Categoría: Reino de Dios

EN TIEMPO DE CRISIS: LO IMPORTANTE ES TENER UNA VIDA FORTALECIDA Y FIRME EN JESÚSCRISTO

Porque queremos tener una vida firme en Dios?, porque eso, nos dará dirección, fruto, paz y una vida diaria enriquecida en Dios. Entonces qué podemos hacer para tener una vida fortalecida en Dios?.

Jesús mismo nos da la respuesta atravez de su Palabra:

MATEO 7:24-25 «Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.»

De acuerdo a éste versículo, toda tormenta, toda tribulación, toda prueba que venga a nuestra vida, la podremos sobrepasar, siempre y cuando estemos fundamentados en la roca que es Cristo Jesús.

Y este fundamento es para toda persona ya sea de 16 o de 78 años porque lo que tengamos dentro de nosotros es lo que hará la diferencia en el mundo. Muchos podrán burlarse de ti, pero cuando vengan las tormentas, las dificultades, el dolor, el sufrimiento o la muerte, la gente que ha construido su vida sobre la roca, tendrá una vida firme y si la construido sobre el fundamento correcto.

COMO TENER UNA VIDA FORTALECIDA Y FIRME?

1. Lo primero es poner a Jesucristo como tu Salvador personal. 

JUAN 3:1-3 » Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él. Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

Aquí Jesús le manifestó a Nicodemo que tenia qué nacer de nuevo para entender las cosas de Dios. Nacer de nuevo implica aceptar a Jesús como tu Salvador y Señor.

Este es el principal fundamento para ser firme en Dios, no hay otra manera.

2. Una persona firme es aquella que es guiado por el Espíritu Santo.

JUAN 14:15-18 » Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros… No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.» 

Esta es otra verdad, que cuando nacemos de nuevo, entonces somos sellados por el Espíritu Santo. Nada menos que la Tercera Persona de Dios. Y quiero enfatizar el hecho de que Él está con nosotros todos los días de nuestra vida. Qué privilegió.

Dios sabía que no podríamos vivir la vida separado de Él, porque el Espíritu Santo te empodera para cumplir tus propósitos, para guiarte, para dirigirte y para que tomes las decisiones mas correctas y sabias.

3. Toma tiempo a solas con Dios en oración.

MATEO 6:6 «Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.» 

La oración es el punto de conexión con Dios. Una vida firme tiene una comunión firme con Dios, porque es ahí donde sabes como hablarle, como escucharle, como presentar tus necesidades, como traer las cosas a Dios, tus necesidades, tu gozo, tu paz.

Tienes que enseñarle a tus hijos lo más temprano posible, orando con tus hijos, porque sino lo haces desde pequeños, no los prepararás para la vida. Ellos deben creer por sí mismos que Dios es su Dios y que no deben depender de nosotros sino de Dios. Por eso deben de tener tiempo de oración personal cada día.

Esto debe ser una disciplina diaria en tu vida.

4. Una vida firme está fundamentada sobre las enseñanzas de la Palabra de Dios, la pone en practica y la obedece.

SANTIAGO 1:25 » Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este será bienaventurado en lo que hace.» 

Una cosa es oír la Palabra y otra es aplicarla. Por eso debemos traer la Biblia a la Iglesia para escucharla, leerla y permitirle que nos ministre, y nos transforme.

Sino lees y meditas en la Palabra, ademas en la Iglesia, sino cada día en tu casa, no tendrás versículos que declarar en tiempos de dificultad.

El declarar la Palabra y creerla es poner nuestra fe en acción. Por eso te invito a que leas en voz alta los siguientes versículos:

SALMO 91:1-10 «El que habita al abrigo del Altísimo, morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío; mi Dios, en quién confiaré. Tú me librarás del lazo del cazador, de la peste destructora. Con tus plumas me cubrirás, y debajo de tus alas estaré seguro; tú eres mi escudo. No temeré el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a mi lado mil, y diez mil a mi diestra; mas a mi no llegará. Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por mi habitación, no me sobrevendrá mal, ni plaga tocará mi morada.»

Asimismo, debemos obedecerla. Cada vez que meditamos en la Palabra de Dios, ajústate a lo que dice la Palabra, entonces, veras la mano de Dios sobre tu vida, bendiciéndote a ti y a tu familia.

Obedecer a Dios debe ser la norma de todo cristiano.

5. Ver a Jesucristo como la fuente de nuestra fortaleza.

FILIPENSES 4:13 «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.»

El Apostol Pablo fue encarcelado, golpeado, apedreado, y a pesar de eso, nunca lo desanimaron, ni nunca renunció a Cristo Jesús, porque su fundamento era solido.

No lograron pararlo porque él era fuerte en la Palabra de Dios, firme en su obediencia, firme en su relación con Dios y porque él sabia en su corazón que la fortaleza de su vida era su relación personal con Jesucristo.

Por eso cada mañana deberíamos decir: «Padre, quiero agradecerte que tú eres mi fortaleza en este día.» Ya que cuando declaramos esta verdad, invitamos al Dios Todopoderoso a nuestras vidas.

6. Rápido para olvidar y perdona facilmente.

MATEO 5:44 «Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;»

Aquel que no perdona se afectará corporal, emocional y espiritualmente, porque una persona firme tiene cuidado de cómo se relaciona con la gente.

Asimismo, puede obstruir su relación con Dios, contristar al Espíritu Santo ya que la intención de Dios es que camines en santidad.

7. Un hombre o una mujer fortalecida es firme en su fe, cree en la Palabra de Dios, tiene paz interna, resiste las tormentas de la vida y aprende de ellas.

JOSUE 1:5 «Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé.»

Una persona firme en Dios, tiene fe en lo que Él dice en su Palabra, y esta confiado para cuando vengan las crisis, no le pregunta a Dios: porque estoy enfermo?, porque perdí mi trabajo?, o porque perdí mi dinero?; sino que se afirma en Dios, se fortalece, tal como le sucedió al Apostol Pablo después de todos los incidentes y dificultades, le sirvió a Dios para que escribiera la mayoría de los Libros del Nuevo Testamento.

Esas tribulaciones sirven para que seas la persona que cumpla los propósitos de Dios, lleves a cabo su voluntad y que tengas una vida firme y fortalecida. 

2 REYES 6:   «Y se levantó de mañana y salió el que servía al varón de Dios, y he aquí el ejército que tenía sitiada la ciudad, con gente de a caballo y carros. Entonces su criado le dijo: ¡Ah, señor mío! ¿qué haremos?. Él le dijo: No tengas miedo, porque más son los que están con nosotros que los que están con ellos. Y oró Eliseo, y dijo: Te ruego, oh Jehová, que abras sus ojos para que vea. Entonces Jehová abrió los ojos del criado, y miró; y he aquí que el monte estaba lleno de gente de a caballo, y de carros de fuego alrededor de Eliseo.» 

Al meditar en esta Palabra, podemos discernir que cuando estamos firmes en Cristo Jesús, tenemos la seguridad de que no estamos solos, y tenemos la seguridad de que los ángeles de Dios están alrededor nuestro protegiéndonos para salvarnos de toda situación adversa.

Si has leído este mensaje, estoy seguro que tu anhelas tener una vida firme en Dios porque entonces harás prosperar tu camino y saldrás victorioso de toda situación adversa. Pero lo primero que tienes que hacer es venir a Dios con una actitud de rendición, pidiéndole que venga a morar a tu corazón y nazcas de nuevo.

OREMOS: Padre celestial, vengo delante de tu presencia, para pedirte que perdones mis pecados, me arrepiento de ellos. Ven a morar a mi corazón. Muéstrame tus caminos. Quiero hacer tu voluntad. Lávame con la preciosa Sangre de tu Hijo Jesucristo, inscríbeme en el Libro de la Vida. Envía tu Santo Espíritu para que more en í, me guíe y dirija mis pasos conforme a tus mandamientos y preceptos. Te lo pido en el nombre poderoso de Jesucristo. Amén.

FUENTE; Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

EL VERDADERO SIGNIFICADO DE LA CRUZ

Estamos viviendo tiempos peligrosos a esta fecha Febrero del 2020. Sino veamos los últimos acontecimientos actuales, terremotos en Cuba, Jamaica, Islas Caimán y Puerto Rico; erupciones de volcanes en Japón, Filipinas, Alaska y Mexico; tambores de guerra entre Estados Unidos e Iran; guerras civiles en Hong kong, Francia, y Chile; pestilencias en China y expandiéndose el Coronavirus en el mundo.

Definitivamente tenemos que estar preparados para cuando Cristo venga o nos llame a su presencia. Por lo tanto debe haber urgencia por predicar la Palabra de Dios, vivir una vida que honre a Dios y conducir a la gente a Cristo o la sangre de ellos será sobre nuestras vidas.

El evangelio no es si conseguimos un carro nuevo, o si nos aumentan el salario o si nos dan un reconocimiento en el trabajo. No estamos aquí para ver que me da el evangelio!. NO!, el evangelio es para que pasemos de muerte a vida, y que no nos vayamos al infierno.

Así que debemos hablar del verdadero significado de la cruz a todos los vientos y a toda persona. DESPIERTA IGLESIA!.

Tenemos que tomar ejemplo del Apostol Pablo que nos dice:

Gálatas 6:14 «Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo.»

Cuando el Apostol Pablo hablaba de la cruz, la gente decía que estaba loco, pero a él no le importaba eso porque entendía el tema central de la Palabra de Dios, la cual, es la crucifixión y resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Y que su muerte es lo que Dios aceptaría de Cristo su Hijo como pago total por nuestros pecados.

La sepultura no fue el final, a diferencia de todos los demás profetas, ya que su resurrección marcó la diferencia. Por esto es que el Apóstol Pablo dijo que la cruz es lo único por lo cual se gloriaría.

Nos preguntamos porque Dios escogió la muerte en la cruz?, acaso había otra manera de enviar a su Hijo Unigénito a morir de la manera más vil, la peor muerte?. Humanamente no lo entendemos.  Pero por eso, tenemos que entender cual es la perspectiva de la cruz:

1. Para muchos la cruz es símbolo de vergüenza, sufrimiento y muerte pero para Dios es símbolo de salvación y vida eterna.

1 Corintios 1:18 «Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios.»

Mucha gente no cree que su salvación esta envuelta en la muerte del Señor Jesucristo como nuestro Salvador, pero adquiere un verdadero sentido porque sucedió.

2. La crucifixión fue parte del plan de Dios.

Hechos 2:22-24 «Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; a este, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella.» 

Podemos apreciar en estos versículos que antes del principio ya estaba en la mente de Dios, permitiendo que la maldad del mundo lo llevara a la cruz. Fue Dios el Padre, quien con lo planeo todo.

Romanos 3:23-25 «por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación (sacrificio) por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados, con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.»

El asunto es lo siguiente: Cómo siendo Dios Santo, perdonaría y declararía no culpable a alguien, culpable de pecado?. Hay una sola respuesta para esto: Dios el Padre, viendo la condición pecaminosa de la humanidad, motivado por su amor a nosotros, decidió venir al mundo en la persona de su Hijo Jesucristo con el propósito principal de morir en la cruz, como sustituto por nuestros pecados, y con ello pagar la deuda de pecado del mundo entero. Solo Él podía hacerlo porque era el Cordero sin pecado y sin mancha alguna. 

Nosotros mismos no podemos pagar nada, ni siquiera con obras. Éste es el engaño mas grande: que si hacemos buenas obras iremos al cielo. Escúchame bien!, las buenas acciones no añaden nada a nuestra salvación, quizas sumen a nuestro galardón. Es por la Gracia de Dios.

Sería un gran engaño enfrentar la muerte, sin estar seguros que iremos al cielo. Debemos tener seguridad absoluta al respecto, porque lo que Jesús hizo en la cruz fue suficiente para sacarnos de esta vida y llevarnos al cielo por la eternidad.

Jesús es el único camino al cielo y siendo esta verdad, como respondemos:

1. Pidiéndole perdón por nuestros pecados a Jesucristo y arrepintiéndonos de ellos.

2. Aceptando a Jesucristo como Salvador personal y amo de nuestras vidas.

3. Rindiendo nuestras vidas a Él. El Espíritu Santo quien mora en nosotros una vez hemos aceptado a Jesús en nuestro corazón, viene a ayudarnos a vivir agradándole a Dios. Y de esta manera, a cumplir sus mandamientos y a vivir conforme a la Palabra de Dios.

4. Servir a Cristo. Llevando el evangelio a todo el mundo, negándonos a nosotros mismos y no dándole lugar a la carne.

5. Y hablando a otros de Cristo. Tenemos que testificarle a alguien.

Ahora haremos una oración para pedirle a Jesús que perdone nuestros pecados y entonces veras como el Reino de los Cielos se abre ante tus ojos:

OREMOS: Padre celestial, he pecado contra tí y no merezco la vida eterna. Te pido que me perdones, no por mis propios méritos, sino por lo que tu hiciste en la cruz del calvario en mi lugar y morir por mis pecados. Te pido que me perdones. Te acepto como mi Salvador personal. Desde hoy con tu ayuda, deseo vivir como te agrada. En el nombre de Jesús. Amén.

FUENTE: Gracias Pastores Charles Stanley y Dante Gebel por sus enseñanzas.

Comentarios

La Fe Que No Se Cansa y Nos Da Esperanza

 

Mateo 15:21-28 " Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón. Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. Él respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.

Este pasaje es tan conocido por la interacción tan fuerte de Jesús con la mujer cananea (sirofenicia) de este encuentro del maestro y esta mujer podemos sacar algunas lecciones importantes:

1. Ante la necesidad que tenga, vaya directo al Padre.

Esta mujer, llegó y se propuso ser escuchada, y comenzó a gritar a voz en cuello: Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí. No esperó hacer una cita, no anduvo con intermediarios, sabía que algo iba a pasar, y puso toda su confianza en que Jesús le iba a responder.

a. Que su necesidad no le paralice. Actué hoy. Ella pudo haber sentido pena, la pudieron haber callado, la pudieron haber rechazado… Pero en lugar de lamentarse por su desgracia, (porque tener un hijo enfermo es una desgracia) ella tomó esa necesidad y la llevó a los pies del que suple todo, el que lo sana todo, el que no socorre en todo. Por favor, por las misericordias de Cristo, no se paralice, corra a Jesús.

b. Pida de la manera correcta. En primer lugar ella en su petición hace una separación marcadísima, y grita: ¡Señor! No cualquier señor, lo distingue de todos y le dice: ¡Señor, Hijo de David! Es como darle adoración y exaltación suprema, le nombra como el Mesías prometido, y le da su lugar de suprema autoridad. Segundo, sea específico y claro. No porque Dios no sepa, pero al profundizar su petición, usted está haciendo un camino hacia la intimidad con Dios. Sea específico, tome tiempo que sea necesario para exponer su petición a Dios.

c. Muévase en dirección del Señor. Esta mujer, siguió, siguió, hasta que logró quedar frente a Jesús. No abandone, y si le toca un “no” por respuesta, como usted se movió en la dirección de Dios, al estar en su Presencia, le garantizo que usted no será nunca más igual. Si usted pide y si recibe, no será el mismo, si pide y no recibe lo que pidió, le puedo asegurar que Dios siempre le ha de responder, y usted nunca más será el mismo.

 

2. Ante la necesidad que su fe se fortalezca.

Usted y yo tenemos dos caminos: la confianza en Dios o la confianza en nosotros. Si usted cree que las puede todas, le tengo malas noticias, le va a ir mal. Si usted confía plenamente en Dios, hay buenas noticias: Dios le va a transformar siempre.

a. El silencio de Dios, es alimento de su esperanza en Dios. La mujer gritó, gritó y gritó… Y Jesús no le respondió palabra… pero ella no desmayó, ella no se fue resentida a otra multitud a buscar “otra palabra, más fresca” El silencio de Dios, debe alimentar nuestra fe, debe avivar nuestra esperanza, porque si el calla, o no lo veo obrando, mi confianza seguirá en él.

b. No oiga otras voces. La única voz que debe importar es la de Dios. No oiga esas voces que le dicen: “solo orando no se resuelven las cosas” hoy le vengo a decir, orando es como se resuelven las cosas… Hablando con Dios seremos cambiados. Si nosotros maridos, oramos con nuestras esposas, cuando vengan los pleitos (porque llegan) rápidamente resolvemos nuestras diferencias, porque no hay discordia cuando el Espíritu Santo gobierna, porque donde está el Espíritu de Dios, ahí hay libertad.

c. Aunque pareciera que no nos notan, Dios piensa en nosotros. La mujer gritó, los discípulos pidieron que la sacaran y la enviaran a casa, pero Jesús ya había notado a la mujer y su petición.

 

3. Nuestro único socorro es el Señor.

La mujer ya está cansada de ser aparentemente ignorada, digo aparentemente porque ya se había hecho notar, y usa su recurso más poderoso: un corazón contrito y humillado; Dios jamás despreciará un corazón genuinamente humillado… El no va en contra de su Palabra (Salmos 51)

a. Jesús vino a los suyos, a Israel primeramente, pero ante su rechazo, su gracia nos alcanzó. Juan 1:11 Alcanzamos misericordia porque otros la rechazaron.

b. No claudicaremos ante cualquier cosa o circunstancia. Le llamaron “perrilla” y no se ofendió… Estaba dispuesta a todo por alcanzar misericordia.

c. El final siempre es glorioso. Cuando la fe no se detiene y nos da esperanza, vamos a ver la victoria.

 

Conclusión: No es nada fácil perseverar. Cuesta. Cuesta sueño, cuesta fuerzas físicas, desgasta, a veces no es divertido, pero cuando perseveramos en la fe, la victoria sabe hermosamente dulce. Pida con fe, mientras pide será transformado, aprenderá del Señor y su carácter, aprenderá a confiar en los silencios, a estar tranquilo en la tempestad, a tener gozo en la prueba, pero no deje de avanzar, no deje de pedir, perseverar y vivir para la Gloria de Dios.

 

FUENTE: Gracias Pastor Dorian Banegas por sus enseñas

Comentarios

Valoremos Mas Nuestras Bendiciones Que Vienen de Dios

Normalmente valoramos mucho las bendiciones materiales que recibimos. Pero si hemos recibido a Cristo en nuestros corazones, tú eres un bendecido de Dios. Porque esto no es solo un asunto material, sino tambien de bendiciones que vienen de Dios, las cuales han sido compradas con la Sangre de Cristo en la cruz del calvario.

Bendiciones en las que la mayoria de la gente nunca piensa, o muchos, nunca han escuchado, pero son bendiciones que podemos pedir y son el resultado de nuestra relación con Jesucristo.

 

1. Dios nos escogió desde antes de la fundación del mundo.

Efesios 1: 3-8 "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia,

De acuerdo a esta Palabra, Dios ya nos bendijo con TODA bendición en los lugares celestiales, para que fuesemos santos y sin mancha. Dios nos eligió y nos creó, nos amó, nos predestinó para llevar a cabo nuestro propósito en la vida, nos hizo aceptos en el AMADO en quien tenemos redención de pecados, es decir, somos perdonados.

Señores, como hijos de Dios, veamos lo rico que somos. Somos ricos en cosas que el dinero no puede comprar y que nadie puede quitarnos. 

Esto resuelve la vida antes, durante y despues del tiempo. Y solo el Dios Todopoderoso, el Autor del universo, puede hacer esta clase de promesa.

Por lo tanto, todo hijo de Dios, debe apropiarse de estos versículos.

 

2. Dios nos ha sellado como sus hijos.

Efesios 1:13 " En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,

Lo que Dios ha prometido se cumple. Nadie puede romper ese sello dado por el Espíritu Santo de Dios, el Dios Todopoderoso y Soberano del universo.

Estas son bendiciones que ya fueron compradas. Compradas con la Sangre de Jesús y envueltas en la Gracia de Jesucristo para aquellos que están dispuestos a creerle.

 

3. Dios nos ha dado dones.

Efesios 12:7-11 "Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Porque a este es dada por el Espíritu palabra de sabiduría; a otro, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; a otro, profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.

El Espíritu Santo nos ha dado diferentes dones: palabra de sabiduria, de ciencia, de fe, de sanidades, hacer milagros, profesía, discernimiento de espíritus, lenguas, e interpretación de lenguas. Dios hizo esta promesa y nos ha dado dones para que logremos lo que sea que Él tiene en mente para su vida.

Y todo se resume en una palabra: Dones de Servicio, para servir al pueblo de Dios, pero no pienes que tienes que servir a alguien, porque a quien verdaderamente servimos es a Dios y todo lo que sea que hagamos estamos sirviendole a Él. 

 

4. Dios nos ama.

Jeremias 31:3 "Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia. ​

Piense en esto: Dios me ama. Hay muchas personas que no se sienten amadas, pero dejeme decirle que Dios nos ama sin exepción.

Quien más puede decir: "Te he amado con amor eterno" 

Sabes cuanto dura lo eterno?, esto significa que nunca cesa, que nunca se interrumpe, que Dios nos ama las 24 horas del día.

Alguien puede decir: Y porque me pasa esto o aquello?. No puedo contestarte eso, pero puede decirte que nada sucede a los hijos de Dios sin su conocimiento, sin su presencia y sin su poder. Es decir, que Él tiene el control de todo, de cada aspecto de nuestras vidas. Y si Dios lo permitió, es porque Él tomará cada circunstancia de la vida y la cambiará para bien si confiamos en Él.

Sí reconocemos que Dios nos ama y que se interesa por nosotros, Él nos dice: "No se turbe nuestro corazón, ni tenga miedo, porque momento a momento, tienes la presencia de Dios Todopoderoso".

Y cuando creemos esta Palabra, entonces la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento desciende sobre nosotros.

Dios quiere que tengamos paz, que estemos unidos con Él para que tengamos su gozo, su amor y su satisfacción en tiempos difíciles. Definitivamente, somos bendecidos en maneras que nunca pensamos.

 

5. Dios suplirá todas nuestras necesidades.

Filipenses 4:19 "Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

Dios no nos dice que suplirá todo lo que querramos. Al confiar en Cristo Jesús como nuestro Salvador, estamos bajo la sombra de un Dios soberano, quien no solo nos suplirá todo lo que nos falta, sino que lo hará en el tiempo que lo necesitamos y en el mejor momento.

Dios nos cuidará pase lo que pase.

Pero las poseciones mas valiosas son: la presencia de Dios, el poder de Dios y el conocimiento de Dios. Realmente somos bendecidos de Dios, bendecidos con vida eterna que nunca cesa, con la presencia del Dios Todopoderoso, quien contesta nuestras oraciones y te dice: "Nunca te dejaré, nunca te desamparé, supliré tus necesidades".

 

6. Tenemos el privilegio de la oración.

Mira a tu alrededor, Dios creó todo eso, el Dios soberano lo creó. Y tenemos el privilegio de hablar con Él. La razón por lo cual no lo conoces, es porque no lees su Libro.

No es alguien distante, sino es un Dios personal, cercano, calido, quien envió a su Hijo Jesucristo para que pudieramos reconocer que Él siente lo que sentimos, entiende cuando sufrimos, entiende cuando no entendemos. Ese es el Dios a quien servimos.

 

7. Tenemos la promesa divina de nuestra resurrección.

1 Corintios 15: 51-52 "He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados.

La promesa de Dios es que un día, resucitaremos y seremos transformados para la eternidad. Es decir, que hay una resurrección para cada hijo de Dios, un nuevo cuerpo que existe para siempre con Dios Todopoderoso.

La Sangre de Cristo nos ha limpiado, nos ha purificado ante sus ojos. Dios es nuestro Dios y no es una idea ficticia, Él es Dios, el Dios Soberano del universo.

 

8. Dios nos ha dado su Palabra.

De todo lo que existe en la tierra, la Palabra de Dios es # 1. Aqui está como comenzó y como terminará. Aquí está lo que sucederá de principio a fin. La Palabra de Dios.

1 Pedro 1: 24-25 "  Porque: Toda carne es como hierba, Y toda la gloria del hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae; Mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada.

La Palabra de Dios es viva, eficaz, y es eterna. Permanece para siempre. 

Oremos: Gracias Señor por habernos escogido desde antes de la fundación del mundo para ser santos y sin mancha, adoptados para ser tus hijos, perdonados de nuestros pecados, justificados y con derecho a entrar al trono de la gracia, ademas de habernos sellado con tu Santo Espíritu, poseción tuya, para gozarnos en tu presencia, llenos de tu amor que es eterno, equipados con dones espirituales para servirte a ti y a tu pueblo, quien suple todas nuestras necesidades. Gracias porque somos pueblo adquirido para anunciar las bondades de Jesús. Amén.

 Fuente: Gracias Pastor Charles Stanley por sus enseñanzas.

Comentarios