Categoría: Oración

COMO PREPARARNOS PARA LO MEJOR DEL NUEVO AÑO.

Preparémonos para lo mejor del Año Nuevo

Lo Mejor del Año Nuevo

Publicado por Shekina en Lunes, 3 de enero de 2022

Comentarios

CUANDO DIOS NOS PIDE ESPERAR

Conocer los principios bíblicos es esencial para caminar en los pasos de Dios como Él desea.

Uno de los principios más importantes es obedecer al Señor y dejar todas las consecuencias en sus manos. Y junto a este, también hay otro igual de transcendental, el cual nos enseña a esperar por el tiempo del Señor. Obedecer a Dios no solo implica hacer su voluntad, sino también obrar en su tiempo y de la manera que nos indique hacerlo.

Para mantenernos en el centro de la voluntad perfecta de Dios, debemos evitar adelantarnos a su tiempo.

Aunque no siempre es fácil esperar en el Señor, no fallaremos si con paciencia le dejamos guiarnos de acuerdo a su tiempo. Si nos adelantamos, caeremos en problemas; pero si confiamos en su dirección, nos guiará hacia su voluntad y hará más de lo que esperábamos.

Antes de tomar una decisión rápida y avanzar, en vez de esperar en el tiempo de Dios, prestemos atención a las palabras del 

SALMO 27:14 “Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová”.

El tiempo de Dios no solo es bueno, sino perfecto.

Es Omnisciente y conoce cada aspecto del pasado, del presente y del futuro. El Señor ve cada área de nuestra vida; conoce todas nuestras necesidades y deseos. Comprende lo que es mejor para nosotros. Su plan divino para nuestra vida siempre es perfecto y cumple su buena voluntad.

En cambio, casi siempre estamos apurados para obtener lo que deseamos. Como poseemos un conocimiento limitado, debemos orar y esperar a que el Señor nos muestre el camino a seguir. Pero, en nuestra prisa por avanzar, casi siempre tomamos decisiones sin pedirle a Dios que nos muestre su tiempo perfecto para ese aspecto de nuestra existencia.

Sin embargo, el Señor ha provisto todo lo que necesitamos para obedecerlo. Al salvarnos, su Espíritu vino a morar a nuestra vida para siempre. Una de las responsabilidades del Espíritu Santo es guiarnos de acuerdo a la voluntad y a la Palabra de Dios. Nos advierte acerca de los caminos equivocados y nos exhorta para que hagamos lo correcto, pues no tenemos la capacidad para tomar decisiones sabias por nosotros mismos.

Cuando Dios dice que debemos esperar, eso es exactamente lo que desea que hagamos.

Así que debemos aprender a escucharlo y a seguir su dirección, en vez de tomar nuestras propias decisiones. Si nos acostumbramos a escucharlo en todo momento, estaremos listos para oírle cuando necesitemos ser guiados en situaciones difíciles. El Señor promete en su Palabra que contestará nuestras oraciones y dirigirá nuestro andar; aunque a veces debemos esperar a que nos muestre el camino. Aunque quizás deseamos una respuesta inmediata, Dios, por su amor y omnisciencia, conoce lo que es mejor para nosotros hoy y en el futuro, pues su perspectiva es eterna.

¿Cuáles son los requisitos para esperar en Dios?

• Fe. Si comprendemos quien es Dios, confiaremos en Él, pues sabe más que nosotros y su tiempo es siempre perfecto. No nos priva de nada, sino que hace lo que es mejor para nuestra vida, de acuerdo a su conocimiento y sabiduría. Nos invita a pedir, a buscar y a llamar en oración, y promete respondernos de acuerdo a su divino propósito y a su tiempo perfecto (Mt 7.7).

Por tanto, no debemos pensar que, si su respuesta no llega de manera inmediata, significa que no nos dará lo que le hemos pedido. Por el contrario, tenemos que recordar el poder, la sabiduría, el amor y el conocimiento de Dios, confiar en que tiene el control de toda situación y que nos dará lo que es bueno. Si su provisión no llega inmediatamente, es porque no la necesitamos, o porque no es bueno para nosotros, o no es el tiempo adecuado para recibirla.

• Paciencia. El Salmo 37.7 enseña: “Guarda silencio ante Jehová, y espera en él. No te alteres…”. Tener que esperar puede causar ansiedad e impaciencia, pues cuando lo hacemos pareciera que Dios no hiciera nada. Sin embargo, debemos recordar que nos ama y ofrece dirección, provisión, ayuda y fortaleza durante el tiempo de espera.

Cuando David fue ungido como rey de Israel siendo aún adolescente, no sabía que tendría que esperar más de doce años antes de que esa promesa se hiciera realidad. Lo que parecía como un tiempo perdido era parte del plan perfecto que Dios tenía con su vida. El Señor no estaba perjudicando a David con ese retraso, lo estaba ayudando.

• Valentía. Cuando una oferta u oportunidad parece buena, se requiere de gran valor para esperar en Dios, pues quizás tendremos que rechazarla. Aunque los demás no comprendan nuestra decisión y nos insten a proseguir, si esto no está de acuerdo al tiempo y a la voluntad del Señor, no debemos tomar la decisión equivocada. No podemos entender las dificultades que tendremos que enfrentar si avanzamos en desobediencia, en vez de esperar con paciencia y valor hasta que Dios nos muestre el camino a seguir.

• Determinación. Como la influencia de otros tiene un efecto poderoso en nuestra vida, se requiere de fortaleza para esperar en el Señor. Aunque la situación parezca buena, si el Espíritu Santo nos advierte, debemos cambiar de parecer para obedecerlo y no dejarnos guiar por los consejos de otras personas.

• Fortaleza. Si nos sentimos tentados a adelantarnos a Dios, debemos recordar que el Todopoderoso es la fuente de nuestra fuerza y quien provee el poder que necesitamos para esperar con paciencia. Además, es Dios quien puede cambiar los deseos de nuestro corazón para alinearlos con su voluntad y darnos pasión para obedecerlo.

• Perseverancia. Si el Señor nos llama a esperar, necesitamos perseverar para mantenernos firmes cuando otros den sus opiniones y ofrezcan sugerencias sobre lo que debemos hacer.

Aunque el mundo está lleno de ofrecimientos tentadores y muchos se apresuran para decirnos cómo debemos vivir, solo hay un Ser superior al que debemos escuchar, y es el Señor. Nuestra responsabilidad es obedecer y dejar las consecuencias en sus manos. Andar en la voluntad de Dios es la mejor decisión que podemos tomar. Aunque no recibiremos todo lo que anhelamos de acuerdo con nuestros planes, no nos perderemos las bendiciones del Señor, las cuales sí concuerdan con el tiempo y la voluntad de Dios. Por tanto, en todo momento debemos buscar la sabiduría de Dios en oración, mientras esperamos por su dirección y observamos cómo obra en nuestra vida.

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

ORANDO EN EL ESPÍRITU

Le tengo una buena noticia, usted tiene 2 intercesores de lujo intercediendo por usted. ¿Quiénes son?: EL ESPÍRITU SANTO y JESUCRISTO                    

¿Y qué es orar en el espíritu?         

Para poder contestar esta pregunta será necesario el análisis del siguiente versículo. Hay que contrastar orar en el espíritu con orar en la carne, ya que ambos son polos opuestos.

EFESIOS 6:18 » orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.

La oración en el poder de la carne depende de la capacidad y el esfuerzo humano para llevar a cabo la oración.

Todos sabemos lo que es sentirse muerto en la oración, es decir, tener dificultades para orar, quedarse sin palabras, sin nada que decir, o tener que esforzarnos para intentarlo. Jesús nos advirtió que no pensáramos que seriamos escuchados porque usamos muchas palabras.

MATEO 6: 6 » Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.«

No apoye su oración en la dicción, el ritmo, el lenguaje, la emoción o el volumen, ni tan siquiera que sea perfectamente compuesta.

Si orar en la carne es la falsificación o la imitación de la oración en el Espíritu ¿Qué es la definición genuina?

Orar en el Espíritu es experimentar el Espíritu de Vida que da vida a la oración. Orar en el EspÍritu significa que el Espíritu empodera la oración y la lleva al Padre en el nombre de Jesus. La oracion tiene una calidad de vida caracterizada por la calidez y libertad. Es cuando nos damos cuenta de que estamos en la presencia de Dios hablando con Dios El Espíritu Santo ilumina tu mente y conmueve tu corazón.

Bueno les hable al principio de 7 maneras en que el Espíritu Santo nos ayudará en nuestras vidas de oracion.

  1. EL ESPÍRITU SANTO TRABAJA EN NUESTRA VOLUNTAD PARA ORAR.

ROMANOS 8:5 «Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.»

FILIPENSES 2:13 «porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.»

2.    EL ESPÍRITU SANTO TRABAJA ANIMANDO NUESTROS CUERPOS.

MATEO 26: 40-41 » Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora?, Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.

ROMANOS 8:10 «Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, más el espíritu vive a causa de la justicia.»

3. EL ESPÍRITU SANTO TRABAJA LLEVANDO NUESTRAS ORACIONES AL PADRE.

ROMANOS 8: 26 – 27 «Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos

4.   EL ESPÍRITU SANTO NOS AYUDA EN LA MINISTRACIÓN DE NUESTRO ACCESO A DIOS.

 Efesios 2:18 «porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre

5.    EL ESPÍRITU SANTO NOS AYUDA EN LA ARTICULACIÓN DE NUESTRAS PALABRAS.

ROMANOS 8: 26 «Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

Recuerde que estamos hablando con el Espíritu Santo, nuestro Ayudador y Consolador, quien fue enviado por el Padre para que este con nosotros todos los días de nuestras vidas.

6.  EL ESPÍRITU SANTO ORA CON USTED Y POR USTED. 
Romanos 8:26 «Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

El Espíritu esta traduciendo lo que usted quiere decir e el lenguaje que ellos entienden y le esta diciendo lo que le conviene al Padre de nosotros.

7.    EL ESPÍRITU SANTO NOS AYUDA A RECORDAR QUIENES SOMOS.

ROMANOS 8:16 «El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.»

Mi ADN es hijo de Dios y nos recuerda que tenemos un Padre, que esta con nosotros. Y que tenemos al Espíritu Santo y a Jesucristo intercediendo por nosotros.

Conclusiones
Tenemos dos intercesores: El Espíritu Santo y Jesús . Que debemos orar en el Espíritu y no en la carne. El Espíritu intercede por nosotros con gemidos indecibles, pero también debemos de orar con el entendimiento, No busquemos ser elocuentes sino sinceros delante del Señor en nuestras oraciones.

Comentarios

NUESTRAS MAYORES RIQUEZAS, LAS DE DIOS

Cuando nosotros pensamos en las bendiciones, lo primero que se nos viene a la mente, normalmente pensamos en que tenemos un buen auto, o una buena casa, la ropa que vestimos o un buen empleo o en muchas otras cosas en que podemos dar gracias, pero tenemos que ir mas allá, pensemos en lo que dice la Palabra de Dios respecto a la fuente de nuestras bendiciones.

Pues también debemos pensar en las bendiciones que vienen y tenemos y que has sido compradas con la Sangre de Cristo en el Calvario, bendiciones en las que la mayoría de la gente nunca piensan y muchos nunca han escuchado. y que son nuestras como resultado de nuestra relación con Jesucristo.

  1. Dios nos escogió en Cristo Jesús.

EFESIOS 1: 3-4 » Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, 4según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,

Dios nos escogió desde antes de la fundación del mundo, es decir que nos escogió desde antes de Genesis 1:1. QUIEN HIZO ESTA ELECCIÓN?, Dios mismo la hizo en Cristo Jesús, no con el objetivo de que la pasemos bien, ni para que seamos famosos, ni para que tengamos fama.

Aquí en ese versículo 4, podemos encontrar la respuesta: PARA QUE FUESEMOS SANTOS Y SIN MANCHA. Tú sabes lo que es esto?, pues que estemos apartados del pecado, que caminemos en su voluntad, cueste lo que cueste, y aunque algunas veces nos podríamos, yo creo que si porque tenemos al Espíritu Santo quien nos ayuda a mantenernos sin pecado y sin mancha, si confiamos en Dios.

EFESIOS 1: 5 » en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,

SEÑORES, esto no es la mente, ni la razón humana, es el lenguaje de la Deidad, es el lenguaje de Dios, es el conocimiento del Dios Santo. Predestinados, escogidos en Él y adoptados conforme a su voluntad.

EFESIOS 1: 6-7 » para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, 7en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,

SBE LO BENDECIDO QUE ES USTED COMO HIJO DE DIOS?, Vea lo rico que es usted, es rico con cosas que el dinero no puede comprar y son algo que nadie puede quitarle.

Solo el Dios Todopoderoso puede hacer esta clase de promesas y cundo pienso en la gente que no tiene propósitos ni sentido en la vida, debería de leer este primer Capitulo de Efesios y crea que lo que Dios dice de usted. Todo hijo de Dios puede apropiarse de esos versículos.

2. Dios nos ha sellado como sus hijos.

EFESIOS 1: 13 » En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,

El hecho de que Dios nos sello como sus hijos, porque lo que Dios prometio, se cumple y nadie puede romper ese sello del Dios Santo. Y es que estas bendiciones a menudo las pasamos por alto aun cuando ya fueron compradas con la preciosa Sangre de Cristo Jesús.

3. Dios nos ha dado dones.

1 CORINTIOS 12: 7-11 » Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. 8Porque a este es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

Dios ha equipado nuestras vidas para que logremos lo que Él tiene en mente, para que vivamos conforme a ese don y ponerlo al servicio de los santos.

Sí alguno te dice o tu mismo te dices que no eres importante. Déjame decirte que si eres importante, pues Dios te escogió antes de la fundación del mundo, Cristo murió en la cruz por tus pecados, eres morada del Espíritu Santo. Y asi hay promesa tras promesa.

4. Dios nos ama.

JEREMIAS 31:3 » Con amor eterno te he amado, por tanto, te prolongue mi misericordia.»

Quien puede decirte «Te he amado con amor eterno». Nadie, solo Dios. Ese amor eterno dura por la eternidad, nunca cesa, nunca se ha interrumpido, Dios nos ama las 24 horas del día.

Quizas te preguntes porque permite ciertas cosas?. No te lo puedo contestar, pero si puedo decir esto: que nada sucede a los hijos de Dios sin su consentimiento, su presencia y su poder.

Todos hemos sufrido algo que no escogimos, que no nos gusto. Hubiéramos querido que Dios lo hubiera hecho de otro modo, pero Dios lo permitió así. Sin embargo, Él tomará cada circunstancia de la vida y lo cambiará para bien, si confiamos en Él.

5. Dios nos da su paz.

JUAN 14:27 » La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.

La paz nos la da Dios, nos la da a todos, es mas, Él quiere que tengamos su paz, pero para ello, es necesario que estemos unidos con Él.

Ademas de su paz, Él nos quiere dar su gozo, su amor y su satisfacción aun en tiempos difíciles. Definitivamente somos bendecidos en maneras que nunca pensamos.

6. Dios suple todas nuestras necesidades.

FILIPENSES 4:19″ Mi Dios, pues suplirá todo lo que os falte conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.»

No dice que suplirá todo lo que queramos, Al confiar en Cristo Jesús como Salvador, estamos bajo la sombra del Omnipotente, de un Dios soberano, quien no solo suple todo lo que nos falta, sino que lo hará a su tiempo, cuando sepa que lo necesitamos y en el momento apropiado, en el mejor momento.

Dios nos cuidará pase lo que pase. No significa que no sufriremos, no quiere decir que no tendremos momentos difíciles. Pero debemos estar agradecidos por todas esas bendiciones eternas, bendiciones que Dios Todopoderoso ha firmado y sellado con su nombre y que nadie puede quitárnoslas.

Si hemos aceptado a Jesucristo como nuestro Salvador, nadie puede quitarnos su seguridad eterna. Y déjame decirte esto: tu eres bendecido, tu eres bendecido a diario, eres bendecido con vida eterna, con la presencia eterna del Dios Santo quien contesta nuestras oraciones y quien te dice: «Nuca te dejaré, ni nunca te desampararé».

7. Tenemos el privilegio de la oración.

Tenemos el privilegio de hablar con el Dios Soberano del Universo. Al orar y meditar en su Palabra lo llegamos a conocer de una manera personal, vemos lo que Él puede hacer, llegamos a ver las cosas desde la perspectiva de Él. Y entendemos que no es alguien distante allá en el futuro, sino que es un Dios vivo, personal, cercano y cálido.

8. Tenemos la promesa divina de nuestra resurrección.

1 CORINTIOS 15: 51-52 » He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

Lo que esto significa es que hay una resurrección para cada hijo de Dios, que seremos transformados en un cuerpo nuevo, y que existiremos para siempre con el Dios Todopoderoso. Esa es una promesa que tenemos de parte de Él. De ahí que no tememos morir, porque cuando nos encontremos en su presencia, lo veremos cara a cara.

9. Jesucristo nos prepara un lugar en el cielo.

JUAN 14: 2-3 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Talvez te preguntes, y como será el cielo?, No lo se, pero lo que si sé que será como el Dios a quien servimos. Jesús nos lo prometió. «prepararé un lugar para que donde yo estoy, vosotros también estéis.»

10. Dios nos ha dado su Palabra.

Mucha gente no ha visto una Biblia y mucha gente no sabría lo que es. Pero de todo lo que existe, la Biblia es Número !. Aquí esta como comenzó y como terminará, y aquí esta lo que sucederá de principio a fin porque la Palabra es viva y eficaz.

Un consejo: todo hijo debe tener una copia de la Biblia, es el mejor regalo que les podemos dar.

ISAIAS 40:8 » Sécase la hierba, marchítase la flor; más la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.

OREMOS: Padre celestial, este día te agradezco por esta palabra que me has permitido tener. Te pido perdón por mis pecados, me arrepiento y me aparto de ellos. Ven a morar a mi corazón y has de mí una nueva criatura. Que te alabe, te adore y te honre todos los días de mi vida. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

Comentarios

Facebook
YouTube