Categoría: Esperanza

MENSAJE DE AÑO NUEVO 2023

Todos hemos pasado por procesos durante el año 2022 y si estamos cerca o no de Dios, seguro que fuimos probados, en la fe, en nuestros caracteres, en las finanzas o a través de la salud o posiblemente en alguna otra área de nuestras vidas. Pero si hay algo seguro, es que el propósito de esas pruebas era para introducirnos a la Gloria de Dios.

2 CORINTIOS 4:17 “ Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; 

Claro, posteriormente a ese examen, estoy convencido que tenemos un mayor peso de gloria. Ahora podemos decir: “fui probado, pase la prueba y todavía estoy en pie. Y entraré al año 2023 todavía sobre mis pies y estoy en mi propósito, así que hay un nuevo peso de gloria en mi vida. En el nombre de Jesús. Amén”.

Una conclusión que tenemos hoy, es que Dios ha sido fiel, ha sido bueno, ha sido digno de confianza y podemos depender de Él. Y podemos decir a toda voz: la gloria es para Jesús.

Cuando un nuevo año inicia, nos preguntamos: que trae el futuro para nosotros?.

Lo que puedo decirte en este día, es que cada vez que una nueva temporada comienza, hay tres aspectos que se deben tomar en cuenta:

1. DEBEMOS TENER EXPECTATIVAS.

Expectativas de que algo bueno viene a nuestras vidas. Es decir, esperemos algo bueno, siempre y cuando hemos obedecido a Dios.

JEREMIAS 29:11 “Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el futuro que esperáis.

No importa lo que hayas pasado hasta este momento, Dios te dice: “tengo algo bueno para ti. Por lo tanto, quiero que tu esperes algo bueno en las diferentes áreas de tu vida.

ISAIAS 43:19 “He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.

Esa expectativa que nace en ti, es algo que está a punto de pasar sobrenaturalmente porque Dios trabaja sobre esa expectativa. Él sube la barra de las limitaciones y de esa manera, Dios va a cumplir esa expectativa en tu vida. Asi que espere algo grande en este año 2023.

No vea las circunstancias, ponga sus ojos en Cristo Jesús, y no se desvíe para otro lado porque Dios va hacer algo bueno.

2. EL NUEVO AÑO COMIENZA CON UNA OPORTUNIDAD.

Cada vez que tenemos un año nuevo, Dios se asegura abrir nuevas oportunidades para su pueblo, porque lo que sucedió en su vida, fue una preparación para esa oportunidad que Dios tiene para ti.

Quiero decirte que las oportunidades son portales, son ventanas, son puertas que Dios abre para que aferras a esa oportunidad, pero cuando tú no tomas esa oportunidad Dios la cierra. Hoy quiero decirte que en el año 2023, Dios va abrir puertas que tú nunca habías visto abiertas, así que tómelo.

Hay oportunidades que vendrán en forma de una persona. Cuando el gigante Goliat empezó a desafiar al ejército de Israel, aquel decía en alta voz: “yo los voy a matar a todos”. David se dijo: “esta es mi oportunidad de ser rey”, “la voy a tomar”. El rey Saul dijo: “quien se atreve a matar a ese gigante”.

Entonces, David levanto la mano y dijo: “como este incircunciso se atreve a desafiar al ejército de Jehová?”. Así que tomo esa oportunidad, agarro una honda y le lanzo una piedra en la frente del gigante, lo mato y entro a una nueva temporada.

Nuevas oportunidades están abiertas, tu necesitas tomarlas. Pueden venir en forma de nuevas ideas, ideas creativas. Estate listo.

3. DEBEMOS SEGUIR INSTRUCCIONES.

Dios no te introduce a nuevas oportunidades sin instrucciones. LO que viene para el mundo es muy difícil, pero lo que viene para su Iglesia, para su pueblo es glorioso. Tienes que obedecer sus instrucciones, tienes que obedecer lo que dice en su Palabra, la Biblia, medita en ella de día y de noche.

ISAIAS 1:19 “Si quisiereis y oyereis, comeréis el bien de la tierra; 20si no quisiereis y fuereis rebeldes, seréis consumidos a espada; porque la boca de Jehová lo ha dicho.

En otras palabras, se requiere obediencia. Entra al año nuevo haciendo una decisión de obediencia. Queremos lo mejor de la tierra, entonces obedezcamos a Dios porque si obedeces, comeremos lo bueno de la tierra.

Pero, esto se vuelve real cuando primeramente hacemos a Jesús, Señor y Salvador de nuestras vidas. Por eso, te invito a que hagas la siguiente oración en voz alta: “Padre Celestial, vengo delante de tu presencia, pidiéndote perdón por mis pecados. Ven a morar a mi corazón y has de mí una nueva criatura, que te ame, te exalte, te adore y te bendiga. Hoy te hago Señor y Salvador de mi vida. En el nombre de Jesús. Amén”

Y ahora busca una Iglesia cristiana para que te instruya en la Palabra de Dios.

FUENTE: Gracias Pastor GUILLERMO MALDONADO por sus enseñanzas.

Comentarios

CUANDO DIOS INVADE TU VIDA

Al leer acerca de la anunciación del nacimiento de Jesús, no solo es un texto bello para la Navidad, sino que literalmente es una narración de cuando Dios invade una vida. Y esto también nos indica, que este día, Dios quiere invadir tu vida.

Él quiere entrar en tu corazón, en tu hogar, en tu matrimonio, en tu familia y en todos los demás aspectos de tu vida. Y qué mejor que la época de Navidad para reflexionar sobre estas cosas. Porque el contexto de esta lectura es una invasión de la vida de una mujer llamada Maria.

LUCAS 1: 28-30,35,37 » Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Más ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta. Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. ….porque nada hay imposible para Dios. 

En base a esta lectura, quiero exponer 5 cosas que acontecen cuando Dios invade nuestras vidas, y esto solo suceden cuando tenemos una relación estrecha con el Dios Todopoderoso, con Jesucristo y el Espíritu Santo, pues solo de esa manera alcanzaremos la plenitud de Dios en nuestras vidas, nuestro hogar, nuestra familia, nuestro matrimonio, etc.

1. Habra cosas que tú no pediste, pero que haces bien en aceptarlas.

En primer lugar, Maria no pidió ser la madre del Hijo de Dios, aunque a veces, Dios no tiene que pedirnos permiso para hacer algo que esta en su propia voluntad.Es decir, que van a ver momentos en que Dios no te va pedir permiso y va entrar en tu vida y va hacer cosas que tu no entiendes. Pero al final, cuando las aceptas, Dios se glorifica.

Es cierto que cuando Dios vino a la vida de Maria, le causo un gran problema ya que estaba comprometida en matrimonio para casarse, tenia en mente su vestido de bodas, la fiesta de compromiso y de repente, el Señor vino y le dijo que estaba embarazada.

Puedo decirte que cuando Dios hace algo, Él lo hace con un propósito en mente y al final Dios transforma lo malo en algo glorioso. Aunque pareciera que se estaba arruinando la boda de sus sueños, al final termino siendo algo glorioso.

2. Habra cosas que nunca entenderás pero tienen que pasar.

Aunque Dios le explico a Maria lo que estaba por suceder, María no lo podía entender porque las cosas tenían que ser como iban a ser. Déjame decirte que hay cosas que tu no vas a entender, tienes que hacer la paz consigo mismo porque hay cosas que tienen que pasar con la manera que tienen que pasar, porque los que confían en Dios aprender a soltar a Dios lo que Él quiere.

Por otro lado, la Palabra dice que María estaba turbada y así como ella, todos vamos a pasar por tiempos de pruebas, tiempos difíciles, por tiempos emocionales difíciles o probablemente experimentarás dolor, tristeza, de las cuales y por haber aceptado a Cristo como tu Salvador, no estas exento de que eso suceda.

Sin embargo tenemos una promesa en la Biblia:

SALMO 34:19 » Muchas son las aflicciones del justo pero de todas ellas le librará Jehová»

A veces no entenderemos a Dios y no se trata de entenderlo, sino de obedecerlo.

3. Habrá pérdida de cosas, pero todas las vas a recuperar.

Sí! es cierto, por un momento María perdió su reputación, por un momento perdió su boda, la boda de sus sueños, por un momento perdió su paz y su gozo, pero al final, sabes qué?, Dios le devolvió con creces.

En otras palabras, confíe, esté seguro que cuando Dios invade tu vida, y aunque experimente pérdidas, esas pérdidas no son permanentes.

Hoy te puedo decir por experiencia que Dios no esta en el negocio de perder, Dios nunca pierde. y cuando Dios es tu socio, tu no vas a perder. Y si tu has aceptado a Jesuscristo como tu Salvador personal, tu estas en el equipo ganador.

Y según el Libro de Apocalipsis, al final de los tiempos, nosotros los cristianos ganamos. Al final tu vas a recuperar tu gozo, tu alegría, porque Dios no esta en el negocio de perder.

4. Habrá cosas que hacer que nunca pudiste imaginar.

En el momento que Dios entra en la vida de Maria, ella tenía la responsabilidad de hacer un serie de cosas que nunca se habría imaginado hacer. Así como a Maria, Dios te va empujar a hacer cosas que nunca habías hecho.

En otras palabras, Maria había sido educada para hacer las costumbres de su pueblo, pero Dios la empujo a ella y a José a ser valientes, afrontar las circunstancias con audacia, se trasladaron a Egipto, algo fuera de lo ordinario, algo dirigido por Dios y hacer de sus vidas menos aburridas, una vida llena de Dios.

Y sabes porque esto?, porque va poner en ti, ideas creativas, porque Él es un Dios creativo, ideas para hacer lo que no habías hecho jamás. Y no te preocupes, porque Él mismo te va a capacitar para hacer lo que nunca imaginabas.

5. Habrá bendiciones que jamas te imaginaste que ibas a cosechar.

Cuando Dios invade tu vida, tu vas a comenzar a cosechar cosas en tu vida que tu nunca sembraste, o ni siquiera soñaste.

Estoy seguro que Maria tenia fe porque la Biblia lo enseña. Y si tenía fe, tenía esperanza, y si tenía esperanza, tenía anhelos y deseos. Yo creo que ella era una mujer de Dios. Ella nunca se imagino que sería el vientre, por el cual, el Salvador del mundo nacería.

Y hoy te declaro que en este día, Dios viene a invadir tu vida, donde vas a terminar cosechando cosas que jamas mereciste, que jamás soñaste, incluso la Biblia reafirma que Él va contestar lo que tu le pidas con mayor abundancia.

Es obvio que Dios quiere invadir la vida de cada uno de nosotros y cuando esto suceda, a medida que te rindas a Él, tengas encuentros constantes con Él y aprendas a permitirle que Dios invada tu vida, vas a comenzar a ver cosas que tu nunca habías visto.

Al leer el relato de Maria, deducimos que ella era una mujer simple y común, sin embargo, lo que Dios hizo por ella y en ella, la convirtió en uno de los seres más favorecidos que jamás han caminado sobre la faz de la tierra. Como aconteció esto?, cuando Dios invadió su vida.

Y es que Dios ha permitido que esta escritura quedara plasmada en la Biblia para que tengamos la fe, de que la misma manera que el Señor invadió la vida de esta joven, Él va invadir nuestros hogares, nuestros matrimonios, nuestros hijos, nuestros negocios, nuestros ministerios, si tú lo crees!.

Ahora bien, más interesante aun es la respuesta que Maria le dio a Dios:

LUCAS 1:38 » Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia.»

Es de hacer notar, que así como Maria, nosotros podemos entrar a la presencia de Dios y a sus planes plan de Dios para nuestras vidas. Pero, si tu quieres eso, debes estar 100% dispuesto a rendirte a la voluntad de Dios. O Jesús es Señor de todo o no es Señor de nada.

La Biblia dice claramente que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, creyendo que Dios le levanto de los muertos, serán salvo para vida eterna conjuntamente con Cristo. Para esto repite conmigo esta oración:

«Padre Celestial, vengo delante de tu presencia a pedirte perdón por mis pecados, me arrepiento de cada uno de ellos. Hoy declaro que te hago el Señor de mi vida. Ven a morar a mi corazón y has de mi una nueva criatura, haré lo que tu quieres que yo haga, iré donde tu quieres que vaya, hablaré lo que tu quieres que diga y viviré la vida que tu deseas para mí. En el nombre de Jesús. Amén.»

FUENTE: Gracias Pastor RUDY GRACIA por sus enseñanzas.

Comentarios

RECIBE SU MILAGRO

ROMANOS 10:10 » Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Cuando leemos este versículo de la Biblia, puedo preguntarte: Necesitas un milagro ?. Entonces !, créalo, confiéselo y recíbalo !

Probablemente dirás: «no sé si pueda hacer eso»

Mira bien lo que voy a decirte !. Tu creiste en el mayor de los milagros del universo, lo confesaste y lo recibiste: y cual fue ! el milagro de un espíritu renacido. Cualquier otro milagro que tu o yo necesitemos, vendrá de la misma manera.

Asi que empecemos por renovar nuestra mente y nuestro corazón, creyendo lo que indica la Palabra de Dios en cuanto a la necesidad en particular que tengamos.

Muchos tratan de evitar este paso. Intentan creer que van a obtener su milagro, sin embargo, no se toman el tiempo para que la Palabra transforme su mente y su corazón; solo quieren confesarlo con su boca y que aparezca al instante. Pero no será así, porque lo que uno cree con e corazón, y confiesa con la boca es lo que recibirá.

Si aun no tenemos suficiente fe para creer que recibiremos el milagro que necesitamos, podemos obtenerla de la siguiente manera:

ROMANOS 10:17 «La fe es por el oir, y el oir, por la Palabra de Dios»

Así que, empiece a llenar los oídos de su corazón con la Palabra hasta que nazca la fe para su milagro.

Eso hizo la mujer con el flujo de sangre. Ella creyó en su corazón que Jesús la sanaría, luego lo confesó en voz alta y después actuo conforme a su fe, y recibió su milagro.

Jesús no fue quien tomó la decisión. Él no dijo: «Creo que hoy haré un milagro en la vida de esa pobre mujer». No. Ella lo hizo realidad al conectar su fe al poder de Dios. Por eso, Jesús le dijo:

MATEO 9:22 «….hija, tu fe te ha salvado»

HOY, tenemos esa misma oportunidad. El poder de Dios está presente en todo lugar. Tu fe y mi fe, se conectará a ese poder a nuestras vidas, a nuestros cuerpos o a nuestras circunstancias. Por tanto, busquemos al Señor Jesucristo, creamos, confesemos y recibamos nuestro milagro hoy.

Si tu necesitas un milagro en tu vida, prueba a Dios repitiendo conmigo la siguiente oración: » Padre celestial, vengo delante de tu presencia, pidiéndote primeramente, perdón por mis pecados. Límpiame, lávame con la preciosa Sangre de Jesucristo y sé mi Señor y Salvador de mi vida. Ven Espíritu Santo a morar a mi corazón. Y ahora, te pido que sanes mi cuerpo de toda enfermedad, y libértame de toda opresión demoniaca. Te lo pido en el nombre poderoso de Jesús. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor KENNETH COPELAND por sus enseñanzas.

Comentarios

MANTENGA SU CAMINO SIN VARIAR

Aquí estamos para compartir de la Palabra de Dios, porque La Palabra de Dios es vida, y el Señor Jesús nos exhorta a escudriñar, estudiar, conocer, saber y vivir la Palabra, porque en ella nos parece que encontramos vida eterna. En ella hay vida eterna. Y si algo necesitamos hoy en día es vivir. Usted necesita vivir, necesita abrazar la vida y llenarse de esperanza. Hay gente que se levanta en la mañana y le dicen: Buenos días! y contesta:

¿Qué tienen de buenos? ¿Conoce gente así? O reformulo la pregunta: ¿Se ha sentido así? Yo me he sentido así, y luego viene la Palabra de Dios otra vez y me sacude. Me dice: sé valiente, esfuérzate, no desmayes, ten fe como el grano de mostaza, camina con paso firme, corre la carrera, renueva tu mente, regocijaos, no temas, pareciera como dice el libro ”Corramos con los gigantes” de John Maxwell, que desde las graderías los héroes de la fe, nos gritan con sus testimonios, y nos desafían a continuar.

HEBREOS 10:23.» Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.«

1. QUE NO CAMBIE NUNCA NUESTRA FE.

La Palabra de Dios nos dice que debemos mantenernos de manera definida, de manera clara la ruta de nuestra vida, no podemos comportarnos erráticamente. Jesús consumó el plan de Dios para la redención del hombre, y ya no podemos agregar, ni añadir nada a ese plan. No podemos cambiar antojadizamente ni a nuestra propia conveniencia; la palabra de Dios ha trazado un mapa correctamente definido.

a. Mantengase firme, sin fluctuar en su andar cristiano. La mejor manera de darle un ejemplo de lo que la Biblia dice sobre nuestro comportamiento en la fe, es este. Recuerda el momento en su ciudad estaba con un cierre total de la ciudad, solo se permitían las actividades esenciales, y si usted necesitaba salir por una urgencia, era con el último número de su identidad. Usted ya tenía definida su manera de salir, y esa manera de salir tiene un protocolo de seguridad, y si la policía lo detenía o requería para revisar, es mejor que usted anduviera como debe andar, sino se metía en un problema.

Pues bien, la Palabra de Dios nos marca el camino, nos da todos los lineamientos y nos da la seguridad como debemos conducirnos, no tenemos razones de ningún tipo para cambiar la ruta que nuestro Salvador nos trazó. Mantengámonos firmes.

b. La profesión de nuestra esperanza, es la esperanza del mundo. Usted y yo estamos bajo la mirada de todos a nuestro alrededor… Sus hijos miran como usted y yo profesamos la esperanza en Cristo. Sus vecinos ven como usted profesa su fe, la gente espera que los creyentes sean diferentes, no raros, ni misterioso; que sean diferentes, que sean dadores de paz, que aconsejen de acuerdo a la palabra de Dios, que hagan las cosas correctamente. La esperanza en Cristo es la única esperanza para el mundo, no camine erráticamente en la profesión de su fe, que es esta gloriosa Esperanza.

c. La garantía de nuestra esperanza es Cristo. Mucha gente puede cuestionar su fe, pero usted que es creyente, no dude de esta esperanza, porque Cristo mismo, Dios encarnado, dio esta promesa:

1 PEDRO 1:3-4 dice: «3 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, 4 para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros.

Cristo en su cuerpo mismo, llevó el precio para darnos esta esperanza, no tome a la ligera lo que Dios ha hecho. Cristo lo ha prometido, y todo lo que Cristo ha prometido, se ha cumplido, se cumple y  se cumplirá, ¡Él NO CAMBIA NUNCA!

2. SOMOS UN CUERPO, UN ORGANISMO VIVO.

Vs. 24. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; Somos parte de este organismo vivo. La iglesia no es una organización, ni es una empresa, la iglesia somos todos, somos un organismo vivo, tenemos la vida de Cristo en nosotros, eso nos hace caminar de manera ordenada. Nos necesitamos unos a otros. No fuimos creados para ser “llaneros solitarios” necesitamos vivir en comunidad.

a. Considerémonos unos a otros. Cuando la Biblia dice “considerémonos unos a otros” nos dice “cuídense, trátense bien, unos a otros” habla de cuidado mutuo. Yo tengo cuidado de los otros, con mis palabras, mis acciones, mis actitudes, mi forma de conducirme. Jesús en un acto de amor profundo y consideración intercede en el Huerto de Getsemaní diciendo: 18 Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo. 19 Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad. 20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, Jesús no necesitaba ser más santo, pero lo que dice es: “quiero andar tan santamente, que los demás quieran acercarse más a mí”

Usted y yo debemos considerar a los demás y andar como Jesús “santificarnos a nosotros mismos” por causa de los demás.

b. Estimulemos al amor los unos a los otros. Y en esa consideración nos estimulamos a amarnos unos a otros, el otro día recibí una llamada: y al otro lado un amigo y hermano en Cristo, me bendijo diciendo: Mientras buscaba tu número para llamar, sonreía, solo de saber que iba a ¡disfrutar la plática!. Qué bendición, haga que cuando usted hable a los demás los estimule a amar, necesitamos amarnos de verdad, como hermanos en la fe, como compatriotas en esta amada Honduras, estimulémonos a perdonar, a vivir con plenitud…

c. Estimulemos a buenas obras los unos a los otros. Y si nos estimulamos al amor, producto de eso, nos estaremos estimulando a hacer buenas obras. Y aquí quisiera hacer una aclaración, no puede hacer un acto de bondad o buenas obras si no tiene el amor de Dios. Si no tiene el amor de Dios, esa fe en Cristo es la ”buena obra”, esa acción queda en una acto sin valor integral.

SANTIAGO 2:18 «Pero alguno dirá: Tú tienes fe, y yo tengo obras.Muéstrame tu fe sin tus obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras.

3. NOS NECESITAMOS PARA CRECER.

No hay forma de ser moldeados y crecer saludables de manera integral, sino cuando nos relacionamos unos a otros. Necesitamos vivir relacionándonos unos con otros, una manera saludable de hacer comunidad es así:

a. No deje de congregarse NUNCA. Vs 25 dice: no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre,

Congregar, según el diccionario: Reunir a un conjunto de personas en un lugar atrayéndolas de algún modo o con un fin determinado.

No importa aún que el templo pueda estar cerrado, eso no detiene que nos congreguemos, hoy estamos reunidos enfrente de una pantalla, recibiendo la Palabra de Dios. Aproveche este tiempo de pausa, para acercarse más a Dios, para amar a los suyos y ser de bendición a los demás. No deje de congregarse NUNCA, para que así siga creciendo, y siga viviendo plenamente.

b. Exhortémonos unos a otros. Vs 25 continúa diciendo: …sino exhortándonos; Cuando lo haga, sea considerado como hemos visto anteriormente, tenga tacto, sea amoroso. No juzgue, póngase en los zapatos del otro.

Le comparto algo  que me pasó hace años, cuando era muy joven, hace unos 29 años. Estaba peleándome a trompada limpia con mi hermano menor, yo ya era cristiano, mi papá estaba luchando porque yo soltara a mi hermano, y mi mamá lloraba por el caos que había. Justo en lo más caótico de la pelea, en el portón de la casa aparece el pastor David, y me habla desde el portón (asumo que había sido testigo de todo ese desorden) y me dice: “Hey, ¿estás muy enojado verdad? Yo fui de 100 grados centígrados a 100 grados bajo cero, en una milésima de segundo. Salí de la casa, el me subió a su carro, y fuimos por todo el Boulevard del Norte en San Pedro Sula, y no me dijo una sola palabra, yo estaba avergonzado y había aprendido mi lección, regresamos a casa, y sin decir una palabra me bajé del auto, yo ya sabía que hacer, pedir perdón a mi familia, y presentarme delante del Señor con mi culpa. Fue una exhortación amorosa, pero contundente. Al exhortarnos seamos amorosos y considerados. Nos necesitamos para crecer.

c. Cristo volverá y pronto. Y llegamos al final de este pasaje, con una verdad irrefutable, Cristo viene pronto. Cristo volverá, y necesitamos estar listos, ¿Cómo nos preparamos? de la manera que ya le expuse:

i. Que no cambie nunca nuestra fe.

ii. Somos un cuerpo, un organismo vivo.

iii. Nos necesitamos para crecer.

Jesús viene, el Vs. 25 …y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. El día que Cristo vuelva está más cerca. Pero digo esto para que usted se prepare, si es creyente en Cristo, ejercítese en la fe de manera saludable, si no es creyente en Jesús, permítame le invito a que le conozca, reconozca que usted no puede salvarse a sí mismo, que alguien que ya pagó por usted le salva y quiere darle vida eterna. El puede darle un propósito y una esperanza, la cual puede profesar y vivir, y le dará destino definido y seguro. El día final vendrá y para unos, será un día de terror, pero para los creyentes en Cristo, será un día de gozo. Porque estará con su Rey. Le invito a que lo busque ya.

Conclusión: La fe en Cristo se pone a prueba cuando las cosas, aunque parezcan adversas, son pasadas a través del lente de la gracia de Dios. Dios sigue en control, sigue en su trono, y como él no cambia, ni varía, nosotros los que abrazamos y profesamos esta esperanza gloriosa, estamos obligados por amor a Cristo, a permanecer firmes, constantes, y llenos de su presencia. Cristo viene pronto, que no cambie su fe, esté convencido que somos parte de este cuerpo de Cristo y que nos necesitamos para crecer. Dios le bendiga.

FUENTE: Gracias Pastor DORIAN BANEGAS por sus enseñanzas.

Comentarios

YouTube