Categoría: Santidad

COMO COMIENZAS EL AÑO 2021

Señor, gracias te damos por tu fidelidad, tu bondad, amor y misericordia hacia nosotros y porque tu nombre es verdadero y tu Palabra es verdad. Y no hay duda que tú has sido fiel, por lo que te damos la Gloria a ti nuestro Salvador Jesucristo, y es por eso que podemos decirte que te amamos con todo nuestro corazón, pues tu nos formaste, nos creaste y conoces nuestro futuro.

ASI DEBEMOS COMENZAR EL AÑO 2021

  1. Con EXPECTATIVAS de que algo bueno va a suceder a nuestro favor. No con tristezas, no con desánimos, sino expectantes de que algo bueno viene a nosotros, poniendo como base la fe en nuestro Dios.
  2. Esa fe dará como resultado OPORTUNIDADES. Y vendrán en forma de algo, o alguien, o lugar, o cosa. Por lo tanto, puedo declarar que las oportunidades vienen a mí en el 2021.
  3. Para esto debemos seguir INSTRUCCIONES. a) Dejar lo que queda atras para impulsarnos a lo nuevo. b) Poner a Dios en primer lugar, dándole la primera ofrenda, el primer ayuno, la primera oración del día, los primeros frutos y entonces tendremos garantizado un año glorioso porque Dios tiene nuestro futuro en sus manos.

El año 2020 fue el año de la preparación del remanente, fue un año de pruebas, de sacudimiento personal, familiar, Iglesia y global. Fue el comienzo de la Iglesia apostata, fue el año del reset, fue un año de madurez, pero el Señor nos protegió. Fue un año de guerra espiritual en las finanzas, la salud, los hijos, y fue el año del comienzo de señales de acuerdo a la siguiente lectura.

MATEO 24: 7-8 » Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.»

PREDICCIONES PARA LOS PROXIMOS AÑOS Y EN EL 2021

  1. El número 2021 es el año para ser limpio de nuestra pecaminosidad. Es el año para purificar nuestros corazones y santificar nuestras vidas. Y para ello, Dios nos dio el fuego fresco en el día de Pentecostes del 2020 . Por lo tanto el 2021 será el año de la limpieza y santificación por el fuego del Espíritu Santo. Donde veremos liberaciones masivas, sobretodo de la pecaminosidad.
  2. Las señales se van a intensificar para la segunda venida de Cristo. La plaga del COVID-19 seguirá en la tierra y terminará como un catarro o gripe. Por lo tanto, sigamos con las prácticas de bioseguridad, protejamos nuestro sistema inmunológico y apliquemos la Sangre de Jesús cada día, porque las profesias apuntan hacia la segunda venida de Cristo Jesús. Y mientras no haya arrepentimiento vendrán otras plagas.
  3. El 2021 será el año de la recuperación. Recuperaremos lo que hemos perdido en el 2020, las finanzas, la salud, las fuerzas, etc. No será para todo el mundo, sino para el remanente, es decir, los que obedecen la Palabra de Dios.
  4. El 2021 será el año del rompimiento, para todos los que han sido procesados, a los que han pasado por pruebas y no han comprometido la verdad en el 2020.

COMO HACER LA TRANSICIÓN DE LO VIEJO A LO NUEVO.

  1. No os acordeis de las cosas pasadas.

ISAIAS 43:7-8 » No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. 19He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.

No te acuerdes del pasado. Es importante que tu corazón deje el pasado, porque de lo contrario repetirás el mismo ciclo del año 2020. Pero para ello tienes que cambiar de mentalidad, de vida, de corazón, y Dios no te mete en la nueva temporada hasta que cambies tu corazón.Caso contrario te quedarás estancado.

2. Tenemos que caminar en fe. Debemos abrazar la fe, renunciar a lo que paso en el 2020 y tenemos que hacer lo que Dios nos dice en este mensaje.

3. Necesitas romper las ataduras del alma que no son de Dios. Con personas que son un daño a tu vida espiritual, con lugares que te contaminan o con cualquier otra cosa que nos aleja de Dios. Necesitas romper con las ligaduras emocionales que no son de Dios.

4. La clave para entrar en lo nuevo es la obediencia. Porque la obediencia va acelerar el ciclo de Dios en tu vida.

OREMOS: Padre celestial, he oido tu Palabra que nos ha hablado el Espíritu Santo atravez de este mensaje. Yo la recibo y declaro que este año será un año de recuperación, de rompimiento, de limpieza y purificación. Renuevo mi pacto de buscarte a ti. Rompo toda atadura del alma que no son de Dios, ahora mismo, los rompo, y hago la transición a lo nuevo. En el nombre de Jesús. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor GUILLERMO MALDONADO por sus enseñanzas.

Comentarios

LA SANTIDAD DE DIOS, Y NUESTRA HERENCIA

En estos tiempos difíciles por los cuales estamos pasando y donde la degradación del carácter humano es tan grande, la imagen de Dios se ha ido perdiendo, por lo que este es el momento de hablar de Dios y de su Santidad. Sabes porque ?, porque Él quiere tocar el corazón de su pueblo.

Qué es la Santidad?. No es guardar apariencias externas, ni guardar regulaciones o reglas, sino significa ser consagrado, separado exclusivamente para cumplir un propósito, el cual es, estar disponible para el uso exclusivo de Dios.

Es decir, cuando se esta consagrado a Dios, no ves programas pornográficos, no prestas tu lengua para criticar a la gente porque tu lengua esta consagrada para hablar de Dios.

Él esta buscando hombres y mujeres separadas para Dios, por lo tanto, preguntémonos si hay áreas en nuestras vidas que necesiten ser consagradas a Dios, porque hoy, es el día de consagrarlo y dedicarlo para el uso de Dios.

LA SANTIDAD SOLO PROVIENE DE DIOS.

APOCALIPSIS 4:8 «Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir.»

Es claro que si los 4 seres vivientes están declarándole al Señor Dios Todopoderoso: Santo, Santo, Santo; conocÍan uno de los mayores atributos de Dios, su Santidad, por lo que este atributo es único en Dios, no lo podemos adquirir de nadie más, sino solo de Dios.

Cuando tú ves la Santidad de Dios, cuando sientes esa grandeza, cuando tienes un encuentro con la Santidad de Dios, todo lo que quieres es adorarle. A Dios es al único que se le adora y se le dice tres veces Santo.

RAZONES POR LAS CUALES DEBEMOS SANTIFICARNOS

1. Porque es la voluntad de Dios para ti y para mí.

1 PEDRO 1:14-16 «como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais estando en vuestra ignorancia; sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.»

Queremos enfatizar lo que dice la Palabra de Dios: porque escrito esta: Sed Santos porque Yo Soy Santo.

1 TESALONISENSES 4:3,7 «pues la voluntad de Dios es vuestra santificación……..Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.

La Escritura es clara, ya que nos manifiesta que la voluntad de Dios es que seamos Santos. No es esto grandioso!

2. Cuando nos santificamos Dios nos permite entrar a su herencia.

HECHOS 26:18 «para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.» 

La herencia de Dios se refiere a disfrutar de lo mejor que Dios tiene para nosotros. En otras palabras, Él nos bendice, abre las ventanas de los cielos para ti, para mí y para nuestras familias. Esto es maravilloso, verdad!.

Como solo Dios puede hacerlo, podemos llegar a percibir su presencia, su protección, su favor, su bondad y su misericordia.

ADQUIRIENDO LA SANTIDAD DE DIOS

1. Algunos dicen que es a travez de reglas, regulaciones y el esfuerzo humano.

Sin embargo, esta se refiere a toda persona que busca la santidad por asuntos externos, pero nunca camina por amos, es bien juzgadora, se creen exclusivos, guardan formas externas, como por ejemplo: no te pintes, no uses aretes, no uses pantalones, etc.

Esto se llama mas bien una persona legalista y para Dios no es santidad porque nadie puede guardarla.

2. Sino mas bien, es a travez de la fe en Jesucristo.

Una vez que hemos aceptado a Jesucristo como nuestro salvador personal, entonces nacemos de nuevo, el Espíritu Santo viene a morar en nosotros, la naturaleza de Dios se impregna en nosotros, experimentamos el amor incondicional de Dios que nos transforma y ya no queremos volver atrás. Esto es simplemente, increíble!.

CAMINANDO EN LA SANTIDAD DE DIOS.

Esto se refiere a poder caminar no en una santidad externa, sino en una Santidad del corazón.

Talvez estas luchando con el mal genio, pasiones desordenadas, alcohol, drogas, malos deseos, avaricia, idolatría y cualquier otra cosa que a Dios no le agrada. Y te sientes cansado y quieres cambiar. Déjame decirte que Dios te llamo este día porque Dios te apartará de todo esto.

1. Ejecutando al Rebelde que se encuentra dentro de ti.

Hay una naturaleza adámica dentro de ti y con el que tienes que lidiar, llamada EL REBELDE, o sea, someter la carne, el ego o el viejo hombre. Y lo que hacemos es ejecutarlo, haciendo a Jesucristo el Señor de tu vida, además de someter nuestros miembros a Cristo.

Dí con tu boca en voz alta: «Señor Jesús, someto mis manos, mis ojos, mi boca, mi corazón para tu uso exclusivo. Mis manos no tocarán lo que no es mío, mis ojos no mirarán lo que no debo ver, ahora mismo, yo ejecuto al rebelde, a mi ego, a mi carne porque fueron crucificados en la cruz del calvario. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amen. Me declaro libre».

2. Escojo a Jesucristo como mi Señor y Salvador.

LUCAS 9:23-24 «Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, este la salvará.»

Jesucristo nos habla de tres pasos:

a) Negarse a sí mismo. Es decir renunciar a lo que dicta la carne, negarse al ego, negar a lo que quieres. Si deseas droga, si deseas sexo ilícito, si deseas cosas en tu mente, niégate a ti mismo.

b) Tome su cruz. Se refiere a que en la cruz de Jesus, es donde se cruzan la voluntad de Dios y la de cada uno. Por lo tanto, cada día debemos tomar la decisión de seguir a Cristo.

c) Y sígueme. Es seguir la voluntad de Dios y ser obediente a la Palabra de Dios.

Muchos vamos a ser tentados todos los días, entonces debes decir todos los días: «Viejo hombre, fuiste crucificado, no voy a pecar contra Dios. Mis miembros están consagrados a Dios y quiero hacer su voluntad. 

3. Permitir que la Gracia de Dios opere en tu vida.

2 PEDRO 1: 2-3 «Gracia y paz os sean multiplicadas, en el conocimiento de Dios y de nuestro Señor Jesús. Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia,»

La GRACIA de Dios se manifiesta cuando le hemos dicho a Dios sé tu mi Señor, quiero hacer tu voluntad, me entrego a ti para hacer tu voluntad, yo no tengo el poder ni la fuerza, pero me someto a ti en este día, yo quiero ser santo, no quiero hablar contra las personas. Entonces Dios te desata el poder sobrenatural de Dios.

Cuando la Gracia de Dios viene a nuestra vida, agarra nuestros miembros, agarra nuestras mentes, agarra nuestros espíritus, invade nuestro ser, nos ayuda, nos cambia, y nos transforma. Lo que no has podido cambiar en años, Dios lo cambia en un segundo, en un instante.

4. Estar consiente de la presencia del Espíritu Santo en tu vida.

1 Corintios 6: 17,19-20 «Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él. Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis qué vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?. Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.»

Si tan solo nos diéramos cuenta quién vive en nosotros, no contristaríamos al Espíritu Santo, sino mas bien tendríamos un temor santo. Y esto fue lo que me pasó.

Cuando leí esta verdad hace ya 42 años, me entró una convicción de que tenía lo mas preciado de este mundo, morando dentro de mi, la Tercera Persona de Dios, El Espíritu Santo, quien es El Consolador y quien esta conmigo todos los días de mi vida, quien ha hecho toda la diferencia del mundo en mi vida porque siempre ha guiado y dirigido mis caminos.

En ese momento todo alcohol, todo cigarrillo, y otras cosas, llegaron a su fin. Fue glorioso, y desde ese momento trato de caminar cuidando la presencia de Dios en mi vida.

Pero todo comenzó cuando hice esta oración y si tu la haces, veras el poder de Dios descender sobre tu vida, al punto que Dios mismo te mostrara tu propósito y destino, siempre y cuando seas obediente a su Palabra.

OREMOS: Padre Celestial, vengo humildemente delante de tu presencia, para pedirte perdón por mis pecados. Creo que moriste en la cruz del calvario por mis pecados y que Dios te levanto de entre los muertos. Inscríbeme en el Libro de la Vida. A partir de hoy, buscaré de tu presencia y haré tu voluntad expresada en la palabra de Dios. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor Guillermo Maldonado por sus enseñanzas.

Comentarios

Facebook
YouTube