Mensajes Puros

La Voluntad de Dios

¿Le pide al Señor que le muestre su voluntad, o decide cada día cómo desea vivir y qué es lo que hará?

La realidad es que rara vez la gente le da mucha importancia a Dios cuando se trata de su vida cotidiana. Esto es aceptable para aquellos que no lo conocen, pero para los que ya hemos reconocido a Cristo como Señor y Salvador, el buscar su dirección y provisión diaria debe ser prioridad en nuestros pensamientos, oraciones y decisiones.

A pesar de que podemos sentirnos tentados a relegar la voluntad de Dios tan solo a los asuntos espirituales, si Cristo es en verdad nuestro Señor y Salvador, no hay ningún aspecto de nuestra vida que no le concierna y que no tenga derecho a gobernar.

La voluntad de Dios es el principio por el cual debemos vivir cada día.

Vivir de manera independiente y sin pedirle al Señor su guía y provisión revela que creemos no necesitarlo. Aunque quizás lo neguemos, no es solo por medio de nuestras palabras que expresamos lo que creemos, sino también por medio de nuestras actitudes, conductas y costumbres.

Si de verdad creemos lo que la Biblia enseña acerca de Dios, entonces también sabemos que es Soberano sobre cada aspecto de nuestra vida y que debemos vivir en sumisión a su señorío. Por tanto, tenemos que tratar de complacerlo y honrarlo en todo lo que hagamos, al tomar su dirección en nuestras relaciones personales, en las decisiones financieras, en los problemas laborales y en cualquier otra situación.

Jesucristo es nuestro ejemplo a seguir.

Incluso el Hijo de Dios vivió en completa dependencia y sumisión a su Padre celestial. Cuando la perspectiva de la cruz fue inminente, no la enfrentó solo.

Lucas 22.39-42 “Y saliendo, se fue, como solía, al monte de los Olivos; y sus discípulos también le siguieron. Cuando llegó a aquel lugar, les dijo: ‘Orad que no entréis en tentación’. Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, diciendo: ‘Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya’”.

En su tiempo de aflicción, Jesucristo le preguntó al Padre celestial si había alguna otra manera de redimir a la humanidad; pero no la había. Su anhelo principal era cumplir la voluntad de su Padre, y no la suya. Y es así como debemos pensar ante cualquier situación que enfrentemos.

La voluntad de Dios consiste en lo que aprueba y determina llevar a cabo.

Tiene que ver con las decisiones de Dios en cuanto a qué hacer y qué no hacer. Como es Omnisciente, podemos confiar en que conoce cuál es el mejor camino para nuestra vida. Nos creó para que solo encontráramos nuestra satisfacción y plenitud en Él. Así que, es de necios ignorar su voluntad y vivir como si no le perteneciéramos. Por mucho que nos esforcemos por dirigir nuestra vida, no obtendremos el gozo verdadero y la paz que deseamos, pues no existe una satisfacción duradera para los que viven sin someterse a la voluntad de Dios.

Vivir dentro de la voluntad de Dios nos protege.

2 Pedro 3.17, 18  “Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que, arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza. Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo…”.

Si no buscamos la dirección diaria del Señor, tropezaremos y caeremos. Aunque no podemos saber lo que nos depara el futuro, Dios sí. Solo Él posee el conocimiento y la sabiduría para dirigir nuestro camino, no solo durante los momentos decisivos, sino también en nuestro diario vivir. Y es al considerar todo esto, que debemos tomar la decisión de darle al Señor la prioridad de nuestra vida cada día.

¿En qué consiste la voluntad de Dios?

En primer lugar, nuestro Padre celestial desea que depositemos nuestra confianza en Jesucristo como Salvador y que nos rindamos ante su autoridad. El Señor conoce cada detalle de nuestra vida y nos ha dado diversos dones y talentos, que nos capacitan para alcanzar lo que ha dispuesto para nosotros. Por tanto, debemos evitar caer en el error de compararnos con otros y añorar aquello que ha confiado a otra persona. En su sabiduría, Dios ha provisto todo lo que necesitamos para complacerlo, y ha prometido guiarnos si nos entregamos a Él.

Necesitamos al Señor en cada área de nuestra vida.

Así que debemos orar y leer la Biblia cada día, para conocer la manera en la que desea que vivamos y para clamar por su dirección. Necesitamos su sabiduría en nuestros matrimonios, con nuestros hijos, con los problemas laborales y con cualquier otra circunstancia. En ningún momento debemos vivir alejados de nuestro sabio y amoroso Creador.

Aquellos que no han reconocido a Jesucristo como Salvador, viven sin Dios.

Esta es la razón por la que algunos tienen una vida desordenada. Tratan de llenar el vacío de Dios con sustitutos, pero el vacío permanece porque solo hay una persona que puede satisfacer los anhelos profundos del corazón humano, y ese es Jesucristo.

Dios ama tanto a la humanidad, que envió a su amado Hijo, para que muriese por nosotros y que todos los que creen en Jesucristo puedan ser perdonados y reconciliados con Él. Sin embargo, muchas personas nunca buscarán al Señor, pues no desean que nadie, ni tan siquiera Dios, les diga cómo deben vivir. Como resultado, se perderán la oportunidad de disfrutar una vida mejor, pues la paz genuina, el gozo y el contentamiento solo se encuentran en una relación personal con Dios por medio de Jesucristo.

Este es un asunto muy serio, pues después de la muerte viene el juicio (Heb 9.27). Como nuestro Creador, Dios tiene derecho a ser el centro de nuestra vida. Nuestra sociedad es un caos porque las personas piensan que no necesitan a Dios y no quieren obedecerlo. Y si no confiesan sus pecados, ni reciben a Cristo como Salvador, ni se rinden ante su autoridad, nunca serán salvos.

Sin embargo, quien acuda a Jesucristo en arrepentimiento, fe y sumisión, recibirá la dirección de Dios para cada paso de la vida. Es Él quien nos redime de nuestro pasado y nos da un nuevo corazón y una nueva vida, en la que Jesucristo viene a ocupar el lugar principal. Aunque sus planes no sean fáciles siempre, sí son los mejores para nosotros.

FUENTE: Gracias Pastor Charles Stanley por sus enseñanzas.

Comentarios

El Corazon Quebrantado Rendido a Dios

Dios vive con el quebrantado y humilde de corazón. El corazón es el ser interior y sagrado. Es el asiento donde descansa y reposa la presencia de Dios.

Cuando tu corazón no esta bien, la presencia de Dios no estará reposando allí.

El corazón es donde se originan las intensiones y los pensamientos, así que para cambiar tu vida, tu matrimonio que no te gusta como esta, o no te gusta el rumbo que va tomando tu Iglesia, debes cambiar tu corazón.

Un corazón herido ofrece resistencia a Dios, no así el corazón quebrantado.

Qué es un corazón quebrantado?

Es el que está rendido, entregado, sometido y humillado ante Dios. Y por eso es que Dios vive en él y no ofrece resistencia a Dios.

Qué es quebrantamiento?

Es el método de Dios para lidiar con nuestra espíritu de independencia, de rebelión, del egoísmo y la autosuficiencia, ya que todos estos, son obstáculos que impiden cumplir la voluntad y los propósitos de Dios.

Por esto es que Dios está buscando un corazón quebrantado, para que pueda reposar en él.

Cuál es el propósito del quebrantamiento?

Es para transformar el corazón y que seamos transformados de gloria en gloria. En el momento que la transformación se detiene, es porque te conformaste y Dios tiene que usar el quebrantamiento para transformarte.

También el quebrantamiento tiene el propósito de hacer madurar nuestro carácter. Además, hay un propósito grande contigo y conmigo y no lo puede hacer con el rebelde, él autosuficiente y con el independiente. Dios lo va hacer con el humillado, y él sometido.

Por último, Dios quiere usar tu corazón para manifestar su presencia y su poder en tu vida.

Qué va usar Dios para romper ese corazón independiente, autosuficiente y rebelde?

1. La crisis mas alla de tu control.

2. Él mismo va a producir ese quebrantamiento.

3. Si sigues de testarudo, el pecado te va a quebrantar.

Espero que no llegues a ese punto. Recuerda que Moises estuvo 40 años en el desierto para que Dios quebrantara su corazón. El punto es cual es tu punto de quebrantamiento?

El punto de quebrantamiento es?

Es el punto donde te sometes a Dios. Toda persona en la Biblia que vino a Jesús, vino en su punto de quebrantamiento.

Dile a Dios: «Señor, examina mi corazón, Señor, examina mi corazón»

La mujer del flujo de sangre, le tomó 12 años, una enfermedad para quebrantar a esa mujer. Donde hay una testarudez, hay un titubear antes de obedecer. Pero, donde hay un corazón quebrantado, hay una respuesta rápida y lo haces.

Dios te trajo este día para quebrantar tu corazón porque hay una dimensión mayor que jamas has visto. Si estas conforme ahi donde estás, hay un aviso.

Cuales son las señales de que un corazón esté quebrantado?

1. Cuando has entendido que no tienes otra alternativa aparte de Dios.

En ese punto has llegado a tu punto de quebrantamiento. Tienes tu negocio y no sabes como vas a salir adelante, y dices: «Señor, necesito tu ayuda.».

Porque sabes que Él, es la única alternativa. Para que no confíes en los hombres, ni en tus talentos, no confíes en tu gloria, sino en la única alternativa, Dios.

2. Un corazón quebrantado no resiste al cambio.

Dios quiere entrar en tu Iglesia, la Gloria quiere caer en tu Iglesia, y Dios está esperando en la puerta, y tu dices: «Señor, lo que tu digas eso hago».

3. Estas listo para someterte.

Dos quiere quebrantarte para que no le resistas mas, porque Él esta viendo los miles que vas a tocar, Dios está viendo a lo miles de jóvenes que van a venir a Cristo.

Dios está viendo más allá y cuando estas quebrantado, estas listo para someterte.

4. Tú estas listo a rendirte.

No esperes a que te venga una crisis, no esperes por una enfermedad, no esperas por una bancarrota, decide decirle a Dios, no voy a titubear, voy a obedecer, voy a hacerlo.

Que es rendirse?

Es ceder a, es morir a, es negarse asimismo, es entregar el control que tú tenías.

Por lo tanto, rendirse es el acto más alto de humildad. Rendirse significa morir a lo que te gusta, a lo que quieres y morir a tus derechos. Pero también, el rendirse viene de un acto de amor.

Cuantas veces tienes que rendirte?

Lucas 9:23 «Y decía a todos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame.

Tengo que morir a diario a lo que quiero, a lo que pienso, a mis inseguridades, a mis autosuficiencias, a mis temores, a mi futuro.

Porque al rendirse, hay una gran ley del Reino, la cual se llama la Ley del Intercambio, y que en el Reino de Dios consiste en esto: Jesús llevó nuestras enfermedades para que nosotros fuésemos sanos. Jesús llevó nuestra maldición para que nosotros seamos bendecidos.

Como me rindo?

Me rindo voluntariamente y cuando eso sucede, Dios no le niega su poder y su presencia. Esta es la llave para vivir en su presencia.

Qué cosas vas a rendir?

Rindes tu familia, tu negocio, tu carrera, tus hijos, las decisiones diarias, tus inseguridades, tus pensamientos, tu salud, tu carne, tus finanzas.

Como mueres a Dios?

1. No lo podemos hacer en mis propias fuerzas, sino en la Gracia de Dios.

Filipenses 2:13 «porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.»

Nuestra pasión debe ser la de agradar a Dios.

Ahora mismo el Espíritu Santo está poniendo el querer y el hacer en tu vida. Refiriéndose a la Gracia de Dios, porque allí viene el querer hacer su voluntad y su propósito. Y esto es todos los días, porque rendirse es todos los días.

Dios mismo te da el poder para rendirte y esa es su Gracia, porque la Gracia de Dios es sobrenatural, es un deseo de agradarlo.

3. Haz un compromiso con Dios de rendir cada área de tu vida.

Un compromiso de corazón. Me siento solo, rindo mi soledad; no veo resultados en mi negocio, lo rindo a ti; uno de mis hijas esta fuera de tu voluntad, la rindo a ti; rindo todo mi ser para servirte a ti. Y así, hasta que le digo a Dios, rindo cada área de mi vida como un acto de mi voluntad.

4. Adóralo.

Adoración es un acto de sumisión al estar en un estado de quebrantamiento. Porque la verdadera adoración viene de un corazón quebrantado.

Cuando estas quebrantado, nadie tiene que decirte, levanta las manos; o que abras la boca para clamar por su bondad.

Adoración es un acto a Dios de estar quebrantado, sino adoras es que nos estas quebrantado.

4. Rinde tus derechos y acepta los derechos de nuestro Señor Jesús.

Alguien te robo un dinero, rinde tu derecho; alguien te ofendió injustamente, ríndelo a Él; toda persona compulsiva tiene el derecho a defenderse, pero cuando estas rendido, le das la causa a Jesús, perdona y suelta.

Le entregas la causa a Él, entonces Dios te da sus derechos. Tenemos que aprender a rendirnos.

OREMOS: Padre celestial, en este día, te pido tu Gracia para rendirme a mi mismo, para negarme a mi mismo. Pon en mi corazón el querer como el hacer, ponlo ahora mismo. Señor, hago un compromiso de rendirme en cada área de mi vida, las rindo a ti. Voluntariamente te entrego mi voluntad, me rindo, me rindo con todo mi corazón, rindo mis derechos, rindo mis temores, rindo mis inseguridades, rindo mis debilidades, rindo lo natural para recibir lo sobrenatural, rindo mi matrimonio, rindo mis hijos, rindo mis finanzas, rindo mis dones, rindo mis talentos, rindo el control a ti, Señor. Confío en ti, Señor. Dejo que seas Dios. Confío toda mi vida a ti como mi Salvador y Señor. Muero a mí mismo, muero a lo que quiero, muero a mis pasiones, muero a mi carne, me rindo a ti ahora mismo y que venga tu Reino. Señor Jesús, me someto a ti, y por la ley del intercambio, recibo tu presencia. En el nombre de Jesús. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor Guillermo Maldonado por sus enseñanzas.

Comentarios

Aviva el fuego en tu vida

Después de tantas situaciones difíciles, probablemente, te encuentras en un nivel bajo de fé y no sabes que hacer. Por eso este mensaje es acerca de avivar el fuego de Dios en tu vida.

Necesitas provocar un avivamiento de fuego, porque la única solución de tu nación, de tu vecindario, de tu hogar, de tu matrimonio, de tu familia y de tu Iglesia, es el fuego de Dios.

Hechos 28:1-10 » Estando ya a salvo, supimos que la isla se llamaba Malta. Y los naturales nos trataron con no poca humanidad; porque encendiendo un fuego, nos recibieron a todos, a causa de la lluvia que caía, y del frío. Entonces, habiendo recogido Pablo algunas ramas secas, las echó al fuego; y una víbora, huyendo del calor, se le prendió en la mano. Cuando los naturales vieron la víbora colgando de su mano, se decían unos a otros: Ciertamente este hombre es homicida, a quien, escapado del mar, la justicia no deja vivir. Pero él, sacudiendo la víbora en el fuego, ningún daño padeció. Ellos estaban esperando que él se hinchase, o cayese muerto de repente; mas habiendo esperado mucho, y viendo que ningún mal le venía, cambiaron de parecer y dijeron que era un dios.En aquellos lugares había propiedades del hombre principal de la isla, llamado Publio, quien nos recibió y hospedó solícitamente tres días. 8Y aconteció que el padre de Publio estaba en cama, enfermo de fiebre y de disentería; y entró Pablo a verle, y después de haber orado, le impuso las manos, y le sanó. Hecho esto, también los otros que en la isla tenían enfermedades, venían, y eran sanados; los cuales también nos honraron con muchas atenciones; y cuando zarpamos, nos cargaron de las cosas necesarias.

Pablo y la tripulación del barco venían de naufragar, se habían dejado llevar por las corrientes del mar y de los vientos, prácticamente no sabían a donde llegarían. Que problema tan grande!.

Probablemente estés pasando por un problema grande y no sabes qué hacer?. Pero hoy vengo a decirte: no temas por los problemas, porque los problemas son un vehículo del Espíritu Santo para desatar el avivamiento en tu vida.

Proverbios 4:18 «Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto».

Para que la aurora comience a alumbrar, tiene que ponerse bien oscura la noche.

Hoy te puedo decir que hay un nuevo amanecer para tu vida en este día y Dios está a punto de promoverte por cuanto has sido fiel a su causa.

Quiero que sepas que las pruebas no vinieron a destruirte, sino a promoverte.

Los lugareños los atendieron especialmente, les pusieron comida y les encendieron un poco de fuego. Todo el mundo estaba sentado, conversando amenamente. Pero, Pablo quería más fuego.

Yo no sé si tu quieres más fuego. Yo no sé tú, pero yo sí quiero más fuego. Y Pablo estaba pensando en tener más fuego, echarle leña. Pensaba que no había suficiente luz, que no había suficiente fuego.

Déjame decirte que el día que te conformes con el nivel de unción que tú tienes, ese es el dia en que comienzas a morir. Tú no puedes conformarte con el nivel de unción que tienes.Tú necesitas más fuego.

Porque la solución de tu matrimonio es un fuego intenso. La solución de tu familia, es un fuego intenso.

Hoy quiero preguntarte: Quieres más de Dios?

Si quieres más de Dios, he venido a decirte que una de las maneras de avivar el fuego de Dios en tu vida es que arrancas lo muerto, lo seco y lo echas en el fuego.

Mientras más Dios consume de tu carne, mayor será la unción de tu espíritu. Todo lo seco, todo lo muerto, todo mal hábito, toda mala disposición, toda mala actitud, todo pecado tiene que echarse en la hoguera.

A medida que tú eres capaz de pasar al altar de Jehová y echar todo lo que es carne, entonces, el Espíritu de Dios te llena.

Por eso el Apóstol Juan decía: es necesario que yo mengue, pero que tú crezcas en mí.

Qué es lo que obstaculiza el mover de Dios en tu vida?

De seguro que tienes ramas secas que no han sido consumidas por el fuego. Recuerda que tú tienes la potestad de poner esas cosas en el fuego de Dios. Tienes que tomar todo lo seco, todo lo muerto y echarlo en el altar de Dios, hasta que el fuego se levante.

Probablemente hay demasiada carne, asi que necesitas menos carne y más espíritu, menos letra y más espíritu, menos odio y más amor, menos de mí y más de Él.

Este es un proceso diario. Recuerda que el fuego no se puede apagar en nuestras vidas.

En el momento en que el fuego comenzó a levantarse y la unción comenzó a alumbrar a todo aquel que estaba alrededor y el calor comenzó a impactar a todos los que estaban allí, de repente la serpiente sacó la cabeza.

Eso porque el enemigo odia al hombre o a la mujer de Dios que está  lleno de la Gloria de Dios.

Yo no sé cuantos están siendo atacados por el enemigo?

La razón por la cual satanás te ataca, es porque él tiene pavor a que la unción del Espíritu Santo crezca tanto en tu vida que no haya manera de que él permanezca en tu hogar, en tu nación, en tu casa. Puesto que la unción de Dios pudre todo yugo.

Donde hay unción, no puede haber tinieblas. Donde está la unción de Dios, el cáncer tiene que secarse, los espíritus de homosexualidad tienen que irse, la adicción tiene que desaparecer.

Hechos 28:4 » Entonces, habiendo recogido Pablo algunas ramas secas, las echó al fuego; y una víbora, huyendo del calor, se le prendió en la mano. los naturales vieron la víbora colgando de su mano, se decían unos a otros: Ciertamente este hombre es homicida, a quien, escapado del mar, la justicia no deja vivir.

Esto significa que cuando estamos en pruebas, a veces la gente se burla de nosotros. Y eso es lo que el enemigo quiere provocar. Que tú estes alineado a lo que la gente está diciendo y comiences a decir: Dónde estás tu Señor?

Eso es lo que satanás quiere que tu fe sea cuestionada, no solo por la gente, sino por ti mismo. Hermano, ten mucho cuidado, no le des al diablo ningún espacio.

Todo el mundo está observando y tu tienes la serpiente colgando de tu mano, se siente el dolor. Por un momento, Pablo sintió el escalofrío, pero recordó lo que la Palabra de Dios dice:

Isaias 54:17 «Ninguna arma forjada contra ti prosperará,»

Cuando Pablo vió la serpiente en la mano, la sacudió en el fuego y la serpiente se quemó.

Tú sabes lo que estamos haciendo hoy?

Estamos sacudiendo al diablo de tu nación, de tu casa, de tu hogar, de tu negocio, etc. Cada vez que tú pones en movimiento tu fe, te sacudes al diablo.

Hoy tenemos que sacudir al diablo, asi que podemos declarar proféticamente con nuestra propia boca: Fuera de mis finanzas, fuera de mi hogar. Cada vez que oras, o ayunas te sacudes al diablo. Cada vez que ofrendas o diezmas, sacudes al diablo.

Probablemente tienes la mano así, intimidado por momentos y has sentido la ponzoña y el veneno de los tribulaciones, pero en el nombre de Jesús, diablo te sacudo. Te vas de mi casa, te vas de mis finanzas, te vas de mi matrimonio, de mi mente, te vas de mi corazón, te vas de mi Iglesia. Rompemos toda atadura, rompemos toda enfermedad, rompemos toda brujería, rompemos toda hechicería, rompemos todo espíritu de pobreza, todo espíritu de división, rompemos todo espíritu que ha venido a atormentar al pueblo de Dios y rompemos todo espíritu contrario al Espíritu de Dios.

Hechos 28:5 «Pero él, sacudiendo la víbora en el fuego, ningún daño padeció.»

Déjame decirte que no hay magia negra, o blanca, no hay brujo, o hechicería que pueda contrarrestar al poder del Espíritu Santo de Dios. Porque mayor es el que en ti está, que quien está en el mundo.

Si tu no sabes donde está tu futuro, hoy vengo a decirte que tu futuro está en las manos de Dios. Él está en control de tu vida, porque contigo está el Poderoso Dios y ningún daño te acontecerá.

Cuando todas las personas, ven el increíble ataque de la serpiente, tres cosas toman lugar:

1. Hubo un cambio de opinión acerca de Pablo.

Hechos 28:6 «Ellos estaban esperando que él se hinchase, o cayese muerto de repente; mas habiendo esperado mucho, y viendo que ningún mal le venía, cambiaron de parecer y dijeron que era un dios.»

Dijeron, ciertamente tienes algo sobrenatural sobre tu vida. Y al darse cuenta de ello, muchos de los que te atacan van a venir corriendo a Dios.

Cuando vean que tu Dios es más poderoso de todo lo que se levantó contra ti, van a querer lo que tú tienes. Y querrán saber cómo experimentar a Dios personalmente.

2. Hubo una apertura al ministerio sobrenatural de Dios.

Hechos 28: 7-9 «En aquellos lugares había propiedades del hombre principal de la isla, llamado Publio, quien nos recibió y hospedó solícitamente tres días. Y aconteció que el padre de Publio estaba en cama, enfermo de fiebre y de disentería; y entró Pablo a verle, y después de haber orado, le impuso las manos, y le sanó. Hecho esto, también los otros que en la isla tenían enfermedades, venían, y eran sanados;»

Porque en el momento que vieron que Pablo no muere, lo llevan a casa de Publio y Pablo pone sus manos en el nombre de Jesús y la fiebre salió del padre de Publio. Y toda la Isla recibe la Palabra de Dios.

Comenzaron a traerle todos los enfermos, y fueron todos sanados. Y todo por el poder Dios y porque el diablo atacó al siervo de Jehová.

3. Les proveyeron todos los recursos necesarios para continuar impactando otras vidas.

Hechos 28:10 «los cuales también nos honraron con muchas atenciones; y cuando zarpamos, nos cargaron de las cosas necesarias.»

Dale un grito de victoria al Dios Todopoderoso, démosle Gloria a Dios, al Rey que vive por siempre y por los siglos de los siglos. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor Rudy Gracia, por sus enseñanzas.

Comentarios

La Fe Que No Se Cansa y Nos Da Esperanza

 

Mateo 15:21-28 " Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón. Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. Él respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.

Este pasaje es tan conocido por la interacción tan fuerte de Jesús con la mujer cananea (sirofenicia) de este encuentro del maestro y esta mujer podemos sacar algunas lecciones importantes:

1. Ante la necesidad que tenga, vaya directo al Padre.

Esta mujer, llegó y se propuso ser escuchada, y comenzó a gritar a voz en cuello: Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí. No esperó hacer una cita, no anduvo con intermediarios, sabía que algo iba a pasar, y puso toda su confianza en que Jesús le iba a responder.

a. Que su necesidad no le paralice. Actué hoy. Ella pudo haber sentido pena, la pudieron haber callado, la pudieron haber rechazado… Pero en lugar de lamentarse por su desgracia, (porque tener un hijo enfermo es una desgracia) ella tomó esa necesidad y la llevó a los pies del que suple todo, el que lo sana todo, el que no socorre en todo. Por favor, por las misericordias de Cristo, no se paralice, corra a Jesús.

b. Pida de la manera correcta. En primer lugar ella en su petición hace una separación marcadísima, y grita: ¡Señor! No cualquier señor, lo distingue de todos y le dice: ¡Señor, Hijo de David! Es como darle adoración y exaltación suprema, le nombra como el Mesías prometido, y le da su lugar de suprema autoridad. Segundo, sea específico y claro. No porque Dios no sepa, pero al profundizar su petición, usted está haciendo un camino hacia la intimidad con Dios. Sea específico, tome tiempo que sea necesario para exponer su petición a Dios.

c. Muévase en dirección del Señor. Esta mujer, siguió, siguió, hasta que logró quedar frente a Jesús. No abandone, y si le toca un “no” por respuesta, como usted se movió en la dirección de Dios, al estar en su Presencia, le garantizo que usted no será nunca más igual. Si usted pide y si recibe, no será el mismo, si pide y no recibe lo que pidió, le puedo asegurar que Dios siempre le ha de responder, y usted nunca más será el mismo.

 

2. Ante la necesidad que su fe se fortalezca.

Usted y yo tenemos dos caminos: la confianza en Dios o la confianza en nosotros. Si usted cree que las puede todas, le tengo malas noticias, le va a ir mal. Si usted confía plenamente en Dios, hay buenas noticias: Dios le va a transformar siempre.

a. El silencio de Dios, es alimento de su esperanza en Dios. La mujer gritó, gritó y gritó… Y Jesús no le respondió palabra… pero ella no desmayó, ella no se fue resentida a otra multitud a buscar “otra palabra, más fresca” El silencio de Dios, debe alimentar nuestra fe, debe avivar nuestra esperanza, porque si el calla, o no lo veo obrando, mi confianza seguirá en él.

b. No oiga otras voces. La única voz que debe importar es la de Dios. No oiga esas voces que le dicen: “solo orando no se resuelven las cosas” hoy le vengo a decir, orando es como se resuelven las cosas… Hablando con Dios seremos cambiados. Si nosotros maridos, oramos con nuestras esposas, cuando vengan los pleitos (porque llegan) rápidamente resolvemos nuestras diferencias, porque no hay discordia cuando el Espíritu Santo gobierna, porque donde está el Espíritu de Dios, ahí hay libertad.

c. Aunque pareciera que no nos notan, Dios piensa en nosotros. La mujer gritó, los discípulos pidieron que la sacaran y la enviaran a casa, pero Jesús ya había notado a la mujer y su petición.

 

3. Nuestro único socorro es el Señor.

La mujer ya está cansada de ser aparentemente ignorada, digo aparentemente porque ya se había hecho notar, y usa su recurso más poderoso: un corazón contrito y humillado; Dios jamás despreciará un corazón genuinamente humillado… El no va en contra de su Palabra (Salmos 51)

a. Jesús vino a los suyos, a Israel primeramente, pero ante su rechazo, su gracia nos alcanzó. Juan 1:11 Alcanzamos misericordia porque otros la rechazaron.

b. No claudicaremos ante cualquier cosa o circunstancia. Le llamaron “perrilla” y no se ofendió… Estaba dispuesta a todo por alcanzar misericordia.

c. El final siempre es glorioso. Cuando la fe no se detiene y nos da esperanza, vamos a ver la victoria.

 

Conclusión: No es nada fácil perseverar. Cuesta. Cuesta sueño, cuesta fuerzas físicas, desgasta, a veces no es divertido, pero cuando perseveramos en la fe, la victoria sabe hermosamente dulce. Pida con fe, mientras pide será transformado, aprenderá del Señor y su carácter, aprenderá a confiar en los silencios, a estar tranquilo en la tempestad, a tener gozo en la prueba, pero no deje de avanzar, no deje de pedir, perseverar y vivir para la Gloria de Dios.

 

FUENTE: Gracias Pastor Dorian Banegas por sus enseñas

Comentarios