Categoría: Fe

COMO TRANSFORMAR LA CRISIS EN OPORTUNIDAD

Ante la crisis que estamos viviendo, Como respondemos?

No deberíamos enfrentarla enojados, preocupados, ni en temor, sino mas bien, en fe porque eso es lo que le agrada a Dios. De ahí que donde hay fe, el temor tiene que huir de nuestras vidas.

Tenemos que entender que Dios nos dio la fe para estos tiempos. Una cosa es clara, si respondemos bien, será de mucho provecho para nosotros, pero sí respondemos mal, pagaremos un alto precio.

Lo cierto es que en cada crisis hay una oportunidad para edificarnos.

Por lo tanto, no debemos enfocarnos en las crisis, sino en Dios. A continuación, enumerare una serie de sugerencias que han trabajado en mi vida y que estoy seguro trabajará en la tuya.

1. Debemos ver toda crisis de la manera que Dios desea que la veamos.

ROMANOS 8:28 «Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.»

Este es el primer principio. Todas las cosas nos ayudan a bien. Talvez no lo entendamos ahora, pero lo veremos porque Dios esta haciendo algo. Lo que sí debemos estar seguros es que si verdaderamente lo creemos, creceremos en fe, creceremos en confianza hacia Dios  y en nosotros.

2. Dios esta en control de todo.

SALMOS 103:19 «Jehová estableció en los cielos su trono, y su reino domina sobre todos.»

En otras palabras, Dios tiene control de todas las cosas. Si Dios ha permitido esta crisis, es por algo..

Sino creyéramos que Dios está en control, tendríamos razón para preocuparnos y angustiarnos. Dios esta al mando de todo y Él tiene el control absoluto.

3. Aceptar la verdad de que los pensamientos y caminos de Dios son diferentes a los nuestros.

ISAIAS 55: 8-9 «Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.» 

Lo que Dios dice es que no siempre entenderemos lo que Él esta haciendo, ni entenderemos porque Él permite que suframos bajo ciertas circunstancias. Así que no nos desanimemos

Porque si entendemos que Dios tiene el control de todo lo que sucede, y que es para provecho nuestro, tendremos la oportunidad de descubrir algo de Dios que nunca antes lo había hecho. Ademas, no estamos solos, Él también se involucra en nuestra dolor cualquiera que sea.  

4. No emitir juicios precipitadamente.

Un juicio rápido siempre es la actitud equivocada. Mas bien, podríamos preguntarle al Señor: Que estas haciendo?, no me gusta y no entiendo porque has permitido que esto suceda!.

Pero sí creemos que Dios tiene control de todas las cosas y que sus caminos son más altos y si son más altos, significa que son más provechosos y más sabios para nosotros.

5. Enfocarse en Dios y no en la crisis.

Si nos concentramos en las crisis, el dolor y todo lo demás, nos distraeremos y perderemos conciencia del consuelo y del amor incondicional que Dios tiene por nosotros.

Y COMO LO PODEMOS HACER ?, al leer la BIBLIA, entonces Dios se convertirá en nuestro enfoque.

Él nos alentara y nos retara o nos traerá algo que no debe estar en nuestra vida. Veremos las cosas desde su perspectiva porque son verdades creíbles, indestructibles e incambiables de Dios. Él actúa a nuestro favor, Él tiene el control, no lo entendemos pero Dios si lo entiende.

6. Debemos confrontar nuestra ira de inmediato.

No es que no debamos enojarnos, la Biblia dice que no se ponga el sol sobre vuestro enojo. es decir, no acostarse enojado.

EFESIOS 4:26 «Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,» 

No hay que dejarlo allí, porque si permanecemos en el enojo podríamos perder el propósito de Dios para nuestras vidas.

7. Hay que rendirse a la voluntad de Dios cualquiera sea la situación.

Todo se reduce a si le creemos o no a Dios. Todo nos ayuda a nuestro bien, Él tiene dominio de todo, dice que nos ama incondicionalmente. Si lo creemos creceremos espiritualmente.

8. Demostrar gratitud.

1 Tesalonisenses 5:18 «Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.» 

Aun cuando el mundo se esta viniendo encima, debemos demostrar gratitud a Dios. Pero solo le daremos gracias a Dios sí entendemos que Él esta en control y esta haciendo algo bueno en nosotros.

Así que gracias a pesar de todo porque la gratitud siempre funciona.

9. Debemos decidir ver las crisis como una oportunidad en nuestra vida.

Talvez no veamos el cuadro completo en todo lo que Dios esta haciendo, ni nadie lo ve, pero Dios esta actuando en nuestra actitud, en nuestra perspectiva, en nuestra forma de tratar y responder a los demás.

Él esta actuando para que estemos tranquilos donde Él quiere que estemos.

10. Rechazar consejos que no sean Bíblicos de lo que nos sucede.

Debemos de confiar en Dios y no en lo que nos digan otras personas, a menos que busquemos la sabiduría de alguien de confianza que conoce y ama al Señor y anda en sus caminos. Antes observa cómo vive. Sino vive como agrada a Dios no los escuche.

11. Hay que estar en oración constante y escuchar las instrucciones de Dios.

Aunque usted no lo crea, Dios siempre escucha nuestras oraciones porque Él desea darnos dirección y oportunidades. Quiere que saquemos provecho de todas las situaciones en nuestra vida.

Por eso es que aquí entra en acción el Espíritu Santo.

Juan 15:15-18 «Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos;» 

Hay una condición, si amamos a Dios y guardamos sus mandamientos, entonces el Espíritu Santo hará posible que crezcamos, este con nosotros a cada momento y seamos conformados a la imagen de Cristo.

Lo que pasa es que nuestra vida de oración se aumenta con las crisis. Sino oramos y no leemos la Palabra, nos espera una crisis.

12. No dejarnos llevar por nuestras emociones cambiantes.

Probablemente has dicho: he orado y no ha habido ningún cambio, así que pensamos, no siento que Dios me este escuchando.

Muchas veces los sentimientos son enemigos a la obediencia a Dios. Recuerda, Dios no se basa en los sentimientos, se basa en la fe y la obediencia.

13. Obedezcamos a Dios y dejémosle las consecuencias en sus manos.

Esta es la clave, Tener fe de que Dios tiene control de todas las cosas, que todas las cosas nos ayudan a bien, obedezcámosle y dejémosle las consecuencias a Él en sus manos.

Lo que debemos decidir es: creo lo que Dios dice ser; creo que Dios actúa como lo hace; creo que Dios me ama lo suficiente para involucrarse personalmente en mi vida; creo que cuando no entiendo, Dios me entiende; creo de todo corazón que Dios tiene un plan y una voluntad para mi vida.

Lo esencial es nuestra fe.

No dije que seria fácil pero sé que Dios nos ayudara sea lo que sea.

Sin embargo, esto no será una realidad en tu vida, si tu no has aceptado a Jesus en tu corazón, pero si lo aceptas, te darás cuenta que esto es una verdad. Por eso, te invito a orar conmigo y que Jesús venga a morar a tu vida.

Repite después de mí: «Padre celestial, vengo delante de tu presencia, pidiéndote perdón por mis pecados. Me arrepiento de todos ellos y te pido que me limpies con tu preciosa Sangre. Inscríbeme en el Libro de la Vida y haz de mí una nueva criatura. Ven a morar a mi corazón, lléname con tu Santo Espíritu y dirige mis pasos. Te lo pido en el nombre de Jesucristo tu Hijo Amado que murió en la cruz por mis pecados.»

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

EN TIEMPO DE CRISIS: LO IMPORTANTE ES TENER UNA VIDA FORTALECIDA Y FIRME EN JESÚSCRISTO

Porque queremos tener una vida firme en Dios?, porque eso, nos dará dirección, fruto, paz y una vida diaria enriquecida en Dios. Entonces qué podemos hacer para tener una vida fortalecida en Dios?.

Jesús mismo nos da la respuesta atravez de su Palabra:

MATEO 7:24-25 «Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.»

De acuerdo a éste versículo, toda tormenta, toda tribulación, toda prueba que venga a nuestra vida, la podremos sobrepasar, siempre y cuando estemos fundamentados en la roca que es Cristo Jesús.

Y este fundamento es para toda persona ya sea de 16 o de 78 años porque lo que tengamos dentro de nosotros es lo que hará la diferencia en el mundo. Muchos podrán burlarse de ti, pero cuando vengan las tormentas, las dificultades, el dolor, el sufrimiento o la muerte, la gente que ha construido su vida sobre la roca, tendrá una vida firme y si la construido sobre el fundamento correcto.

COMO TENER UNA VIDA FORTALECIDA Y FIRME?

1. Lo primero es poner a Jesucristo como tu Salvador personal. 

JUAN 3:1-3 » Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él. Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

Aquí Jesús le manifestó a Nicodemo que tenia qué nacer de nuevo para entender las cosas de Dios. Nacer de nuevo implica aceptar a Jesús como tu Salvador y Señor.

Este es el principal fundamento para ser firme en Dios, no hay otra manera.

2. Una persona firme es aquella que es guiado por el Espíritu Santo.

JUAN 14:15-18 » Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros… No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.» 

Esta es otra verdad, que cuando nacemos de nuevo, entonces somos sellados por el Espíritu Santo. Nada menos que la Tercera Persona de Dios. Y quiero enfatizar el hecho de que Él está con nosotros todos los días de nuestra vida. Qué privilegió.

Dios sabía que no podríamos vivir la vida separado de Él, porque el Espíritu Santo te empodera para cumplir tus propósitos, para guiarte, para dirigirte y para que tomes las decisiones mas correctas y sabias.

3. Toma tiempo a solas con Dios en oración.

MATEO 6:6 «Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.» 

La oración es el punto de conexión con Dios. Una vida firme tiene una comunión firme con Dios, porque es ahí donde sabes como hablarle, como escucharle, como presentar tus necesidades, como traer las cosas a Dios, tus necesidades, tu gozo, tu paz.

Tienes que enseñarle a tus hijos lo más temprano posible, orando con tus hijos, porque sino lo haces desde pequeños, no los prepararás para la vida. Ellos deben creer por sí mismos que Dios es su Dios y que no deben depender de nosotros sino de Dios. Por eso deben de tener tiempo de oración personal cada día.

Esto debe ser una disciplina diaria en tu vida.

4. Una vida firme está fundamentada sobre las enseñanzas de la Palabra de Dios, la pone en practica y la obedece.

SANTIAGO 1:25 » Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este será bienaventurado en lo que hace.» 

Una cosa es oír la Palabra y otra es aplicarla. Por eso debemos traer la Biblia a la Iglesia para escucharla, leerla y permitirle que nos ministre, y nos transforme.

Sino lees y meditas en la Palabra, ademas en la Iglesia, sino cada día en tu casa, no tendrás versículos que declarar en tiempos de dificultad.

El declarar la Palabra y creerla es poner nuestra fe en acción. Por eso te invito a que leas en voz alta los siguientes versículos:

SALMO 91:1-10 «El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quién confiaré. Tú me librarás del lazo del cazador, de la peste destructora. Con tus plumas me cubrirás, y debajo de tus alas estaré seguro; tú eres mi escudo. No temeré el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a mi lado mil, y diez mil a mi diestra; mas a mi no llegará. Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por mi habitación, no me sobrevendrá mal, ni plaga tocará mi morada.»

Asimismo, debemos obedecerla. Cada vez que meditamos en la Palabra de Dios, ajústate a lo que dice la Palabra, entonces, veras la mano de Dios sobre tu vida, bendiciéndote a ti y a tu familia.

Obedecer a Dios debe ser la norma de todo cristiano.

5. Ver a Jesucristo como la fuente de nuestra fortaleza.

FILIPENSES 4:13 «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.»

El Apostol Pablo fue encarcelado, golpeado, apedreado, y a pesar de eso, nunca lo desanimaron, ni nunca renunció a Cristo Jesús, porque su fundamento era solido.

No lograron pararlo porque él era fuerte en la Palabra de Dios, firme en su obediencia, firme en su relación con Dios y porque él sabia en su corazón que la fortaleza de su vida era su relación personal con Jesucristo.

Por eso cada mañana deberíamos decir: «Padre, quiero agradecerte que tú eres mi fortaleza en este día.» Ya que cuando declaramos esta verdad, invitamos al Dios Todopoderoso a nuestras vidas.

6. Rápido para olvidar y perdona facilmente.

MATEO 5:44 «Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;»

Aquel que no perdona se afectará corporal, emocional y espiritualmente, porque una persona firme tiene cuidado de cómo se relaciona con la gente.

Asimismo, puede obstruir su relación con Dios, contristar al Espíritu Santo ya que la intención de Dios es que camines en santidad.

7. Un hombre o una mujer fortalecida es firme en su fe, cree en la Palabra de Dios, tiene paz interna, resiste las tormentas de la vida y aprende de ellas.

JOSUE 1:5 «Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.»

Una persona firme en Dios, tiene fe en lo que Él dice en su Palabra, y esta confiado para cuando vengan las crisis, no le pregunta a Dios: porque estoy enfermo?, porque perdí mi trabajo?, o porque perdí mi dinero?; sino que se afirma en Dios, se fortalece, tal como le sucedió al Apostol Pablo después de todos los incidentes y dificultades, le sirvió a Dios para que escribiera la mayoría de los Libros del Nuevo Testamento.

Esas tribulaciones sirven para que seas la persona que cumpla los propósitos de Dios, lleves a cabo su voluntad y que tengas una vida firme y fortalecida. 

2 REYES 6:   «Y se levantó de mañana y salió el que servía al varón de Dios, y he aquí el ejército que tenía sitiada la ciudad, con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: ¡Ah, señor mío! ¿qué haremos?. Él le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos. Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo.» 

Al meditar en esta Palabra, podemos discernir que cuando estamos firmes en Cristo Jesús, tenemos la seguridad de que no estamos solos, y tenemos la seguridad de que los ángeles de Dios están alrededor nuestro protegiéndonos para salvarnos de toda situación adversa.

Si has leído este mensaje, estoy seguro que tu anhelas tener una vida firme en Dios porque entonces harás prosperar tu camino y saldrás victorioso de toda situación adversa. Pero lo primero que tienes que hacer es venir a Dios con una actitud de rendición, pidiéndole que venga a morar a tu corazón y nazcas de nuevo.

OREMOS: Padre celestial, vengo delante de tu presencia, para pedirte que perdones mis pecados, me arrepiento de ellos. Ven a morar a mi corazón. Muéstrame tus caminos. Quiero hacer tu voluntad. Lávame con la preciosa Sangre de tu Hijo Jesucristo, inscríbeme en el Libro de la Vida. Envía tu Santo Espíritu para que more en í, me guíe y dirija mis pasos conforme a tus mandamientos y preceptos. Te lo pido en el nombre poderoso de Jesucristo. Amén.

FUENTE; Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

RECONOCIENDO LA NECESIDAD DE LA PALABRA DE DIOS

La Biblia dice que la Palabra de Dios es agua viva, y sino la bebemos, en lo moral, lo espiritual, lo emocional, y muchas veces en lo físico, sufriremos las consecuencias.

La Palabra de Dios es eterna y Dios sabia que la necesitaríamos, sino veamos el mundo en que vivimos actualmente, en decadencia moral, inseguridad, pobreza, guerras civiles y en muchos lugares muerte espiritual. Y todo porque pensamos que nosotros los humanos podíamos hacer las cosas mejor sin Dios.

Es insensato pensar que nosotros podemos hacerlo mejor que como Dios lo ha establecido.

Dios nos ha dado Leyes que hacen la vida mejor para nosotros y para los otros. Dios nos ha dado un principio por el cual regirnos, nos ha dado un mandato que debemos compartir, la verdad de su amor, su bondad, su misericordia, su amabilidad y su juicio al mundo entero.

Necesitamos conocer a Dios de una manera más profunda y solo lo lograremos sÍ vamos a la Palabra de Dios.

ISAIAS 66: 1-2 «Jehová dijo así: El cielo es mi trono, y la tierra estrado de mis pies; ¿dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde el lugar de mi reposo?. Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová; pero miraré a aquel que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra.»

Hay dos aspectos en estos versículos, la primera es que Dios no es atraído por los templos hechos de manos humanas; y el segundo, es que Él es atraído por algo más, por aquel que es pobre y humilde de espíritu y que tiembla a su Palabra. 

Pobre y humilde de espíritu, no es otra cosa, sino implica que nos humillamos y reconocemos la necesidad de la Palabra de Dios y nos entregamos por completo a ella.

CUAL DEBE SER LA ACTITUD DEL QUE REVERENCIA Y  RESPETA LA PALABRA DE DIOS ?

1. Anhela escucharla. Porque viene cada Domingo a la Iglesia y anhela escuchar la Palabra de Dios. Y si por algún motivo no puede venir, al menos saca su Biblia, la lee, y la medita atentamente.

La Palabra de Dios es eterna, y ya que lo es, necesitamos leerla cada día pidiendo dirección y guía para nuestras vidas.

2. Tendrá el deseo de creerla. Cuando la creemos vemos como Dios nos impacta y transforma y regresamos ante Él, diciéndole lo que sucedió.

1 JUAN 5:14-15 «Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.»

En otras palabras, Dios contesta nuestras oraciones. Puede ver alrededor que todo no es correcto, pero una cosa sí lo es: Dios sigue en control, y cumplirá su plan diga lo que diga el mundo.

3. La obedece. No basta con tener un deseo y un amor por la Biblia, nuestro deseo debe ser obedecer la Palabra de Dios.

1 SAMUEL15:22 «Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros.»

Dios no se complace en los sacrificios, sino en que obedezcamos su Palabra.

BENEFICIOS DE LEER LA PALABRA

1. Nos lleva a la Salvación. No necesita ser Pastor o Maestro de Escuela Dominical para ser salvo, solo comience a leer la Palabra. 

1 PEDRO 1:23 «siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.»

JUAN 3:16 «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 

ROMANOS 10: 9 «Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.»

Todos los que creemos en Cristo y lo hemos aceptado creyendo en su Palabra, Dios nos ha hecho sus hijos y nos ha salvado. Es decir, ha perdonado nuestros pecados, nos ha dado vida nueva y el derecho a entrar al Reino de Dios y el privilegio que cuando muramos, vivir juntamente con Cristo en su Gloria y presencia en el cielo.

2. Nos muestra el camino por el cual debemos andar. 

SALMOS 119:105 » Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.» 

Es decir, la Palabra no solo nos salvará, sino que también nos mostrará a dónde ir y a donde no ir. Nos enseña qué decir y que no decir. Nos enseña como tomar decisiones, te mostrará el camino correcto y cuando vayas por mal rumbo. 

No querrás tomar el camino destructivo, sino querrás tomar el camino que hará posible que crezcas siendo la clase de persona que Dios quiere que seas.

3. Nos da sabiduría.

SALMO 119:130 «La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los simples.»

Al leer la Palabra nos volvemos sabios. Dios nos muestra cosas buenas para nosotros; y nos advierte de cosas que no son tan buenas.

Dios es nuestro protector porque su Palabra es como un escudo. Nos dará advertencia por medio del Espíritu Santo en nosotros, ya que Él es quien activa la alarma sino es la dirección correcta.

4. La Palabra de Dios nos dá gozo.

SALMOS 119: 111 «Por heredad he tomado tus testimonios para siempre, porque son el gozo de mi corazón.»

No hay otro Libro que traiga más gozo a nuestras vidas que la Palabra de Dios. Sino leamos:

SALMOS 23 » Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días. «

Cuando leemos este Salmo, como ejemplo, sentiremos gozo, esperanza, seguridad y confianza. Sabe porque?, porque Dios sabía que lo necesitaríamos pues la Palabra, que es Dios mismo, obra en su corazón.

5. La Palabra de Dios nos da mucha paz.

SALMOS 119: 165 » Mucha paz tienen los que aman tu ley, Y no hay para ellos tropiezo.» 

Toda persona quiere paz. Y Paz significa estar unido a Dios. Jesús dijo a sus discípulos que estaban atribulados:

JUAN 14:27 » La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.»

Esa es la promesa Dios cuando estamos unidos a Él y meditamos en su Palabra.

ISAIAS 40:8 «Sécase la hierba, marchítase la flor; más la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.»

No importa lo que piensen o hagan aquellos que no quieren la Biblia, este Libro no se irá a ningún lado. La Palabra de Dios, se ha venido cumpliendo, se cumple hoy y se va cumplir lo que Dios estableció allí.

Es la Palabra viva de Dios. Es tan preciado que Dios dijo: quieren saber quién me impresiona?, no quienes tienen grandes edificios, sino aquellos que tiemblan ante mi Palabra.

Créala, obedézcala y atesórela, porque este es el mensaje de Dios para nosotros. El mensaje de la Biblia transformará su vida, y también le dará seguridad absoluta de que irá al cielo, pero advierte que quien muere sin Cristo, muere eternamente separado de Dios.  

Hoy tienes la oportunidad de venir a Cristo, ser salvo y que Dios permita revelarte su Palabra que contiene todas las promesas de Dios para ti. Repite esta oración: «Padre celestial, vengo delante de tu presencia, pidiéndote perdón por mis pecados, me arrepiento de cada uno de ellos. Y te pido que vengas a morar a mi corazón. A partir de este día, prometo servirte y seguir tus mandamientos y preceptos. En el nombre de Jesús. Amén.

FUENTE: Gracias amado Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas. Dios continue bendiciendo su vida.

Comentarios

COMO ESCUCHAR A DIOS

Nos anima saber que Dios nos ama lo suficiente como para trazar un plan específico para cada uno de nosotros.

De hecho, sabemos que diseñó ese plan mucho antes de que naciéramos. Nada en nuestra vida ocurre al azar o por casualidad. Aunque el plan de Dios es el mejor camino, no siempre será el más fácil de transitar. Quizás tendremos que escalar algunas montañas y recorrer diversos valles de sombra, pero si seguimos sus instrucciones, descubriremos las recompensas de vivir en su voluntad. Es por eso que debemos pedirle al Señor que nos indique su plan, y nos ayude a estar preparados y dispuestos para escuchar sus palabras.

PROVERBIOS 3:5-6 “Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; teme a Jehová, y apártate del mal; porque será medicina a tu cuerpo, y refrigerio para tus huesos.

Reconocer al Señor significa considerar sus palabras, reconocer su poder, confiar en su dirección y seguir sus instrucciones. En todo momento desea guiarnos, pero si no estamos atentos a su voz, no escucharemos sus instrucciones, y tomaremos el camino equivocado.

Jesús desea que le escuchemos cada vez que nos hable.

  • Marcos 4.23, 24. Cristo también dijo que “Si alguno tiene oídos para oír, que oiga”. Y les advirtió al decirles: “Mirad lo que oís”. No solo es importante oír, también es necesario discernir lo que escuchamos.
  • Marcos 7.14. En otra ocasión, Jesús dijo: “Oídme todos, y entended”. Pues su meta es que comprendamos sus palabras.
  • Juan 3.3. Cuando Jesús habló con Nicodemo le dijo: “De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios”. Esta frase “de cierto, de cierto te digo” es usada por Jesús veinticinco veces en el evangelio de Juan. Era la manera que usaba para enfatizar la autoridad que tenían sus palabras y la atención que debíamos brindarles.

¿De qué manera nos habla Dios ahora?

Sabemos que el Señor se comunicaba con las personas en los tiempos bíblicos, pero también desea hablar personalmente con cada uno de sus hijos hoy. Eso significa que debemos estar atentos.

  • La manera principal en la que Dios nos habla es por medio de su Palabra. La Biblia no es solo un libro antiguo, también es la infalible Palabra de Dios. Es al leerla que recibimos su mensaje de manera directa. Todos los demás métodos para escuchar a Dios deben ser discernidos por medio de las Sagradas Escrituras, para poder así determinar si en verdad lo hemos escuchado.
  • También nos habla por medio de la oración. La oración es un método efectivo para comunicarnos con el Señor. No solo debemos usarlo para hablar con Él, sino también para escucharle. En vez de sencillamente compartir la lista de peticiones que tenemos, debemos aprender a permanecer quietos y esperar para escuchar aquello que Él desea decirnos.
  • Puede que el Señor nos hable por medio de las circunstancias. En medio de las situaciones difíciles, debemos recordar que es más importante escuchar la voz de Dios que sentirnos cómodos. Él usa las dificultades y el sufrimiento para captar nuestra atención. Desea enseñarnos algo importante en cada momento de la vida. En vez de poner nuestra atención en la prueba, debemos preguntarle: “Señor, ¿qué deseas decirme por medio de esta situación?”
  • A veces, Dios nos habla por medio de otras personas. Puede que venga en la forma de una afirmación, confirmación, aliento, amonestación o advertencia. Y el Señor puede usar a cualquiera que escoja para traernos su mensaje. Sin importar de dónde provenga, debemos considerar en oración lo que nuestro Padre celestial nos ha dicho.

¿Cómo podemos identificar la voz de Dios?

Mientras tratamos de escuchar la voz de Dios, debemos estar seguros de que el mensaje que hemos recibido proviene de Él y no de otros lugares.

  • La voz de Dios siempre concuerda con la Biblia. Cualquier mensaje que recibamos de Él coincidirá con lo que nos ha dicho en las Sagradas Escrituras.
  • Su voz es silenciosa. Aunque Dios nos habla por medio de su Espíritu Santo de manera inaudible, su mensaje es muy convincente.
  • El Señor nos habla claramente. Si sintonizamos nuestro corazón con Dios al dedicar tiempo para leer su Palabra y escuchar la voz de su Espíritu, nos guiará de manera clara y específica.

¿De qué manera Dios capta nuestra atención?

  • En ocasiones nos hace sentir inquietos. Puede que ya hayamos trazado nuestro propio plan, pero entonces comenzamos a sentirnos inquietos y sin paz. Si oramos y le pedimos a Dios que nos guíe, es posible que nos lleve por el camino que menos pensaríamos.
  • Hay veces en las que nos susurra al oído. Aunque nos habla de manera inaudible, escuchamos su voz de manera clara y específica en nuestro espíritu.

¿Por qué no escuchamos a Dios?

  • Puede que no creamos que el Señor nos habla. Si ese es el caso, no estaremos atentos para escucharle. Pero aquellos que le buscan diariamente, saben que Él habla de manera personal a nuestro espíritu.
  • Puede que sintamos temor de lo que nos dirá. ¿Qué sucederá si Dios nos pide algo que no deseamos hacer? Esa actitud demuestra falta de confianza de aquellos que no creen que el plan del Señor incluye lo que es mejor para ellos.
  • Puede que estemos enojados con el Señor. Si le culpamos por aquello que ha sucedido en el pasado, no estaremos interesados en lo que desea decirnos.
  • Puede que tengamos un espíritu rebelde. Si nos negamos a dejar el estilo de vida pecaminoso que llevamos, no desearemos escuchar la voz de Dios.

¿Cuáles son las consecuencias de no escuchar a Dios?

Sabemos que el Señor hablaba en los tiempos bíblicos, pero también lo hace de manera personal en nuestros días con cada uno de sus hijos. Esto significa que debemos estar atentos a su voz.

  • No recibiremos su dirección y no podremos disfrutar del plan que ha trazado para nuestra vida.
  • Escucharemos las voces equivocadas, seremos engañados, tomaremos decisiones erradas y nos perderemos las bendiciones de Dios.
  • Otros sufrirán. No solamente nosotros seremos afectados por no escuchar al Señor, sino que también nuestros seres queridos pagarán el precio.

OREMOS: Padre celestial, gracias por estar pendientes de cada uno de nosotros. Perdónanos si no hemos prestado atención a tus ordenanzas, a tus mandamientos, preceptos y a tu voz. Quiero tener un oido fino para escucharte y ser obediente a lo que me digas. Guíame en tus caminos y que no me aparte de ellos. Te lo pido en el nombre que es sobretodo nombre, Jesucristo.

FUENTE: Gracias Pastor Charles Stanley por sus enseñanzas. Lo bendecimos.

Comentarios