Categoría: Temor de Dios

COMO COMIENZAS EL AÑO 2021

Señor, gracias te damos por tu fidelidad, tu bondad, amor y misericordia hacia nosotros y porque tu nombre es verdadero y tu Palabra es verdad. Y no hay duda que tú has sido fiel, por lo que te damos la Gloria a ti nuestro Salvador Jesucristo, y es por eso que podemos decirte que te amamos con todo nuestro corazón, pues tu nos formaste, nos creaste y conoces nuestro futuro.

ASI DEBEMOS COMENZAR EL AÑO 2021

  1. Con EXPECTATIVAS de que algo bueno va a suceder a nuestro favor. No con tristezas, no con desánimos, sino expectantes de que algo bueno viene a nosotros, poniendo como base la fe en nuestro Dios.
  2. Esa fe dará como resultado OPORTUNIDADES. Y vendrán en forma de algo, o alguien, o lugar, o cosa. Por lo tanto, puedo declarar que las oportunidades vienen a mí en el 2021.
  3. Para esto debemos seguir INSTRUCCIONES. a) Dejar lo que queda atras para impulsarnos a lo nuevo. b) Poner a Dios en primer lugar, dándole la primera ofrenda, el primer ayuno, la primera oración del día, los primeros frutos y entonces tendremos garantizado un año glorioso porque Dios tiene nuestro futuro en sus manos.

El año 2020 fue el año de la preparación del remanente, fue un año de pruebas, de sacudimiento personal, familiar, Iglesia y global. Fue el comienzo de la Iglesia apostata, fue el año del reset, fue un año de madurez, pero el Señor nos protegió. Fue un año de guerra espiritual en las finanzas, la salud, los hijos, y fue el año del comienzo de señales de acuerdo a la siguiente lectura.

MATEO 24: 7-8 » Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.»

PREDICCIONES PARA LOS PROXIMOS AÑOS Y EN EL 2021

  1. El número 2021 es el año para ser limpio de nuestra pecaminosidad. Es el año para purificar nuestros corazones y santificar nuestras vidas. Y para ello, Dios nos dio el fuego fresco en el día de Pentecostes del 2020 . Por lo tanto el 2021 será el año de la limpieza y santificación por el fuego del Espíritu Santo. Donde veremos liberaciones masivas, sobretodo de la pecaminosidad.
  2. Las señales se van a intensificar para la segunda venida de Cristo. La plaga del COVID-19 seguirá en la tierra y terminará como un catarro o gripe. Por lo tanto, sigamos con las prácticas de bioseguridad, protejamos nuestro sistema inmunológico y apliquemos la Sangre de Jesús cada día, porque las profesias apuntan hacia la segunda venida de Cristo Jesús. Y mientras no haya arrepentimiento vendrán otras plagas.
  3. El 2021 será el año de la recuperación. Recuperaremos lo que hemos perdido en el 2020, las finanzas, la salud, las fuerzas, etc. No será para todo el mundo, sino para el remanente, es decir, los que obedecen la Palabra de Dios.
  4. El 2021 será el año del rompimiento, para todos los que han sido procesados, a los que han pasado por pruebas y no han comprometido la verdad en el 2020.

COMO HACER LA TRANSICIÓN DE LO VIEJO A LO NUEVO.

  1. No os acordeis de las cosas pasadas.

ISAIAS 43:7-8 » No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. 19He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.

No te acuerdes del pasado. Es importante que tu corazón deje el pasado, porque de lo contrario repetirás el mismo ciclo del año 2020. Pero para ello tienes que cambiar de mentalidad, de vida, de corazón, y Dios no te mete en la nueva temporada hasta que cambies tu corazón.Caso contrario te quedarás estancado.

2. Tenemos que caminar en fe. Debemos abrazar la fe, renunciar a lo que paso en el 2020 y tenemos que hacer lo que Dios nos dice en este mensaje.

3. Necesitas romper las ataduras del alma que no son de Dios. Con personas que son un daño a tu vida espiritual, con lugares que te contaminan o con cualquier otra cosa que nos aleja de Dios. Necesitas romper con las ligaduras emocionales que no son de Dios.

4. La clave para entrar en lo nuevo es la obediencia. Porque la obediencia va acelerar el ciclo de Dios en tu vida.

OREMOS: Padre celestial, he oido tu Palabra que nos ha hablado el Espíritu Santo atravez de este mensaje. Yo la recibo y declaro que este año será un año de recuperación, de rompimiento, de limpieza y purificación. Renuevo mi pacto de buscarte a ti. Rompo toda atadura del alma que no son de Dios, ahora mismo, los rompo, y hago la transición a lo nuevo. En el nombre de Jesús. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor GUILLERMO MALDONADO por sus enseñanzas.

Comentarios

EL GENUINO ARRENPENTIMIENTO

Hoy quisiera iniciar este mensaje diciendo que Dios nos está otorgando un nueva oportunidad para arrepentirnos, porque iniciamos este año con una alerta por el COVID-19, que nos ha hecho confinarnos durante varios meses, provocando una situación financiera dificil, perdidas de empleos y negocios a nivel mundial, asi como el efecto de un huracán que ha venido a devastar la zona de producción mas importante de Honduras.

Y si no hay un arrepentimiento genuino de nuestros pecados, seguiremos viendo mas desastres, los que se pueden traducir en otra clase de pestes, terremotos, etc.

Es cierto que hay muchas persona que luchan con el pecado, piden perdón, sin embargo, vuelven a caer en lo mismo. Esa persona es sincera y se ampara en el siguiente versículo de las Sagradas Escrituras:

1 JUAN 1: 9  «Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.»

Pero la pregunta aquí es: porque no logro tener victoria en esa área de mi vida?, por lo tanto, cual es el problema aquí?. Lo que pasa que las personas deberÍan experimentar un cambio en sus vidas, pero hace falta algo que es clave y lo encontramos en:

LUCAS 24: 45-49 «Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras; y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. «

Esta es la clave: el arrepentimiento, al mismo tiempo que el perdón de pecados. Porque el arrepentimiento es parte de la salvación. Y Dios esta empeñado en captar nuestra atención para guiarnos al arrepentimiento genuino, el cual es sinónimo de salvación. Y lo enfatiza en el siguiente versículo:

LUCAS 5:32 «No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.»

Por lo tanto, EL ARREPENTIMIENTO es un gran pesar por el pecado cometido, un compromiso de abandonarlo y un andar en obediencia a Dios.

No basta con experimentar pesar, dolor, ni remordimiento por lo que hayamos cometido, sino hacer el compromiso de abandonarlo completamente. Algunos dirán que están avergonzados de sus pecados, porque puede ser que alguien los descubrió, o porque se siente abatido por ellos, entonces lo lamentan, o porque alguien los desenmascaro y se sienten humillados. 

Pero hoy quiero que entiendas, que eso no es arrepentirse, sino que, debemos tener un dolor sincero por el pecado ante Dios Santo, y el compromiso de abandonarlo y dejarlo para siempre, porque Dios es Santo y Él no tolera el pecado, Él Dios Santo no pasa por alto el pecado, de lo contrario debemos atenernos a las consecuencias.

Lo siento mucho, pero tengo que decir lo siguiente: si su dios no es el de este Libro Sagrado, La Biblia, entonces practicas la idolatría y crees en un dios que no existe. Los hombres se postran y adoran cualquier cosa que puede ser hecha a mano, o ser una persona o lo que sea, pero hay un solo Dios y su nombre es Jehová de los Ejércitos, y es Jesucristo. Él es el único Dios verdadero y lo que Él llama pecado, es pecado.

Algunos dirán que Dios es amor y que Él, nos ama con amor incondicional. Pero el hecho es que el amarnos incondicionalmente, no implica que ignore el pecado deliberadamente contra Él. Por lo tanto, el arrepentimiento genuino es cambio.

Y Dios nos lo repite aquí:

2 CRONICAS 7:14 «si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.» 

Dios es claro al decirnos que si nos humillamos y nos convertimos de nuestros pecados, Él nos perdonará y sanara nuestra tierra y todo lo nuestro.

Lo que pasa es que vivimos en un mundo en donde el pecado es tolerable. y no es posible tolerarlo porque Dios odia el pecado, lo detesta, Él juzga el pecado porque sabe lo que el pecado hace en la vida de sus hijos, en la vida de los no creyentes y creyentes y por consiguiente, lo detesta. Por lo tanto, Él dice que debe haber un cambio en nosotros.

He aquí un ejemplo de arrepentimiento, fijémonos, aprendamos para evitar que nos pase igual que en la historia del Hijo Prodigo:

LUCAS 15 11-14 «También dijo: Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes. No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada; y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente. Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle. «

Este muchacho pidió su herencia y se fue y malgasto todo lo que tenía, viviendo en pecado, pero súbitamente, Dios capto su la atención.

LUCAS 15: 15-19 «Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos. Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba. Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!. Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.» 

Este joven se puso a pensar en su realidad, Tenemos un joven cansado, hastiado, lo despilfarro todo, estaba desalentado, abatido, apenado, triste, por haber desperdiciado su vida.

Preguntamos y como cambio?. Dijo, me levantaré e iré a mi padre y le diré: he pecado contra ti y contra el cielo, perdóname.

Si este joven solo se hubiera lamentado, y si solo se hubiera quedado en la pocilga dándole algarrobas a los cerdos, habiendo perdido todo, seguiría en la pocilga.

LUCAS 15: 20-22 «Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo. Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. » 

Como es que el hijo prodigo se arrepintió genuinamente de haber vivido en pecado y malgastado toda su riqueza?, pues dijo: regresaré a mi padre, ya no viviré deseando las algarrobas de los cerdos.

En la actualidad, muchos viven espiritualmente en una pocilga, están corrompidos espiritualmente, su naturaleza es perversa, viven en pecado, desobedeciendo a Dios y se alejan de Él cada vez más y más, y no arreglan sus cuentas hasta que pierden todo.

Dios a veces permite que lo perdamos todo. Claro que sí!, porque todo lo que nos lleve a Dios es bueno. Y sabes porque lo pierdes todo?, porque Dios quiere llamar tu atención. No es asunto de solo sentirse mal, el arrepentimiento genuino es cambiar.

Y no solo es una disposición, sino permitir que Dios nos transforme, que abandonemos nuestro pasado y cambiemos de rumbo.Por eso es que las Iglesias están llenos de inconversos, pasan al frente, confiesan a Dios, pero no hay arrepentimiento genuino, y siguen viviendo en pecado. Lo trágico es que predica un evangelio que tolera el pecado y no les permite darse cuenta que la salvación consiste en un cambio eterno y total en cada vida.

No solo es un cambio de conducta, sino de comportamiento, de conversación y caracter que se lleva a cabo cuando una persona recibe a Cristo  y entabla una relación genuina con Él. Esto es lo que se llama nacer de nuevo, es una nueva vida, es creer en Cristo con espíritu de arrepentimiento genuino y confiar en Él como Salvador.

Es también disponerse a admitir su pecado delante de Dios y es pedir misericordia. El evangelio del Señor Jesucristo es un mensaje duro: deja tu pecado, con la fe en Cristo con un espíritu arrepentido, porque si venimos con ese espíritu, entonces Él nos perdona y nos inscribe en el Libro de la Vida.

Por esto quiero invitarte para que hagas a Jesús el Señor de tu vida. Hoy Dios te da la oportunidad de tener un encuentro verdadero con Él y reconciliarte con Él.

OREMOS: Señor, hoy vengo delante de ti, pidiéndote perdón por mis pecados, perdóname y me arrepiento por ellos. Límpiame y lávame con la preciosa Sangre de Cristo Jesús. Ven a morar a mi corazón. Muéstrame tu voluntad a traves de tu Palabra y has de mí una nueva criatura, un hijo tuyo y que camines conmigo dándome guía y dirección. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

JESUCRISTO: EL HIJO DE DIOS, NUESTRO SALVADOR

Debemos prepararnos para la cosecha de almas más grande que hemos visto en nuestro tiempo, y por eso debemos estar preparados para que las buenas nuevas de Dios sean transmitidas con osadía, confianza y fe y que Dios se mueva en los corazones de la gente.

1 CORINTIOS 1: 18, 23-24 » Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios…Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; más para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios”.

El mensaje de Jesucristo ha sido diferente porque ofrece una vida nueva.

Jesucristo describió el estilo de vida que agrada a Dios, alienta amar a los enemigos, perdonar las ofensas, a orar por todas nuestras necesidades, enseña a no preocuparse y confiar en que nuestro Padre celestial proveerá para nuestras necesidades.

Además, el Señor hizo milagros, sanó enfermos y resucito muertos y aun hoy, los hace porque Él esta vivo y para Él todo es posible.

La Biblia declara que Cristo es el unigénito Hijo de Dios. Su venida fue anunciada por los profetas del Antiguo Testamento como la que liberaría a las personas de sus pecados y rebeliones contra Dios. 

La muerte vicaria de Jesucristo en la cruz es el corazón del cristianismo.

Morir como nuestro substituto fue la razón principal por la cual el Hijo de Dios vino al mundo. Como es Dios y llevó una vida perfecta, era el único que podía pagar por los pecados de la humanidad. Por eso nació de una virgen, para ser humano y morir en la cruz por nosotros. Dios- Padre depositó nuestros pecados sobre su Hijo, quien sufrió la ira que merecíamos. Sin su muerte expiatoria no habría salvación, y todos moriríamos en nuestros pecados padeciendo la ira de Dios por toda la eternidad.

Así como Jesucristo es el único substituto, también es el único camino a la salvación.

El Señor lo afirmó al decir: 

JUAN 14:6 “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”.

Jesús fue muy claro en decir que nadie viene al Padre sino es por Él. Sino lo crees, no crees en Palabra de Dios porque solo Jesús es el perfecto Hijo de Dios y es el único sacrificio sin pecado aceptado por Dios. Por lo tanto, creemos en Cristo al grado que nos sometemos a Él como nuestro Salvador y Señor.

JUAN 1:29 » El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.» 

No hay otra manera en la que podamos ser perdonados y reconciliados con Dios, sino solo por medio de la muerte expiatoria de Cristo en la cruz. Todos los que creen en Él como Señor y Salvador son perdonados de sus pecados y son hechos dignos ante Dios.

Todo aquel que cree en Jesucristo tiene vida eterna.

JUAN 3:16 «Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. » 

Quienes no creen en esta verdad, la ira de Dios vendrá sobre ellos. Cristo fue muy claro, Él es el camino, la verdad y la vida y nadie viene al Padre sino por mí. Y un día estaremos delante de Él.

Pablo también declaró que somos justificados mediante la muerte de Jesucristo.

ROMANOS 5: 18-20 “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en qué, siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. Porque sí siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida”.

Esto significa que la Sangre de Jesús se derramo y quienes lo aceptan como Salvador son justificados, o sea, declarados justos delante de Dios, no por lo que nosotros hayamos hecho, sino por lo que Cristo hizo en la cruz del calvario.

Pedro proclamó que en ningún otro hay salvación, solo en Jesucristo .

HECHOS 4: 11-12 “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos”.

En ningún otro hay salvación. No hay otro nombre, más nadie bajo el cielo. Mire, no es un asunto de ser considerado con otras persona, o de ser cerrado, o de falta de amor, o de ser desinteresado, o critico, solo se trata que creo lo que dijo Dios. En ningún otro hay salvación, no hay otro nombre en el que podamos ser salvos.

Aunque como cristianos seamos acusados de tener una mente estrecha, debemos mantenernos firmes y aferrarnos a la verdad de la Biblia, la cual nos dice cómo ser salvos. Seremos criticados, pero no debemos avergonzarnos del evangelio de Jesucristo.

Sino crees en la Biblia, en donde vas a poner tu fe?, porque cuando se trata de la eternidad, no hay mas. Cristo nos dijo que todo aquel que en Él cree, perdonara sus pecados y lo anotará en el Libro de la vida y que un día lo llevará al cielo. Claro esto solo será posible si has aceptado a Jesucristo como tu Salvador.

Si aun no lo has aceptado, este el momento de hacerlo repitiendo en voz alta esta oración: » Padre celestial, vengo delante de tu presencia, reconociendo mis pecados. Me arrepiento de cada uno de ellos y te pido que me perdones. Ven a morar a mi corazón. Abre mis ojos espirituales para que puede comprender  y hacer tu voluntad mediante la Palabra de Dios. Gracias Padre. Te lo pido en el nombre de Cristo Jesús. Amén.»

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

PORQUE ESTE SACUDIMIENTO: PLAGA CORONAVIRUS

Durante este tiempo es importante llenarnos de mensajes de fe y esperanza, mas sin embargo, en esta oportunidad quisiera que fuésemos más allá de esta clase de mensajes y dejar que el Espíritu Santo nos diga lo que esta pasando. Por ello, vamos a la Palabra de Dios.

HAGEO 2:6-7 «Porque así dice Jehová de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca; y haré temblar a todas las naciones,»

El Señor dice que hará temblar a todas las naciones. No solo una, no solo a dos naciones, sino a todas las naciones. Y esto es lo que esta pasando. Hace  dos semanas todo estaba bien y de repente todo el mundo esta encerrado, las naciones mas fuertes económicamente hablando han sufrido muchas perdidas.

Todo ha cambiado, por lo tanto, Dios esta hablando porque el hombre no puede hacer esto en un solo día, ni en dos semanas. Dios nos esta enviando un mensaje. Un mensaje que va más allá de decir que Dios esta contigo. Es tiempo de recibir guía y dirección al pueblo de Dios para mostrar al pueblo sus transgresiones.

ISAIAS 58:1 «Clama a voz en cuello, no te detengas; alza tu voz como trompeta, y anuncia a mi pueblo su rebelión, y a la casa de Jacob su pecado.»

Dios diciéndole a Isaias, clama a voz en cuello, no te detengas, anuncia a mi pueblo su rebelión, sus transgresiones, su pecado. En otras palabras, hoy, tenemos lo que tenemos por el pecado, el hombre se ha corrompido, la copa de iniquidad y de transgresión se llenó. Dios esta diciendo: es suficiente.

Dios no solo es un Dios de amor sino de juicio, y el propósito de todo sacudimiento, es mostrarle a la tierra su pecado, su transgresión.

Dios quiere llevar a la tierra a sus rodillas, que reconozcan que hay transgresión porque estas cosas no suceden por suceder.  Hoy, necesitamos alinearnos con Dios porque la tierra esta corrupta, llena de violencia como en los dias de Noe, hay abortos, homosexualismo, hay demasiado derramamiento de sangre inocente, trata de personas, etc.

CUAL ES EL PROPOSITO DE ESTE SACUDIMIENTO?

1. Juzgar el pecado del hombre.

2. Y en la Iglesia es para corregirnos, 

En ambos casos para alinearnos a los caminos de Dios. Es tiempo de arrepentirnos de nuestros pecados porque hasta que nos arrepintamos, entonces, Dios nos va a guardar del virus. El hombre tiene que doblar rodillas, humillarse, arrepentirse y confesar su pecado.

Yo sé que Dios esta tocando tu corazón ahora mismo. Si lo haces, Dios va a sanar tu tierra, Dios va a sanar tu cuerpo y ninguna plaga te tocará.

Declaro que el Temor de Dios esta sobre ti ahora mismo. Dios es un Dios de amor y por eso su Hijo fue a la cruz, murió por ti y por mí, y pagó por tu pecado. Sabemos que venir a Él nos da salvación. 

QUE PODEMOS HACER?

Escudriñemos lo que Dios nos dice en su Palabra, porque en ella encontramos las respuestas.

2 CRONICAS 7:14 «si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.» 

De acuerdo a este versículo, lo primero es humillarnos porque esto es una señal de dependencia total de Dios. Ademas, la humildad nos vuelve a poner en la presencia de Dios. No hay substituto de la humildad y la mejor manera de humillarnos es examinarnos a nosotros mismos.

En segundo lugar, debemos buscar a Dios en oración, examinándonos a la luz de la Palabra, pero también arrepintiéndonos de nuestros pecados, es decir, permitirle a Dios que intervenga en nuestras vidas..

En tercer lugar, convertirnos de nuestros malos caminos, porque cuando lo hacemos de corazón, Dios nos oirá desde los cielos, perdonara nuestros pecados y va a sanar nuestra tierra. Dios va a sanar nuestros cuerpos y Dios va a sanar nuestra familia.

Te invito a que nos arrodillemos ahí donde estas y hagamos un acto de arrepentimiento, orando así: «Padre celestial, vengo delante de tu presencia, pidiéndote perdón por nuestros pecado, por el pecado del aborto, por el pecado de la hechicería, por el pecado de la idolatría, el pecado de la codicia, el pecado del homosexualismo, del lesbianismo, el pecado de la envidia, el pecado de la corrupción y cualquier otra cosa que a ti no te agrada. Nos humillaos delante de ti, escogemos arrepentirnos. Te pido que perdones nuestras iniquidades, perdona nuestras transgresiones, perdona los pecados de nuestros hijos, perdona los pecados de nuestra familia, perdona el pecado de nuestra nación. Ahora te pido que me laves y limpies con la preciosa Sangre de tu Hijo Jesucristo.  Gracias Señor, hoy me alineo a tus caminos. Abre mis ojos espirituales para ver las cosas desde tu perspectiva y poner por obra tu Palabra para hacer tu voluntad. Todo te lo pido en el nombre Poderoso de tu Hijo Jesucristo. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor GUILLERMO MALDONADO por sus enseñanzas.

Comentarios