenzar, usted puede orar: Señor Jesús, he tomado el mal camino y ahora mismo te pido que me perdones. Quiero escoger la vida y Tu camino. Por favor, libérame de esta atadura y lléname de Tu Espíritu Santo. ¡Gracias, Señor!

Recuerde que no importa lo que haya hecho, Dios no quiere castigarlo, sino perdonarlo. Él desea salvarlo y levantarlo. Confíe en Él para que le ponga en el camino de la vida hoy.

 

Fuente: Gracias por sus enseñanzas Pastor Kenneth Copeland

Comentarios