Mensajes Puros

人類の歴史における最も重要な瞬間

歴史家、哲学者、または科学者に、歴史上最も重要な瞬間を特定するように依頼した場合、彼らは異なる答えを返す可能性があります。しかし、神の視点から見ると、その瞬間は御子イエス・キリストの磔刑、死、そして復活でした。


人間として、私たちは十字架で起こったことすべてを完全に理解することはできませんが、主は御言葉で教えることを通して、私たちにより深い理解を与えてくださいました。


復活後、イエス・キリストはエマオへの道を進んでいた二人の弟子に現れました。彼らはエルサレムに行ったことがあり、主が死んだことを知っており、主の復活についても聞いていましたが、これらの出来事に失望し、混乱していました。イエス・キリストは彼らにこう言われました。キリストがこれらのことを苦しみ、彼の栄光に入る必要はなかったのでしょうか?


そして、彼について旧約聖書に書かれていることをすべて彼らに説明しました。イエス・キリストだけが、何が起こったのかを確実に知っていました。彼は、彼の言葉を通して、今日までその出来事を説明し続けています。


イエス・キリストが十字架につけられた時、神は罪を裁かれました。神は聖で公正であるため、罪を憎み、みことばの中で、神に対して自分自身を明らかにしてはならないと警告し続けています。 «

旧約聖書では、神は罪に対処するための儀式的な動物の犠牲を確立しました.ヘブライ人への手紙 9 章 22 節によると、「血を流さなければ寛解はありません」。しかし、それらの犠牲は十分ではありませんでした。必要だったのは完全な犠牲であり、それがイエス・キリストがこの世に来られた理由です。バプテスマのヨハネは彼を「世の罪を取り除く神の子羊」と呼びました
イエス・キリストは完全な方だったので、この犠牲の資格を得た唯一の人でした。神は十字架で、「罪を知らず、私たちのために罪を犯させた」方を造られました。

主は、私たちの罪の責任と罰を負って、私たちの代わりをしてくださいました。これはすべて、神の知識と計画に従って起こりました。彼は息子を犠牲にして、私たちが受けるに値する天罰に耐えられるようにしました。したがって、キリスト・イエスにある者には罪の定めはありません

イエスは十字架でサタンを打ち負かしました。

十字架にかけられる少し前に、主は次のように言われました。
ヨハネ 12:31 「今がこの世の裁きです。今、この世界の王子は追放されます。」

悪魔はこの世界で働き続けていますが、主は彼の死と復活を通して、すでに私たちのために彼との戦いに勝利しています。

  1. 悪魔は私たちを非難することはできません。
    イエス・キリストは私たちの罪を完全に償ってくださいました。私たちは皆罪を犯したので、私たちには判決がありますが、主はそれを十字架に釘付けにすることによってすでに解決されています。

コロサイ人への手紙 2:13-15 「そして、あなたがたは、罪を犯し、割礼を受けていないために死んでいたのに、彼と共に生き返らせた。すべての罪を赦します。私たちに反対し、私たちに反する法令の記録を無効にし、邪魔にならないようにして十字架に釘付けにしました。公国と権力を台無しにして、それらを公に見せつけ、十字架上で勝利を収めた。」

神が主権と権力を処分し、それらを公に示し、キリストを通してそれらに勝利したのは十字架の上でした。

サタンは今でも私たちを誘惑し、攻撃していますが、敗北した敵です。私たちの罪の記録は無効になり、イエス・キリストの義が私たちを支えているので、彼に対するキリストの勝利は、彼の告発のどれも成功しないことを私たちに保証します.私たちが罪を犯し、不従順を告白するとき、神は私たちを赦し、すべての不義から清めてくださると約束してくださいます。
実際、彼の血は私たちの生活の毎日を清めます。私たちの天の父は、この貴重な血で買われた彼の子供の一人を非難することは決してありません.

  1. 悪魔は私たちに罪を犯させることはできません。

イエス・キリストは、罪が私たちの生活の中で持っていた力を打ち負かしました。によると:
ローマ人への手紙 6.6: 「私たちの古い自己は彼と共に十字架につけられました。それは、罪の体が破壊され、私たちがもはや罪に仕えないようにするためです。」

サタンは不信者を支配します。彼らにはサタンを打ち負かす力がないからです。しかし、クリスチャンに罪を犯させることはできません。確かに私たちは罪を犯すことがありますが、その力を使いたいのであれば、抵抗するための素晴らしい神の力を持っています。

  1. 悪魔は私たちの命を奪うことはできません。

キリストだけが死への鍵を持っています。
ヘブライ語 2:14 「それで、息子たちが肉と血を食べたので、彼も同じものを食べて、死の支配を持っていた者、つまり悪魔を死によって滅ぼした。」

私たちに起こることはすべて神の意志の許可を得ているので、私たちは神の中で安全です.ある時点で死が訪れますが、天の父はすでに十字架上で、敵がいかに邪悪であるかを実証してくださいました。彼はイエス・キリストに十字架から降りて自分を救うように誘惑しました。しかし、屈辱、虐待、苦しみにもかかわらず、主は過ちを返すことはなく、天の父の意志に従って黙って苦しみ、従うべき模範を残してくださいました。

イエス・キリストを通して、神は世界を自分自身に和解させました

和解するということは、離れていたものを再び結びつけるということです。私たちの罪は、私たちを聖なる神から引き離しました。この状況を改善するために私たちにできることは何もありません。しかし、主は御子を十字架上の神聖な正義を満たすために送ることによって、私たちをご自身と和解させるための第一歩を踏み出されました。

コリント人への第二の手紙 5:17-18 「ですから、キリストに結ばれている人は、新しく造られた者です。古いものは過ぎ去りました。見よ、それらはみな新しく造られた。そして、これらすべては、キリストを通して私たちをご自身と和解させ、和解の務めを与えてくださった神から来ています。」

イエス・キリストは私たちの代わりになり、私たちの罪をご自身で負われ、私たちが受けるべき神の怒りの罰を受けました。私たちが受け入れられるように、それは放棄されました。亡くなる少し前、彼は「終わった」と叫んだ。

償還と和解の働きが行われました。キリストへの信仰によって、敵意は取り除かれ、神の子供として、私たちは主の義をまといました。

コリント人への第二の手紙 5:21 「神は、罪を知らない方を私たちのために罪とされました。それは、私たちが彼にあって神の義となるためです。

さて、カルバリーの十字架でのイエス・キリストの死の目的は、私たちの罪を赦し、私たちを御父と和解させ、私たちが神の側で永遠の命を得ることを目的としていました.しかし、そのためには、罪の赦しを神に求めて、新たに生まれなければなりません。そしてこのために、私たちは次の祈りをしなければなりません:

「天の父よ、私はあなたの前に来て、私の罪の赦しを求めます。私はそれらを悔い改めます。私の心に住み、あなたを愛し、私の人生の毎日を称賛する新しい生き物にしてください。あなたに従い、あなたの意志を行い、私の人生のすべての日をあなたを愛するように教えてください.イエスの御名によってお願いします。アーメン。»

Comentarios

REBOSANTE DE AGRADECIMIENTO

A veces perdemos nuestra alegría cuando nos desviamos de las responsabilidades, las luchas y los desafíos de la vida, pero los que creemos en Cristo debemos rebosar de gratitud y recordar que la seguridad que tenemos viene de nuestra relación con Él.

Como creyentes, nuestra gratitud debe desbordarse en respuesta a los beneficios que recibimos como hijos de Dios. De hecho, un corazón agradecido es una característica que define a una persona piadosa, ya que es una expresión de la presencia de Dios en su interior.

Nuestra gratitud desbordante comienza tan pronto como reconocemos y aceptamos como Salvador y Señor a Jesucristo.

COLOSENSES 2:6-7 » 6Por eso, de la manera que recibieron a Cristo Jesús como Señor, vivan ahora en él, 7arraigados y edificados en él, confirmados en la fe como se les enseñó y llenos de gratitud.»

Aqui Pablo nos enseña que debemos estar agradecidos porque:

  • Tenemos una relación estrecha y sellada con Dios. En el momento en que confiamos en Jesús por primera vez, nuestra relación con Él quedó sellada y nos convertimos en hijos de Dios. Ese solo hecho debería crear una vida de gratitud.
  • Podemos caminar con Él. Como creyentes, entramos en una relación intima con Jesús que puede continuar creciendo hasta semejarnos a Cristo.
  • En Él estamos firmemente arraigados. En Jesús, estamos firmemente cimentados como árboles con fuertes raíces que nos mantienen erguidos durante las tormentas de la vida. Estas raíces crecen profundamente y se nutren de la Palabra de Dios para evitar que la adversidad nos influya.
  • Estamos siendo edificados en Él. La salvación es el fundamento de la vida cristiana, pero tenemos la responsabilidad de construir sobre ella leyendo las Escrituras y aplicando sus verdades a nuestras vidas.
  • Podemos ser establecidos en nuestra fe. En un mundo lleno de religiones distorsionadas y filosofías falsas, podemos estar arraigados en la verdad de nuestra fe y reconocer el engaño cuando lo encontramos.

RAZONES DE TENER UNA GRATITUD DESBORDANTE

Aunque por lo general estamos agradecidos por bendiciones tales como la buena salud y la familia, no debemos pasar por alto las muchas bendiciones espirituales que obtenemos a través de Jesucristo. Por ejemplo, nosotros, porque:

  • Fuimos elegidos por Dios antes de la fundación del mundo.
  • El Espíritu Santo mora en nosotros quién nos guía y nos capacita para hacer la voluntad del Padre.
  • Estamos eternamente seguros, y nadie nos lo puede quitar.
  • Hemos recibido los dones del Espíritu para ayudarnos a lograr a lo que Dios nos ha llamado a hacer.
  • Disfrutamos de una relación íntima con el Señor, que es más satisfactoria que cualquier vínculo humano.
  • Tenemos la paz del Señor en nuestros corazones.
  • Somos amados incondicionalmente por Dios, sin importar nuestros errores.
  • Experimentamos la presencia del Señor con nosotros momento a momento, sin importar dónde estemos.
  • Servimos a un Dios que ha prometido suplir todas nuestras necesidades.
  • Disfrutamos de su protección, que es algo que entenderemos completamente solo cuando lleguemos al cielo.
  • Podemos confiar en la promesa de una resurrección corporal.
  • Tenemos un hogar en el cielo y lo veremos algún día.
  • Tenemos la Biblia para enseñarnos y guiarnos.

SOMOS PERSONAS VERDADERAMENTE AGRADECIDOS ?

Podemos evaluar nuestras relaciones con el Señor midiendo nuestra gratitud. Es por eso que Pablo usó la palabra sobreabundar para describir cuán grande debe ser nuestro agradecimiento. Las personas que tienen corazones agradecidos son:

  • Positivos. El agradecimiento nos mantiene enfocados en lo que el Señor está haciendo en nuestras vidas.
  • Conscientes de la presencia de Dios. Cuando sabemos que el Señor está activamente involucrado en nuestras vidas y nos ayuda en cada dificultad, podemos sentir Su presencia.
  • Humildes. Reconocemos al Señor como la fuente de todo bien y admitimos que no tuvimos nada que ver con eso.
  • Pacíficos. Cuando ponemos nuestra confianza en Cristo y velamos por Su actividad en nuestras vidas, tenemos Su paz.
  • Sensibles a las necesidades de los demás. La gratitud nos hace sensibles a las necesidades de quienes nos rodean y dispuestos a ayudarlos.
  • Generosos. Cuando reconocemos todo lo que Dios ha hecho por nosotros, buscamos formas de transmitir bendiciones a los demás.
  • Desinteresados. Si estamos agradecidos, estamos dispuestos a compartir con alegría todo lo que tenemos.
  • Expresivos. Ver lo que Dios está haciendo en nuestras vidas nos motiva a contárselo a otros y animarlos a confiar en Él.
  • Amigables. Las personas agradecidas son agradables y amables con los demás.
  • Contagiosos. Una actitud agradecida muestra el carácter de Jesús en nuestras vidas, y eso es muy atractivo para quienes nos rodean.
  • Motivados. El agradecimiento nos impulsa a dar, compartir y servir.
  • Corazón de siervo. Queremos servir a Cristo entregándonos a los demás.
  • Fieles. Después de ver a Dios trabajar repetidamente en nuestras vidas, desarrollamos una gran confianza en Él que influye en nuestro pensamiento.
  • Fructíferos. En lugar de centrarnos en nosotros mismos, deseamos ser usados ​​por nuestro Padre celestial para lograr Sus propósitos.
  • Alegres. La gratitud produce un gozo profundo y duradero porque sabemos que Dios está obrando en nosotros, incluso a través de las dificultades.

Para que fluya en nosotros el agradecimiento a Dios, es vital que demos un primer paso y ese es hacer a Jesús el Señor de nuestras vidas y para ello, acompáñeme en esta oración:

«Padre Celestial, vengo delante de Tu presencia, reconociendo Tú Señorío en mi vida. Reconozco que soy un pecador y me arrepiento de ello. Hoy, te pido que vengas a morar a mi corazón y hagas de mí una nueva criatura. Lávame con la preciosa Sangre de Jesús e inscríbeme en el Libro de la vida. En el nombre de Jesús. Amén.»

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

NUESTRO MEJOR AMIGO

Jesús fue amigo de muchos tipos diferentes de personas. ¿Sabías que Él también puede ser tu mejor amigo?

No importa cuán bueno sea un amigo, siempre habrá malentendidos y decepciones porque esa es la naturaleza de las relaciones humanas. Pero los creyentes tienen un amigo que es superior a todos los demás, y ese es el Señor Jesucristo.

Él no solo es nuestro Creador, Gobernante Soberano, Salvador y Señor, sino también nuestro amigo íntimo. Él nunca se irá, y nada podrá jamás separarnos de Su amor.

Debido a Su asombrosa grandeza, la idea de que Jesús sea nuestro amigo puede ser difícil de imaginar, pero Él no tiene ningún problema en vernos como Sus amigos. Cuando vivió como hombre en la tierra, se refirió a muchas personas como “amigo”.

• Lucas 5:19-20. Cuando algunos hombres que estaban trayendo un hombre paralítico a Jesús para que lo sanara no pudieron entrar por la puerta, bajaron al hombre por el techo. Al ver su fe, Jesús respondió: “Amigo, tus pecados te son perdonados”.
• Lucas 7:33-34. Los fariseos y saduceos se sintieron ofendidos por Jesús debido a su asociación con personas pecadoras. Lo acusaron, diciendo: “¡He aquí un hombre comilón y bebedor empedernido, amigo de publicanos y de pecadores!”.
• Lucas 12:4. En otra ocasión, Jesús dijo a sus discípulos: “Ahora os digo, amigos míos, no temáis a los que matan el cuerpo, y después de eso no tienen nada más que hacer”.
• Juan 11:11. Cuando Jesús escuchó que su amigo Lázaro estaba enfermo, les dijo a sus discípulos: “Nuestro amigo Lázaro se ha dormido; pero voy para despertarlo del sueño.
• Mateo 26:49-50. El caso más impactante en el que Jesús llamó a alguien «amigo» fue cuando Judas lo estaba traicionando. “Jesús le dijo: Amigo, haz aquello a lo que has venido. Entonces ellos se acercaron, echaron mano a Jesús y lo arrestaron” .

COMO EXPRESA JESÚS SU AMISTAD.

Juan 15:12-17 es una maravillosa descripción de cómo Cristo demuestra Su amistad con nosotros.

Amándonos de una manera sacrificial. “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos” (v. 13). Siempre ha habido personas que han dado su vida para salvar a otros, pero el sacrificio de Jesús es mucho mayor. Cuando alguien da su vida para salvar a otro, suele ser un acto espontáneo en un momento de gran peligro. En contraste, Jesucristo planeó dar Su vida por nosotros antes de la fundación del mundo. Él nos amó antes de que naciéramos y murió en la cruz para rescatarnos del pecado cuando todavía éramos sus enemigos (Romanos 5:10). A diferencia de una persona que muere para salvar físicamente a otra persona, la muerte de Jesús en la cruz nos rescata del castigo eterno y nos da vida eterna.

Tomando la iniciativa anticipadamente para ser nuestro amigo. “Ustedes no me eligieron a mí, sino que yo los elegí a ustedes” (Juan 15:16). Nadie puede elegir ser amigo de Cristo; Solo él toma la iniciativa. Él no nos escogió como sus amigos por algo digno en nosotros o por nuestras buenas obras. La única razón por la que podemos tener una relación con el Señor es por lo que Él hizo por nosotros. Nuestro único papel era responder a la convicción del Espíritu Santo de nuestro pecado y clamar por misericordia y salvación.

Transformando Nuestras Vidas. “Este es mi mandamiento, que os améis unos a otros, así como yo os he amado” (v. 12). “Vosotros sois Mis amigos si hacéis lo que Yo os mando. Ya no os llamaré esclavos, porque el esclavo no sabe lo que hace su amo; pero yo os he llamado amigos” (vv. 14-15). Cuando fuimos salvos, nuestras vidas cambiaron por completo. Se nos dio un nuevo corazón y espíritu. Ahora nos relacionamos con Cristo de una manera completamente diferente: como sus amigos íntimos. Esta transformación se caracteriza por una vida de obediencia a sus mandamientos y amor cristiano el uno por el otro.

• Revelando la Verdad Divina. “Os he llamado amigos, porque todas las cosas que he oído de mi Padre os las he dado a conocer” (v. 15). Mientras Jesús estaba con sus discípulos, reveló verdades divinas de su Padre que no podrían haberse conocido de otra manera. Estas revelaciones no fueron dadas a todos, sino solo a aquellos a quienes Él llamó amigos. Después de la ascensión de Cristo, el Espíritu Santo recordó todo lo que Jesús les había dicho a Sus discípulos, y ahora está registrado en la Biblia para que todos lo sepamos.

• Desafiándonos para que demos fruto. “Yo os elegí y os puse para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto permanezca” (v. 16). El fruto que Cristo quiere que llevemos como sus amigos son cualidades internas del fruto del Espíritu (amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio) y buenas obras que Él ha planeado que hagamos. . En otras palabras, Él nos desafía a convertirnos en quienes Él desea que seamos y lograr lo que Él ha planeado que hagamos.

EL TIPO DE AMIGO QUE ES JESÚS

  • Nos acepta como somos pero no nos deja así.
  • Tiene tiempo para nosotros y nunca está demasiado ocupado.
  • Él nos habla a través de Su Palabra escrita.
  • Él nos escucha cuando oramos.
  • Él nos perdona y nos concede Su registro perfecto de justicia.
  • Él nos comprende en nuestras luchas y debilidades.
  • Él camina con nosotros a través de nuestras pruebas.
  • Está disponible para satisfacer nuestras necesidades en toda circunstancia.
  • Está abierto y no trata de esconderse. Él ha revelado Sus caminos y pensamientos en Su Palabra.
  • Es sensible y nos conoce mejor que nosotros mismos.
  • Él nos anima a lo largo de la vida.
  • Él es paciente y longánimo con nosotros en nuestras batallas y debilidades personales, y nos guía en nuestro crecimiento espiritual.
  • Es un dador. Todo lo que tenemos es de Él, incluida la vida misma.
  • Él nos toca en nuestros momentos de necesidad a través de las manos de Su pueblo y Su presencia con nosotros.
  • Él siempre es veraz y nunca nos engañará.
  • Siempre es fiel. Todo lo que Él diga, Él lo hará.
  • Él está comprometido con nosotros y cumplirá sus promesas.
  • Nos confronta cuando pecamos porque nos ama.
  • Él desea lo mejor para nosotros. A veces eso significa que Él debe reorganizar nuestros planes para hacerlos como los Suyos.
  • Él nos ama incondicionalmente. No hay nada que tengamos que hacer para ganar o merecer Su amor.
  • Dio su vida por nosotros.
  • Ha preparado un lugar en el cielo para nosotros.
  • Él va a pasar la eternidad con nosotros.

Si tu quieres conocer a Jesús como tu amigo entonces tienes que venir delante de su presencia y pedirle que venga a morara tu corazón mediante una sencilla oración:

«Padre Celestial, vengo delante de tu presencia para pedirte perdón por mis pecados. Creo que tu moriste en la cruz del Calvario y que Dios te levanto de entre los muertos. Hoy, te hago Señor y Salvador de mi vida.Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.»

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

CRISTO VIVE

Después de la crucifixión de Jesús, nadie esperaba que resucitara de entre los muertos.

Aquellos que no creen en la resurrección de Cristo no pueden entender por qué los cristianos se reúnen en las iglesias para celebrar lo que para ellos parece una tontería. Sin embargo, este evento es la base de nuestra fe, no sólo porque la Palabra de Dios habla de ella, sino porque los creyentes de todo el mundo saben con certeza de que Cristo vive en sus corazones.

Los que conocieron y creyeron en Jesús no pensaron que pudiera volver a la vida después de ser crucificado.

José, que era miembro del Concilio, le pidió a Pilato por el cuerpo de Jesús, lo preparó para el entierro, y lo colocó en un tumba. Temprano en la mañana del domingo, algunas mujeres vinieron al sepulcro con especias aromáticas para Su cuerpo.

Incluso los propios discípulos de Jesús que habían caminado con Él durante tres años, le escucharon enseñar, fueron testigo de Sus milagros, no esperaban Su resurrección.

Pero tal como había dicho, Jesús murió en una cruz, y cuando las mujeres regresaron a la tumba, descubrieron que estaba vacía. Dos ángeles les dijeron que Jesús había resucitado. Solamente entonces se acordaron de Sus palabras acerca de Su resurrección. Sin embargo, cuando se lo dijeron a los discípulos, pensaron que las mujeres hablaban tonterías (Lucas 24:11-12). pero Pedro y Juan se levantaron, corrieron al sepulcro y descubrieron que era cierto: Jesús ya no estaba muerto.

¿Qué significa la resurrección de Jesús para nosotros, hoy?

Aunque mucha gente todavía no cree que Jesús resucitó de los muertos, sin embargo, los que hemos confiado en Él como nuestro Salvador, Su resurrección no solo es verdadera sino también relevante y muy personal.

PORQUE ÉL VIVE. . .

  • No tenemos que vivir con un vacío en el corazón.

Porque tenemos la seguridad absoluta de que Cristo está vivo y sigue viviendo dentro de nosotros tal como Él lo prometió. Envió al Espíritu Santo, el tercer miembro de la Trinidad, para morar en nuestros corazones (Juan 14:16-18). Ya que Jesús ahora vive dentro de los creyentes a través de Su Espíritu, nunca estamos solos.

  • No tenemos que preocuparnos si Dios proveerá todo lo que necesitamos.

Al principio de Su ministerio, Jesús les dijo a Sus seguidores que Su Padre, que cuida de los pájaros, la hierba y las flores, también proveería para sus necesidades. Esta promesa no hubiera significado nada si Jesús hubiera sido solo un hombre, pero porque es el Hijo de Dios que venció la muerte, sabemos que podemos confiar en su palabra.

  • Podemos orar con confianza.

Jesús ascendió a la diestra del Padre, donde Él intercede por nosotros. Saber esto nos asegura que Él responder a nuestras peticiones. Y 1 Juan 5:14-15 dice: “Si pidamos cualquier cosa conforme a su voluntad, él nos oye” y no concede nuestras peticiones. En lugar de dudar, debemos estar expectantes y buscar Su respuesta.

  • Podemos tener una influencia piadosa y poderosa en la vida de los demás.

En su Sermón de la Montaña, Jesús nos dijo que somos la sal de la tierra y la luz del mundo (Mateo 5:13-16). A través del poder de Su Espíritu que mora en nosotros, podemos ser una luz influyente en este mundo oscuro.

  • Experimentamos al Espíritu Santo dentro de nosotros.

A pesar de que los discípulos habían estado con Jesús durante tres años, ellos no estaban equipados para completar la obra que Él les había encomendad, sino hasta que el Espíritu Santo vino a habitar y empoderarlos a ellos. Por eso Cristo les dijo que se quedaran en Jerusalén hasta que recibieron el Espíritu prometido (Hechos 1:4). Este mismo Espíritu que vino a ellos también vive dentro de cada persona que ha confiado en Jesucristo como su Señor y Salvador. Él es quien nos abre los ojos, ayudándonos entender que Jesús murió en nuestro lugar para que nuestros pecados pudieran ser perdonados, y ser salvos. Cuando nos arrepentimos y creemos en Cristo, su Espíritu Santo nos sella como hijos de Dios, y nadie podrá jamás romper ese sello. La resurrección de Jesús hace nuestra salvación verdadera, segura, e irrompible.

  • Podemos tener paz en medio de las dificultades.

Antes de Su crucifixión, Jesús les dijo a Sus discípulos: “La paz os dejo; Mi paz os doy; no como el mundo la da. No dejes que tu corazón se turbe, ni tenga miedo” (Juan 14:27). de Cristo la paz es como un ancla que nos sostiene en las tormentas de la vida.

Aunque podemos clamar a Él en la confusión, Él nunca nos abandona y se sienta a la diestra del Padre obrando en nuestro favor. Jesús entiende nuestra debilidad y está siempre con nosotros para llevarnos a través de nuestras dificultades y ayúdanos a convertirnos en las personas que Él desea que seamos.

  • Podemos enfrentar la muerte con valentía, audazmente y con confianza de que Jesús está vivo y es la fuente de nuestra vida eterna.

Si Él es nuestro Salvador, podemos entrar inmediatamente a Su santa presencia cuando morimos (2 Corintios 5:8). Porque Jesús vive, nunca morimos sino que vivimos para siempre con él.

  • Jesús la esperanza de la eternidad con Él.

Cuando confiamos en Cristo como nuestro Salvador, el don de la vida eterna se vuelve nuestro y la seguridad de que viviremos con Él por la eternidad.

Una cosa es hablar que Cristo Vive y otra que es experimentar esta verdad, pero para que eso suceda debemos rendirnos a Él. Y por esto, te invito a que hagas conmigo la siguiente oración en voz alta:

«Padre Celestial, vengo delante de ti, pidiéndote perdón por mis pecados. Hoy me rindo a ti y te hago el Señor y Salvador de mi vida. Hago un compromiso de seguir tus mandamientos y preceptos. Abre los ojos de mi corazón para que me hables de manera personal. En el nombre de Jesús. Amén.»

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

YouTube