Mensajes Puros

ESPERANDO EL TIEMPO DE DIOS

La voluntad de Dios incluye Su tiempo. Él tiene un plan asombroso trazado para cada uno de nosotros, pero solo lo revela paso a paso. Cuando seguimos Su plan, Él es glorificado y nosotros satisfechos. Sin embargo, si no buscamos la guía del Señor todos los días, terminaremos automáticamente siguiendo nuestro propio curso. Como resultado, estaremos confundidos e insatisfechos porque nos hemos perdido lo que Dios tenía la intención de darnos y hacer a través de nosotros.

Lo más sabio que podemos hacer es comenzar cada día conectándonos con Dios todopoderoso.

Aunque ya estamos unidos con el Padre a través de Jesucristo, todavía necesitamos comunicarnos con Él diariamente para desarrollar una relación íntima. En lugar de acudir a Él solo en momentos de emergencia o necesidad, debemos comenzar cada mañana pidiéndole que nos ayude a caminar sabiamente, sin retrasarnos ni adelantarnos a Su plan.

QUE SIGNIFICA ESPERAR EN EL SEÑOR?

David fue un hombre que eligió vivir de acuerdo con el plan y el horario del Señor. Aunque fue ungido a la edad de 16 años, en realidad no se convirtió en Rey de Israel hasta 14 años después. La promesa de Dios era segura, pero David desconocía el momento. Tuvo que esperar, y gran parte de ese tiempo lo pasó escondiéndose y huyendo del rey Saúl, que continuamente intentaba matarlo.

  • Dios usa las demoras para prepararnos para sus planes. David aprendió lecciones valiosas durante esos años difíciles que lo prepararon para su futuro papel como rey. De la misma manera, Dios usa nuestras heridas, pérdidas y desilusiones para producir cualidades de carácter que necesitaremos para cumplir Su plan para nuestras vidas.
  • Esperar en Dios es una quietud activa. No significa que detengamos abruptamente toda actividad y no hagamos nada. Cuando el Señor está provocando un cambio en nuestra vida, quiere que sigamos siendo productivos, mientras observamos y esperamos más dirección.
  • Esperar en Dios tiene un propósito. A menudo pensamos que el plan del Señor para nuestra vida está al otro lado de la demora, pero a Sus ojos, el proceso de espera es una parte esencial de Su propósito. Saber esto nos permite esperar con un sentido de dirección y expectación. Dios sabe cuándo estamos dispuestos a aceptar sus respuestas. Si escuchamos, Él revelará el siguiente paso cuando estemos listos. Si se demora, debemos reconocer que su tiempo es perfecto y que lo mejor no siempre llega pronto.

Este es Su procedimiento habitual con nosotros y no una dificultad cruel o innecesaria.

Salmo 25:1-3. A ti, oh Jehová, levantaré mi alma. Dios mío, en ti confío; No sea yo avergonzado, No se alegren de mí mis enemigos. Ciertamente ninguno de cuantos esperan en ti será confundido.

Dios promete que no seremos decepcionados ni avergonzados cuando confiemos en Él.

Salmo 37: 7-9, 34 » Guarda silencio ante Jehová, y espera en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, Por el hombre que hace maldades. Deja la ira, y desecha el enojo; No te excites en manera alguna a hacer lo malo. Porque los malignos serán destruidos, Pero los que esperan en Jehová, ellos heredarán la tierra….Espera en Jehová, y guarda su camino, Y él te exaltará para heredar la tierra; Cuando sean destruidos los pecadores, lo verás.

El Señor nos dice que no nos inquietemos porque Él nos está cuidando. Si estamos dispuestos a caminar obedientemente con Él de acuerdo a Su tiempo, Él proveerá todo lo que necesitemos. Incluso si no hemos estado siguiendo el plan de Dios para nuestras vidas, Él está dispuesto a recogernos justo donde estamos, perdonarnos por todo el tiempo perdido y darnos un nuevo comienzo.

Isaías 64:4 » Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto a Dios fuera de ti, que hiciese por el que en él espera»

No importa lo que estemos enfrentando, podemos saber que Dios siempre actúa a favor de aquellos que esperan en Él. Como Él es el Dios omnisciente, omnipotente y soberano del universo, Él puede hacer lo que nadie más puede hacer y siempre trabaja para nuestro bien.

PORQUE DIOS QUIERE QUE ESPEREMOS?

Las razones del Señor para la demora son siempre para nuestro bien, en orden:

1. Para recibir Su dirección clara.

Sin saber el futuro, a veces podemos impacientarnos, pensando que perderemos algo bueno si no actuamos ahora. Sin embargo, lo que Dios ha planeado para nuestra vida ya lleva nuestro nombre. No hay manera de que podamos perder nada si lo seguimos. Él nos ha dado Su Palabra y Su Espíritu para enseñarnos y guiarnos. Al prestar atención a Su instrucción, somos conformados a la imagen de Cristo y capacitados para caminar obedientemente en Su voluntad y de acuerdo a Su horario.

Para mantenernos al paso con Su tiempo. El Señor nunca tiene prisa. Él creó el tiempo y ha planeado todo a la perfección. Sin embargo, Él no nos revela todo cuando lo queremos. Incluso cuando le hemos pedido conforme a Su voluntad, y Él nos ha dado una confirmación en nuestro espíritu acerca de algo que Él quiere hacer en nuestras vidas, no podemos presumir de saber cuándo sucederá. A veces lo retiene porque no estamos listos para recibirlo. Ahí es cuando debemos confiar en que sus caminos y tiempos son los mejores.

2. Para probar nuestra fe.

Ya tenemos todas las bendiciones que Dios nos ha prometido, pero a veces Él las restringe hasta que confiamos en Él. Él quiere que creamos en Él incluso cuando no podemos ver claramente los detalles de esas bendiciones.

3. Para fortalecer nuestra fe.

Esperar nos enseña a caminar por fe, confiando en el tiempo de Dios en lugar de ceder a la auto-gratificación inmediata. Tamizar los motivos de nuestros deseos. A veces oramos egoístamente, solo para descubrir cuán tontos fuimos en nuestra petición.

La demora de Dios en contestar nuestras oraciones nos da tiempo para ver las situaciones desde Su punto de vista.

COMO DEBEMOS ESPERAR?

El Señor quiere que nos beneficiemos de nuestros tiempos de espera respondiendo correctamente. En lugar de volvernos impacientes, nerviosos, frustrados o miserables, debemos seguir estos ejemplos bíblicos de cómo esperar:

Pacientemente. “Descansa en el Señor y espéralo con paciencia” (Sal. 37:7).
En silencio. “Mi alma espera en silencio sólo en Dios” (Salmo 62:1).
Con confianza. “No te inquietes” (Sal. 37:7).
expectante “Hubiera yo desfallecido si no creyese que veré la bondad del Señor” (Sal. 27:13).
Con firmeza y valentía. “Espera en el Señor; esfuérzate y cobra ánimo tu corazón” (Sal. 27:14).
De pie sobre la Palabra de Dios. “Espero en el Señor. . . y en su palabra espero” (Salmo 130:5).

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

CÓMO ACCESAR A LAS PROMESAS DE DIOS

Las promesas del Señor son expresiones de Su amor y cuidado por nosotros. A través de ellos, Él cumple Su voluntad y sus planes para nuestra vida, así como Sus propósitos para el  reino de Dios. Sus promesas incondicionales son inmutables y no hay nada que podamos hacer para frustrarlas. Sin embargo, el cumplimiento de Sus condicionales depende de nuestras respuestas y comportamientos basados ​​en nuestra fe en Él.

Sus promesas deberían ser una parte vital de nuestras vidas porque todo nuestro sistema de creencias depende de ellas; son la base de cómo vivimos cada día. Aunque tenemos acceso a este increíble recurso, algunas personas nunca se dan cuenta de que las respuestas a nuestras necesidades están disponibles en la Palabra de Dios. Es por eso que todas las promesas bíblicas son solo palabras en papel a menos que se reivindiquen y apliquen en situaciones de la vida. Es decir, las promesas de Dios son esenciales para nuestra vida diaria como cristianos.

Para entender cómo reclamarlos personalmente, debemos responder algunas preguntas vitales:

¿Son todas las promesas de la Biblia para nosotros hoy?

Muchas de las promesas bíblicas que no son para nosotros pueden ser para nosotros porque ilustran cómo Dios satisface las necesidades, concede los deseos y obra en la vida de sus hijos. Dado que Sus caminos nunca cambian, podemos contar con Él para que trabaje con nosotros hoy en un estilo similar.

¿Quién tiene derecho a reclamar una promesa de Dios?

Las promesas del Señor pertenecen solo a los creyentes, con una excepción. Los incrédulos son libres de reclamar Su promesa de salvación cuando confían en Jesús como su Salvador personal

ROMANOS 10:9 “  Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

Hasta que den ese paso de fe, no hay seguridad de que Dios responderá a sus peticiones. Sin embargo, incluso si pertenecemos a la familia de Dios, perdemos nuestro derecho a reclamar Sus promesas cuando vivimos en pecado.

El Señor no contribuirá a nuestra desobediencia al bendecirnos con el cumplimiento de Sus promesas, pero la confesión y el arrepentimiento nos traerán nuevamente bajo Su dosel de bendición

1 JUAN 1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

Otro requisito esencial para reclamar una promesa es la confianza

Santiago 1:5-6 “ Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 6Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra.

Y debemos creer que Dios hará lo que ha dicho.

¿Por qué Dios nos promete algo?

Primero, el Señor hace promesas porque nos ama incondicionalmente y quiere darnos guía, provisión y protección. En segundo lugar, Él se revela a sí mismo en formas que muestran su asombrosa sabiduría, poder y gracia. No hay nada que podamos hacer para merecer Sus promesas, por lo que es nuestra responsabilidad simplemente es creer y depender de Él para cumplirlas todas.

¿Cómo podemos saber que Dios cumplirá sus promesas?

Su carácter es nuestra garantía. Como Él es perfecto, inmutable, constantemente veraz y todopoderoso, no dejará de cumplir Su palabra. Nada es imposible para Él. No hay situación para la que el Señor no tenga una solución, y no hay pregunta que Él no pueda responder.

Cada promesa en la Palabra de Dios es segura, y si usamos las Escrituras como nuestra brújula, Él nos mostrará cómo debemos vivir.

¿Cuándo podemos reclamar una promesa?

Aunque las promesas de Dios nos pertenecen, es esencial que entendamos cuándo podemos reclamar una y saber que se cumplirá. Podemos hacerlo cuando:

Se ajusta a una necesidad personal que Él quiere satisfacer. Por ejemplo, si estamos pidiendo instrucción y dirección con respecto a una decisión, podemos confiar en el compromiso del Señor de enseñarnos el camino que debemos seguir porque esta promesa se ajusta a nuestras situaciones específicas

Salmo 32:8 “ Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; Sobre ti fijaré mis ojos.

El contexto de la Escritura lo permite. Nadie debe tomar una promesa de la Biblia y reclamarla sin considerar su contexto. Por ejemplo, en

1 Juan 5:14-15 “ Después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor. El hombre se fue, y dio aviso a los judíos, que Jesús era el que le había sanado»

El Señor promete contestar nuestras oraciones, pero el contexto revela que es condicional: nuestras peticiones deben hacerse de acuerdo con Su voluntad. Debemos asegurarnos de cumplir con los requisitos antes de reclamarlos.

Su cumplimiento lo honra. No debemos esperar que el Señor responda solicitudes egoístas que no lo glorifican. Pero cuando tenemos necesidades legítimas y reclamamos Su promesa de provisión, Dios cumplirá nuestras peticiones porque hacerlo le honra.

Es consistente con Su voluntad inmediata para nuestras vidas. Cualquiera que sea la necesidad, podemos reclamar la promesa de Dios para satisfacerla, pero hay situaciones en las que su tiempo y métodos no coinciden con nuestras expectativas. Cuando esto suceda, debemos recordar que Él tiene algo aún mejor en mente. Si no estamos seguros acerca de Su voluntad en una situación particular, simplemente podemos pedirle que nos muestre lo que Él desea

Mateo 7:7 “ Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

Su cumplimiento es alentador para los demás. Si le pedimos a Dios que brinde tranquilidad a los demás, podemos reclamar Su promesa de proveer. Cuando las personas que nos rodean ven el cumplimiento, descubren cuán fiel y bueno es Él.

Estamos caminando en Su voluntad. Elegir vivir en obediencia nos da el derecho y el privilegio de reclamar Sus promesas. Pero si somos rebeldes y vivimos de acuerdo con nuestros propios deseos, nos hemos colocado fuera de Su voluntad y hemos hecho que Sus promesas sean ineficaces. Aunque Dios es quien cumple.

Si quieres tener derecho a accesar a las promesas de Dios, necesitas venir y entregar tu vida a Jesucristo como Señor y Salvador de tu vida. Para ello has la siguiente oración en voz alta:

Padre Celestial, vengo delante de tu presencia, reconociendo que he pecado contrata ti y contra el cielo. Me arrepiento de mis pecados y te pido que me perdones. Ven a mi corazón y has de mi una nueva criatura conforme a tu Palabra. Gracias por ser mi Señor y Salvador. Te lo pido en el nombre de Jesucristo. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

UN LUGAR DE GRACIA

Alguna vez se ha preguntado, ¿porqué hacemos lo que hacemos? ¿Porqué venimos a la iglesia? Es probable que surjan muchas respuestas, pero si somos honestos con nosotros mismos, la respuesta debe ser: porque somos NECESITADOS de la gracia de Dios TODOS los días.

Uno de los mejores testimonios que vemos de esa necesidad de gracia en nuestras vidas es el apóstol Pablo que escribe:

2 Corintios 12:7-9 7 Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; 8 respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. 9 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.

Si bien es cierto la gracia redentora de Cristo nos ha salvado… “por gracia sois salvos” Efesios 2:5 y 2:8 esa misma gracia está operando cada día en nuestras vidas para darnos la fortaleza que necesitamos para la vida. Un día nos iremos con el Señor, y ahí ya no necesitaremos de esa Gracia de la misma forma que hoy la ocupamos, allá estaremos completos, plenos, realizados, nuestra vida y la vida de Jesús, estará continuamente llenos de su Gracia. Pero mientras estamos acá su Gracia vivificadora está disponible para nosotros, y por ello debemos acudir a un lugar de Gracia para todos.

Hebreos 4:14-16 » 14 Por lo tanto, ya que tenemos un gran Sumo Sacerdote que entró en el cielo, Jesús el Hijo de Dios, aferrémonos a lo que creemos. 15 Nuestro Sumo Sacerdote comprende nuestras debilidades, porque enfrentó todas y cada una de las pruebas que enfrentamos nosotros, sin embargo, él nunca pecó. 16 Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios. Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos.

Quiero que juntos notemos algunos aspectos interesantes y relevantes de este pasaje:

  1. Dios demanda acción. “Acerquémonos” muévase, diríjase, vaya en pos de…
  • Dios demanda la actitud correcta. “Confiadamente” En un mundo que desconfía hasta de la sombra, es demasiado bello para ser verdad que Dios nos invita a acercarnos a él y que nos quiere bendecir. Si mi hermano, Dios no tiene agendas ocultas, tenga confianza y acerquese a Él.
  • Dios invita al lugar correcto. Nos invita a su presencia, a su trono. Ya no corremos el riesgo de muerte de Ester, que dijo: me presentaré, y si muero, pues muero… ya no hay ese temor. Por la obra redentora de Cristo ahora el velo se rasgó y tenemos libre entrada al Padre: 18 porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre. 19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, Efesios 2:17-19
  • Dios nos indica que en ese lugar seremos saciados.
  • Dios conoce de primera mano, nuestras debilidades. Jesús experimentó tentaciones y compartió todo de nuestra humanidad, excepto que el NO PECÓ jamás.
  • Dios nos da acceso a su presencia. Su trono está disponible para todos, SIEMPRE.
  • Su trono es un lugar de eminencia (usted es un hijo o una hija del Rey de reyes y Señor de señores y puede entrar a su mismísima presencia.
  • Podemos estar cerca del trono de su gracia SIEMPRE
  • Su misericordia está disponible para todos los que creen. para alcanzar misericordia

¿QUE ES MISERICORDIA?

Pues es recibir algo sin importar que merezcamos o no merezcamos. Pues específicamente en nuestro caso, nos tocaba el castigo, y no nos castigaron, sino que obraron con misericordia y nos salvamos.

LAMENTACIONES 3:22 » 22 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. 23 Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. 24 Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré.»

Sus misericordias son un regalo inmerecido y lo maravilloso es que son nuevas cada mañana. No merecemos su misericordia, merecíamos el castigo, sin embargo Dios muestra su amor para con nosotros que siendo aún pecadores Cristo murió por nosotros.

No hay nada que usted haga para evitar que Dios tenga misericordia. Ni su pecado, ni su forma de vivir hace que Dios cambie en cuanto a su misericordia, el es Dios misericordioso.

SU GRACIA ES CONSTANTE E INFINITI PARA NOSOTROS.

2 CORINTIOS 9:13-15 13 pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; 14 asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros. 15 ¡Gracias a Dios por su don inefable!

Conclusión: El trono de gracia de Dios, es el lugar de gracia para todos. Todos estamos invitados a estar cerca del trono de su gracia, los que ya están desde hace años en Cristo, como aquel que hoy le recibe, todos tenemos la oportunidad de estar cerca de su trono de gracia y todos podemos estar seguros que podemos estar cerca del trono de su Gracia SIEMPRE.

FUENTE: Gracias Pastor DORIAN BANEGAS por sus enseñanzas.

Comentarios

COMO SOSTENER LA PRESENCIA DE DIOS

EXODO 33:15 » Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí.»

La mas alta aprobación divina que una persona puede tener es presencia de Dios. Es decir, no existe mayor nivel de aprobación que la presencia de Dios. Esta no se puede fabricar o inventarla, ni forzarla, la tienes o no la tiene.

La presencia de Dios es un respaldo de Dios diciendo: YO ESTOY CONTIGO. Y cuando eso sucede, Dios nos cuida y nos proteje. Es más, en la presencia de Dios hay descanzo, por eso debes rendirte a su presencia.

Por lo tanto, podemos decir que la presencia de Dios es el rostro de Dios a través de lo que habla y de lo que oye, lo que dice y puede hablar lo que hay en su corazòn.

La presencia de Dios es una percepción que hay una presencia y es la firma de Dios en la Iglesia, pues cuando la presencia de Dios está ahi, Dios esta diciendo: YO SOY DIOS Y YO ESTOY AQUÍ.

COMO SABES QUE LA PRESENCIA DE DIOS ESTA AHI?

Poque es una percepción, tu lo sientes, a veces co=uando lo adoramos, lo sentimos y sé que esta allí. Sé que su rostro brilla sobre mí, esta resplandeciendo. Por eso la bendición de Israel: Qu Jehová te bendiga y haga resplandecer su rostro sobre tí.

Cuando estas en su presencia eres como un cable vivo y cuando sales de su presencia estas más vivo, porque en la presencia de Dios hay plenitud de todo. Ahí podemos recibir fuerzas, fortaleza, Palabra, poder y su presencia.

COMO SOSTENER LA PRESENCIA DE DIOS EN NUESTRAS VIDAS

Pero antes, quiero recalcar que la presencia de Dios es una puerta abierta y continua al cielo y por eso es importante la adoración, porque en la adoración creamos una atmósfera, un momento en el tiempo, tocando el cielo en ese lugar. Un lugar para conectar al cielo y por eso debe ser protegido. En ese momento debe ser abrazada, ahelada, deseada, amada porque esa presencia produce vida.

Si todo el tiempo habla palabras negativas, maldiciendo, quejándose, esa será la aotmósfera de su casa. Sin embargo, la atmósfera de la presencia de Dios se edifica con palabras, con adoración y mientras tu y yo adoramos a Dios, sentiremos que su presencia viene.

Cuando el hombre esta fuera de la presencia de Dios, se deprime y busca tantas cosas fuera de la presencia de Dios que solo la presencia de Dios puede hacer. Por lo tanto, la presencia de Dios es una atmósfera, es un ambiente para sotener la vida. Entonces, comos sostienes la vida?

1. Necesitamos una relación intima con Dios.

Tu sostienes la presencia de Dios en tu vida a través d la repación personal con Dios. Es decir, tener tiempo de clidad con Dios todos los diás. Nadie puede tener la presencia de Dios sin estar en una relación con Él.

Por eso, cuando la gente no responde a la adoración, es porque no tiene nada que decirle a Dios. Cuando usted practica la presencia de Dios, usted esta conciente de esa presencia. Es más, el corazón es el asiento de esa presencia, asi que estoy conciente y trato de hacer lo que le agrada a Dios porque sé ue Él esta allí.

La practica de la presencia de Dios comienza diciendo: » Yo se que estas en mí, te respeto, te adoro Señor. Te doy gracias porque tu presencia esta aquí, la reconozco, gracias Señor.»

Asi que cuando sostienes la presencia de Dios, alli hay vida, por tanto, en la presencia , la enfermedad, la depresión, la tristeza, el temor tienen que huir en la presencia de Dios, porue cuando estas en la presncia de Dios, tu eres restaurado, tu eres fortalecido.

Dios busca una relación, asi que cada día que se levanta, dele lo mejor de su tiempo a Dios.

2. Necesitamos el temor de Dios.

PROVERBIOS 1;7 » El principio de la sabiduría es el temor de Jehová

El temor de Dios es el respeto, es la reverencia. La falta de respeto se manifiesta cuando la presencia de Dios esta ahí y usted esta mascando chicle o enviando mensajes por chat, cuando deberia estar adorando. Es que hemos perdido el temor de Dios, el respeto a Dios, el respeto a su presencia porque nos hemos vuelto una generación casual y hemos perdido ese temor santo.

Que es lo que el Temor de Dios hace en nosotros para sostener la presencia?

1. Restringe el mal.

2. Resiste el mal.

Es decir, que cuando te hagan una proposición para desobedecer a Dios y tienes el Temor de Dios, tu estaras dispuesto a decir: NO. Sabes porque?, porque cuando tu respetas a Dios tienes algo en mente: «No le puedo desagradar»

Hoy por hoy, hay mucha gente que miente como sino fuera nada, desobedecemos a Dios como sino fuera nada, por lo tanto, si queremos la presencia de Dios, tenemos que restaurar el respeto a Dios, porque para sostener la vida tiene que haber respeto, tiene que haber reverencia, pues el Temor de Dios restringe y resiste el mal.

Si la Iglesia no restaura el Temor de Dios, el pecado en esta nación es publico, es legalizado y agarran a sus hijos y les enseñan en la escuela cosas antibiblicas.

Todos debemos restaurar el Temor de Dios para que la presencia de Dios sea manifiesta.

OREMOS:

Padre celestial, te pido con todo mi corazón que restaures ese Temor de Dios una vez más. Que tengamos la reverencia cuando escuchamos tu Palabra, que no este distraido, sino que estemos oyendo atentamente Tu Palabra, respetemos Tu Palabra, respetemos Tu Espíritu Santo, respetemos Tu presencia. Restaura Tu Temor en mi. Gracias Señor, te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

3. Necesitamos estar expectantes.

A partir de este momento cuando vengamos a la Iglesia, vengamos expectando que la presencia nos va a tocar al llegar al estacionamiento o al solo entrar a la Iglesia, que v caer sobre nosotros de una manera sobrenatural.

El critianismo es real, expectante de que cuando vengamos a la casa de Dios, recibiremos una Palabra que transformará nuestras vidas y que cualquier necesidad que tengamos, será suplida por la presencia de Dios.

Si estas enfermo, expecta que la presencia de Dios te sane; si estas trizte, expecta que la presencia de Dios traiga gozo a tu corazón, si estas deprimido, expecta que en la presencia de Dios hay plenitudde vida. Pero, responde a la presencia de Dios, levanta tus manos, adora a Dios, respeta a Dios, reverencialo, exlatale porque entonces en ese momento, Dios destruira todo ataque del enemigo, todo ataque a tu cuerpo, todo ataque a tu mente, todo ataque a tus finanzas, todo ataque a tu familia.

Hoy vengamos a recibir de la presencia de Dios.

«Padre, desato la presencia de Dios en este momento sobre las mentes que estan siendo atormentadas, sobre los cuerpos que estan siendo atacados por enfermedades, desato la presencia de Dios sobre aquellos que estan siendo atacados por la brujeria, en el nombre de Jesús. Y declaro que toda enfermedad se va de esos cuerpos, en el nombre de Jesús. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor GUILLERMO MALDONADO por sus enseñanzas.

Comentarios

YouTube