Categoría: Voluntad de Dios

LA VOLUNTAD DE DIOS EN TU VIDA

¿Le pides al Señor que te muestre su voluntad, o decides cada día cómo quieres vivir y qué vas a hacer?

La realidad es que rara vez la gente piensa mucho en Dios cuando se trata de su vida diaria. Esto es comprensible para aquellos que no lo conocen, pero para aquellos que hemos confiado en Jesucristo como Salvador y Señor, buscamos la dirección para cada día en nuestros pensamientos, oraciones y decisiones.

Aunque podemos sentirnos tentados a relegar la voluntad de Dios solo a asuntos espirituales, si Jesucristo es nuestro Salvador y Señor, no hay parte de nuestra vida que no le interese y sobre la cual no tenga derecho a gobernar.

DÉJAME DECIRTE QUE LA VOLUNTAD DE DIOS ES EL PRINCIPIO POR EL CUAL DEBEMOS VIVIR TODOS LOS DIAS.

Porque vivir de forma independiente sin pedirle al Señor Su guía y provisión revela que no creemos que lo necesitemos. Lo que verdaderamente creemos no se demuestra tanto con nuestras palabras sino con nuestras actitudes, conducta y hábitos.

Si creemos lo que la Biblia dice acerca de Dios, entonces entendemos que Él es soberano sobre cada área de nuestra vida y que la sumisión a Él como Señor es esencial. Por lo tanto, debemos aspirar continuamente a complacerlo y honrarlo en todo lo que hacemos al buscar su guía en nuestras relaciones, decisiones financieras, asuntos laborales y cualquier otra preocupación diaria.

JESUCRISTO ES NUESTRO EJEMPLO A SEGUIR.

Incluso el Hijo de Dios vivió en completa dependencia y sumisión a Su Padre. Cuando la perspectiva de la cruz era inminente, no la enfrentó de forma independiente. Es más, Jesucristo le pregunto al Padre, para asegurarse, hay alguna otra forma?, claro, el Padre le dijo: es la senda de la cruz.

LUCAS 22:39-42 “Y saliendo, se fue, como acostumbraba, al monte de los Olivos; y los discípulos también le siguieron. Cuando llegó al lugar, les dijo: «Orad para que no entréis en tentación.» Y se apartó de ellos como a un tiro de piedra, y se arrodilló y se puso a orar, diciendo: «Padre, si quieres, aparta de Mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.’”

En Su tiempo de angustia, Jesús le preguntó al Padre si había algún otro medio para lograr la redención de la humanidad—no lo había—pero Su principal preocupación era seguir la voluntad de Dios, no la Suya. Y así es exactamente cómo debemos pensar en cada situación que enfrentamos.

LA VOLUNTAD DE DIOS ES LO QUE ÉL APRUEBA Y DETERMINA LLEVAR A CABO.

Esto tiene que ver con Sus elecciones con respecto a qué hacer y qué no hacer. Como Él es omnisciente, podemos confiar en que Él conoce el mejor camino para nosotros. Por lo tanto, ignorar Su voluntad y vivir como si Él no tuviera nada que decir en nuestras vidas es una tontería. Todos nuestros intentos de gobernar nuestras propias vidas, no pueden brindarnos el gozo y la paz duraderos que deseamos porque no hay satisfacción eterna aparte de la sumisión al Señor.

VIVIR EN LA VOLUNTAD DE DIOS ES NUESTRA PROTECCIÓN.

2 Pedro 3:17-18 dice: “Vosotros, pues, amados, sabiendo esto de antemano, velad, no sea que os dejéis llevar por el error de los hombres sin principios, y caigáis de vuestra firmeza, sino que crescáis en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.”

En otras palabras, sino buscamos la dirección diaria de Dios, seguramente tropezaremos y caeremos. No podemos saber el futuro, pero el Señor sí. Solo Él tiene completo entendimiento y sabiduría para dirigir nuestro camino, no solo en las decisiones cruciales, sino en nuestras preocupaciones diarias. Considerando todo esto, nuestra respuesta debe ser hacer de Él nuestra prioridad cada día.

¿CUAL ES LA VOLUNTAD DE DIOS?

En primer lugar, Él desea que confiemos en el Señor Jesucristo como nuestro Salvador y nos entreguemos completamente a Él. El Señor conoce cada detalle de nuestra vida y nos ha dado a cada uno de nosotros diferentes capacidades y habilidades que nos permiten lograr todo lo que Él tiene planeado para nosotros. Así es que, debemos evitar el peligro de compararnos con los demás. En Su sabiduría, Dios ha provisto todo lo que necesitamos para vivir como Él desea y ha prometido guiarnos a Su voluntad si nos rendimos a Él.

Cuando le dijo a Dios: que quieres que haga en cuanto a esto?; Señor, que de mi relación con ella o con él?; que en cuanto a mi empleo?; qué Universidad quieres que estudien mis hijos?; Señor, dónde quieres que viva?; Señor, cambio de empleo?.

Cuando fue la última vez que se abrió al Dios Santo, quien lo sabe todo y quiere le mejor para nosotros. Cuando fue la última vez que le dijo: Señor, muéstrame tu voluntad, que es lo que quieres que haga?.

Por lo tanto, debemos orar y leer Su Palabra todos los días para descubrir cómo Él quiere que vivamos y rogar por Su guía. Necesitamos Su sabiduría en nuestro matrimonio, con nuestros hijos, en el trabajo y con los problemas que surjan. Asi que, ninguna parte de nuestras vidas debe vivirse independientemente de nuestro Creador.

AQUELLOS QUE NO CONOCEN A CRISTO COMO SALVADOR ESTÁN VIVIENDO SIN DIOS.

Es por eso que la vida de algunas personas es un desastre. Intentan llenar el vacío divino con sustitutos, pero el vacío permanece porque sólo hay una persona, que puede satisfacer los anhelos profundos del corazón humano, y ese es Jesús.

Dios amó tanto a la humanidad que envió a Su amado Hijo a morir por ellos para que aquellos que creen en Jesucristo puedan ser perdonados y reconciliados con Él. Sin embargo, muchas personas en el mundo nunca se volverán al Señor porque no quieren que nadie, incluido Dios, les diga cómo vivir. Como resultado, se pierden la mejor vida posible porque la paz, el gozo y la plenitud genuina solo se encuentran en una relación con Dios a través de Jesucristo.

La vida es un asunto serio porque después de la muerte vendrá el juicio (Hebreos 9:27). La razón por la que nuestra sociedad está en caos es porque la gente piensa que no necesita a Dios ni quiere obedecerle. Pero hasta que confiesen su pecado, reciban a Cristo como Salvador y se entreguen completamente a Él, nunca conocerán Su salvación.

Pero a aquellos de nosotros que nos volvemos a Cristo en arrepentimiento, fe y sumisión, Dios nos da guía para cada paso de la vida. Él es capaz de redimir nuestro pasado y darnos un corazón y una perspectiva de la vida completamente nuevos, en los que Él es el centro y la prioridad. Aunque sus planes para nuestras vidas no siempre son fáciles, siempre son los mejores.

Por lo tanto, para conocer la voluntad de Dios en nuestras vidas y nos de guía cada día, ven y repite después de mi la siguiente oración: Padre Santo, se que he sido un orgulloso, un independiente, he cometido muchos errores, se que te necesito. Perdona mis pecados, límpiame, has de mí una nueva criatura. Me arrepiento de mis pecados y te pido que vengas a morar a mi corazón. Hago un nuevo pacto de seguir tus mandamientos y preceptos. Muéstrame tu voluntad para mi vida. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén,

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

NUESTRAS CONVICCIONES DEL CIELO

La mayoría de las personas no piensan mucho en el cielo a menos que se enfrenten a la muerte. De hecho, pocos cristianos piensan seriamente en su hogar eterno y, por lo tanto, no tienen convicciones acerca del cielo. Además, es posible que no sepan lo que dice la Biblia con respecto al cielo y esto puede resultar en confusión y una comprensión no bíblica de lo que les espera a los creyentes después de esta vida. Y son las Escrituras, las que nos explican y motivan a vivir para nuestro destino eterno en lugar de esta existencia terrenal. Veamos lo que nos dice la Palabra de Dios:

1. Nuestro Padre celestial está allí.

En el Sermón de la Montaña (Mat. 5-7), Jesús a menudo habló de Su Padre “que está en los cielos” (5:16). En lugar de especular sobre dónde está el cielo, simplemente podemos decir que está donde está Dios.
2. Nuestro Salvador, el Señor Jesucristo, está allí.

Cuando Jesús ascendió a las nubes en Hechos 1:11, dos ángeles dijeron a los discípulos: “Este Jesús, que ha sido tomado de vosotros arriba en el cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo”. Ascendió a Su Padre y ahora está “sentado a la diestra de Dios” (Colosenses 3:1). Desde allí intercede por nosotros (Romanos 8:34).

3. El cielo es un lugar preparado.

No es una niebla etérea en la que flotamos, sino un lugar especialmente preparado para los hijos de Dios. Jesús dijo: “En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si no fuera así, os lo hubiera dicho; porque voy a prepararos un lugar” (Juan 14:2). Según Apocalipsis 21:27, “Nada inmundo, ni nadie que practique abominaciones y mentiras entrará jamás en ella, sino solamente aquellos cuyos nombres están escritos en el libro de la vida del Cordero”.

4. Nuestra ciudadanía está en el cielo.

Esta tierra es solo nuestro hogar temporal, por lo que debemos tener cuidado de no apegarnos demasiado a las cosas de este mundo. Tener una comprensión correcta del cielo cambia nuestra perspectiva y prioridades en esta vida, impulsándonos a acumular tesoros en el cielo en lugar de en la tierra.

Según Filipenses 3:20-21, “Nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también ansiosamente esperamos a un Salvador, el Señor Jesucristo; quien transformará el cuerpo de nuestro humilde estado en conformidad con el cuerpo de su gloria.” Estos cuerpos terrenales no son aptos para la vida en el cielo. Por lo tanto, cuando Cristo regrese por nosotros, los va a transformar en cuerpos gloriosos como el suyo, serán mucho más gloriosos que los que tenemos ahora.

Jesús les dijo a sus discípulos: “No os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres estén inscritos en los cielos” (v. 20). Cada vez que alguien se aparta del pecado y cree en Jesús para salvación, el nombre de esa persona queda registrado para siempre en el cielo.

Conocer nuestra posición celestial también aumenta nuestro deseo de vivir una vida piadosa ahora porque ese es nuestro destino. Una vez que entremos al cielo, seremos completamente libres del pecado y seremos absolutamente santos.

5. El cielo es donde está nuestro tesoro.

Nuestros tesoros celestiales son nuestras buenas obras, obediencia, santidad y acciones de amor, bondad y perdón. Jesús advirtió a sus seguidores que no acumularan bienes terrenales que no duran, sino que “hagan para ustedes tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde los ladrones no minan ni hurtan; porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón” (Mateo 6:20-21). Nuestra seguridad no se encuentra en el dinero o la propiedad. Cualquier cosa que se pueda comprar también se puede perder, y nada de lo que acumulemos vendrá con nosotros cuando muramos. Lo único que perdurará es nuestra relación con Cristo.

6. Nuestra herencia y recompensas están en el cielo.

La salvación es por fe, no por obras, pero una vez que somos salvos, hacemos buenas obras porque somos hijos de Dios. Y cuando lleguemos al cielo, seremos recompensados por lo que hemos hecho. En el Sermón de la Montaña, Jesús les dijo a los que eran perseguidos, insultados y calumniados por causa de Él: “Gozaos y alegraos, porque vuestra recompensa en los cielos es grande” (Mateo 5:12).

7. Nuestros seres queridos y amigos guardados están allí.

Cuando un creyente muere, él o ella va inmediatamente a la presencia del Señor en el cielo (2 Corintios 5:8). Sin embargo, un día Jesús regresará por Su iglesia y traerá con Él a los que han muerto en Cristo (1 Tesalonicenses 4:13-17). Ellos resucitarán primero: “Entonces nosotros, los que vivamos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor” (v. 17). ¡Qué gran reunión será esa cuando todos estemos reunidos en nuestro hogar celestial!

Ahora bien, la seguridad a la entrada al cielo cuando dejemos de existir en esta tierra, primeramente depende, si hemos aceptado a Jesús en nuestro Salvador y Señor. Es más, La Biblia dice que si confesamos con nuestra boca que Jesús es el Señor y creyeres en tu corazón que Dios lo levanto de entre los muertos, serás salvos. De que?, de la condenación eterna. Y lo que Dios quiere es que vengas a Él y tengas la seguridad eterna de vivir con Él en el cielo.

Esta realidad esta cerca, en nuestra boca. Y como lo hago?, te estarás preguntando. Simplemente repitiendo esta oración conmigo:

«Padre Celestial, vengo delante de ti, para pedirte perdón por mis pecados, me arrepiento de ellos, ven a morar a mi corazón, has de mi una nueva criatura. Abre mis ojos espirituales, escribe mi nombre en el Libro de la Vida y a partir de ellos hago un pacto contigo de seguir tus mandamientos y preceptos. En el nombre de Jesús. Amén.»

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.


Comentarios

EL PODER DE LA PRESENCIA DE DIOS

Si hay algo importante en la vida, es poder entender el valor de la presencia de Dios en nuestras vidas personales. Hay mucha gente que tiene un conocimiento de Dios, pero no de Dios, sin embargo, esta vida se hizo para vivirla con la presencia de Dios, por lo tanto, no podemos estar separados de Dios.

La Biblia nos dice: «Acercaos a mi y Él se acercará a vosotros», «Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, al único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado» (San Juan 17:3),

Hoy vengo a decirte: RECONÉCTATE CON ÉL, búscale mientras puede ser encontrado, porque un día lo veremos cara a cara y daremos cuenta de nuestras vidas.

EXODO 13:21-22 » Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de
noche. Nunca se apartó de delante del pueblo la columna de nube de día, ni de noche la columna de fuego.»

Si tú te acercas a Dios, su presencia nunca se apartará de ti. Asi que cuando los hebreos salieron de Egipto, Dios los liberto de Egipto y junto a esa salvación, sorpresivamente al salir de Egipto, la presencia estaba esperando por ellos.

Esto es lo que sucede cuando vienes a Cristo. La nube de la Gloria de Dios aparece sobre tu vida, sobre tu hogar, sobre tus hijos, sobre tu familia y sobre todo lo que haces. Es decir, que el Señor va estar contigo 24/7 donde quiera que vayas. Él va a perseguirte aun cuando estes en el valle de sombra y muerte, asi que no tienes que temer porque Él esta contigo.

Muchos dirán: pero yo no he sentido la presencia de Dios. Lo que pasa es que tienes que salir de Egipto,
tienes que salir de tu condición de pecado, toma la decisión de que vas a caminar en la asignación del Reino de Dios y ve en la dirección a la que Dios te esta dirigiendo.

De repente, los israelitas ven la nube y esa nube de día era maravillosa, pero de noche se ponía poderosa porque la nube se encendía en fuego. Y todos los días, ellos estaban bajo la presencia
de Dios.

Déjame decirte, nosotros tenemos que vivir bajo la presencia de Dios porque fuimos creados, fuimos rescatados por Dios para caminar con Él. Y todos los beneficios y bendiciones de Cristo Jesús vienen para aquellos que caminan en Él.

Por lo tanto, esa nube producía 5 bendiciones:

1. PRODUCÍA BIENESTAR.

Es cierto que los desiertos son fríos por la noche y calientes por el día, y en la noche se encendía el fuego y ellos sentían el calor de esa nube rodeándoles, pero en el día, la nube los cubría y el sol no los quemaba.

Bajo la presencia de Dios, este caminar esta diseñado para caminar, en confianza con Él y con los que han establecido un pacto con Él. Es decir, que el clima, el entorno de ellos esta regulado por la presencia
de Dios.

El caminar cristiano no es dificil, al contrario, es ligero sí hemos recibido a Cristo en nuestro corazón. El diablo nos hace creer que si es dificil. Es cierto que tenemos momentos difíciles como todo ser humano, pero tenemos miles de momentos gloriosos con paz, con descanso y con bendición.

2. PRODUCÍA DIRECCIÓN

Producía una dirección clara y nadie tenía porque desviarse. En otras palabras, hoy, tenemos la Palabra de Dios (LA BIBLIA), que es clara, es nuestra brújula y nos da la dirección que necesitamos.

Tienes que entender que la presencia de Dios nos va a dirigir a toda bendición. Ahora bien, se desvía el que busca su propio camino.

3. PRODUCÍA UN CAMINAR SOBRENATURAL

Ellos podían hacer lo que nadie podía hacer, porque nadie podía caminar en un desierto de noche, pero el pueblo sí. Mira bien lo que voy a decirte, las tinieblas no pueden pararnos porque estamos caminando en la luz de Cristo.

Por mas que el enemigo nos quiera atacar, no lo podrá hacer, porque dice la Palabra de Dios: «Ninguna arma forjada contra ti prosperará».

Por supuesto que esto es posible al estar bajo la presencia de Dios, teniendo una relación intima con Dios, meditando en su Palabra, porque cuando estamos en su presencia, suceden milagros. Por supuesto que no somos nosotros, sino que es Él.

Si usted no esta en su presencia, usted no va a ver lo sobrenatural, pero si esta en su presencia, y alguna enfermedad aparece, usted sabe que Dos va a sanar a sus hijos, va a sanar a su familia, pero esto solo sucede bajo la presencia de Dios.

4. PRODUCÍA PRESERVACIÓN.

DEUTERONOMIO 8:4 «Tu vestido nunca se envejeció sobre ti, ni el pie se te ha hinchado en estos cuarenta años.»

Lo que podemos deducir de este versículo es que no hay perdidas y no hay necesidad que Él no pueda suplir en tu vida cuando estas metido en la nube de Dios.

Tu has visto que la gente que gana dinero, eventualmente se lo pierde como un saco roto, pero cuando vienes al Señor, todo rinde, todo se preserva, todo se ordena, pero esto solo bajo la presencia de Dios.

5. PRODUCÍA VICTORIA.

EXODO 14:19 » Y el ángel de Dios que iba delante del campamento de Israel, se apartó e iba en pos de ellos; y asimismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartó y se puso a sus
espaldas,»

La nube que iluminaba a los hebreos era una nube de protección para ellos, pero era tinieblas para los demás. Por lo tanto, te puedo decir que el enemigo no va poder tocar tu casa, no va poder tocar tus
hijos mientras tu caminas en esa presencia.

Mira bien lo que te digo: cuando un brujo te envía una maldición, se devuelve a ellos, pero eso, es por la presencia de Dios que esta en ti. Por lo tanto, mientras yo este en Su presencia, caerán mil a mi diestra y diez mil a mi siniestra, pero a mí no me llegarán.

Sabes qué pasa?, la presencia de Dios nos protege, pero tú tienes que estar metido en esa nube. Si la nube se movía, ellos tenían que seguirla, por lo tanto, como el enemigo sabe eso, el trabajo del enemigo es hacer que dejes de perseguir la nube.

El enemigo no puede con la nube, el enemigo no puede con la presencia de Dios, él sabe que es demasiado maravillosa. El enemigo no tiene la mas mínima intención de meterse con el Leon de la Tribu de Judá, pero él, si puede tratar de alejarte de ella y si él te aleja de la presencia de Dios, tu estas
vulnerable y esa es exactamente la estrategia del diablo, hacer que te despegues de la nube porque cuando tu estas en esa nube, nada de lo que él intente funciona.

Por lo tanto permanece en Jesús, permanece en su sombra, permanece en Él. Quiero que recuerdes que de ello depende tu vida, tu familia, la prosperidad de tus negocios y de ello depende todo en tu vida. Asi que no te vuelvas cómodo en tu casa cuando puedes venir a adorar a Dios, y escuchar de su Palabra, ora, ayuna, deja de ver NETFLIX a la hora de venir al Templo de Dios, no te desenfoques, pon el Reino de Dios en primer lugar, enfócate en Jesús, no te desesperes, no te alejes de la presencia de Dios, no juzgues y persiste en hacer la voluntad de Dios

El Reino de Dios fue diseñado para estar en la presencia de Dios, por eso Jesús dijo: Separados de mí, nada podéis hacer. Es decir, separados de Dios, el matrimonio no va a funcionar, su economía se va a derrumbar, tu salud peligra, tus sueños están en peligro porque el Reino nunca fue diseñado para vivir fuera del Rey.

Es tu respuesta, es tu voluntad, la que determina si caminas con Dios o no, y eso solo se logra renunciando a las cosas que estorban para una comunión con Él.

Para algunos va significar una vida de oración más profunda, para otros una vida de santidad, para otros soltar una cosa u otra. Es una actitud correcta del corazón de vivir para Dios.

De ti depende. Y si quieres vivir en la presencia de Dios, te invito a que hagas una oración en voz alta:

«Padre Mio, en este día, yo decido seguirte a ti. Yo quiero vivir en tu presencia y nunca ser, el que detenga tu fluir en mi vida. Viviré, caminaré y me deleitaré en tu nube, hasta el último día de mi vida. Lléname, llena mi vida, llena mi hogar, llena mi familia, llena mi célula, llena mi negocio, llena mi matrimonio de ti, Señor. Hoy te pido perdón por mis pecados, ven a mi corazón, y bautízame en la nube de tu Gloria y yo me mantendré en ella todos los días de mi vida. En el nombre de Jesús. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor RUDY GRACIA por sus enseñanzas.

 

Comentarios

EL LUGAR SEGURO PARA TODOS

Cuántas veces decimos que creemos pero no es así. Pensamos que Cristo es el Salvador del Mundo pero no creemos que sea nuesto Salvador.

Todos nosotros tenemos algo seguro a lo que nos aferramos para algo. En nuestra vida ese asidero seguro es la persona de Jesucristo.

Véamos lo que nos dice el Salmo 16 un «Salmo de oro», considerado una joya preciosa.

SALMOS 16: 1 Guárdame, oh Dios, porque en ti he confiado. 2 Oh alma mía, dijiste a Jehová: Tú eres mi Señor; No hay para mí bien fuera de ti. 3 Para los santos que están en la tierra, Y para los íntegros, es toda mi complacencia. 4 Se multiplicarán los dolores de aquellos que sirven diligentes a otro dios. No ofreceré yo sus libaciones de sangre, Ni en mis labios tomaré sus nombres. 5 Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa; Tú sustentas mi suerte. 6 Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos, Y es hermosa la heredad que me ha tocado. 7 Bendeciré a Jehová que me aconseja; Aun en las noches me enseña mi conciencia. 8 A Jehová he puesto siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido. 9 Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; Mi carne también reposará confiadamente; 10 Porque no dejarás mi alma en el Seol, Ni permitirás que tu santo vea corrupción. 11 Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre.

En este día, es mi deseo que usted y yo sepamos y tengamos ese deseo de permanecer cerca de Jesús y estar seguros completamente en Él.

  1. YA NO BUSQUE MÁS, JESÚS ES EL LUGAR SEGURO. Vs. 1-2 Guárdame… otra versión dice: Manténme a salvo, porque a ti he acudido por refugio. Toda la vida buscamos estar seguros, bueno, le tengo buenas noticias, ya no busque más, su lugar de seguridad y paz se llama Jesús. En Él hay seguridad plena.
    • Podemos poner nuestra confianza plena en él. Todos vamos a fallar, todos pecamos. Pero hay una persona que no falla, Jesús, por lo tanto, ponga todo se ser en sus manos y confíe que Él es nuestro lugar seguro para siempre.
    • De manera deliberada el Espíritu Santo nos guía a declarar a Jesús como nuestro Señor. Juan 16:13 dice: Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir”.
    • No hay nada bueno en nosotros, lo único bueno en nosotros viene solamente de Él. “No hay para mí bien fuera de ti.” Si usted puede amar, es por la obra de Cristo en usted. Si usted le sirve, es porque ese deseo viene de Dios solamente. Las personas intentan llenar su vacío y necesidad con distracciones, y no atacan la raíz del problema. El problema radica en creer que nosotros podemos darnos la seguridad que necesitamos, solo en Dios está nuestro refugio total.
  2. SALIRNOS DE ESE LUGAR SEGURO, NOS TRAERÁ DOLOR. Fuera de la voluntad de Dios, fuera de su cobertura, nos espera, dolor, sufrimiento, sin ninguna esperanza. Porque si estamos en su voluntad, podemos experimentar dolor o sufrimiento pero CON esperanza.
    • Los dolores de los que van detrás de otro Dios se multiplicarán. Vivir fuera de la voluntad y la cobertura de Dios es muy mala idea. Salirse de la presencia de Dios, es lento y sutil, cuide su vida de oración, cuide su comunión con Dios, cuide su vida personal, porque hay muchísimas distracciones.
    • Cuidado lo que sale de nuestra boca. Lo que sale de nuestra boca es producto de lo que tenemos dentro. Cuidado entonces con lo que entra a nuestro corazón. ¿Que hablamos? ¿Qué vemos? ¿Qué ocupa nuestro corazón y qué ocupa nuestro día?
    • Estar en ese lugar seguro nos hace íntegros. Dios se complace en nuestra vida, si le amamos, y seguimos sus mandamientos. Juan 14:21 dice: El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ese es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.
  3. EL SEÑOR SE ENCARGA DE MANTENERNOS SEGUROS. El Espíritu Santo nos ha dado convicción de pecado. Y Él es quien provee TODO, esto es lo maravilloso, en el proceso de redención, Dios es quien toma la iniciativa. Dios es quien hace todo. Y vea todos los beneficios de estar de su lado.
    • Mi herencia es Él. Vs. 5a Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa; (Mi futuro está asegurado) ¿Cuántas personas sueñan con que alguien les deje una fortuna en herencia? Bueno, ya no busque ni espere más, usted y yo tenemos un Padre amoroso, Todopoderoso, que dice: hijo mío, hija mía: YO SOY TU HERENCIA y TU SUSTENTO.
    • Mi suerte ya está segura en Él. Vs. 5b Tú sustentas mi suerte… Su vida no es producto del azar, es un camino ya trazado de manera intencional por la mente poderosa de Dios. ¿Cómo es eso? Realmente no lo sé. Pero!, se ocupa menos fe, para creer que Dios diseñó mi vida, que creer que soy producto de la casualidad y del azar.
    • Aún mi sueño es guardado y guiado por Él. Vs7 Bendeciré a Jehová que me aconseja; Aun en las noches me enseña mi conciencia. ¿Qué quiere decir esto? Usted está llenandose de Dios, su conciencia continuamente sigue recordando todo esos tesoros de parte de Dios. Es decir que si nos llenamos de Dios, viviremos de Dios a cada instante. No hay manera de meter nada más cuando Dios ocupa el 100% de nuestro ser.
  4. JESÚS ES MI LUGAR SEGURO, NADIE ME MOVERÁ. Vs.8-11 Dios es nuestra Roca, nuestro amparo y fortaleza. En este lugar seguro estoy lleno de gozo y contentamiento. Vs. 9  Se alegró por tanto mi corazón, y se gozó mi alma; Mi carne también reposará confiadamente;
    • Él va delante de mí, nunca seré conmovido. Vs. 8 A Jehová he puesto siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido. Recuerda la enseñanza de Jesús, sobre los dos cimientos? Usted y yo tenemos un lugar seguro en Cristo. Ya no busque más, su gracia está fluyendo abundante sobre usted y su familia, procure que esa gracia nunca falte, mantenga el fuego del don de Dios bien encendido. 2 Timoteo 1:6
    • La muerte no tiene poder sobre mí. Ya no soy esclavo de la muerte, ni del pecado. Soy su hijo, redimido y salvado, tengo vida, y vida en abundancia.
    • Mi caminar en la vida está iluminado por Él y su palabra. Salmos 119:105 Tu palabra es una lámpara que guía mis pies y una luz para mi camino. Mi vida tiene un rumbo definido trazado por el Autor de la Vida, estoy seguro que llegaré a puerto seguro.
    • Su gozo me traerá contentamiento. Si hay algo que a esta generación que vivimos le cuesta, es tener contentamiento. Su palabra me dice que tendré “delicias a mi diestra PARA SIEMPRE” Salmos 16:11, dice: Me mostrarás el camino de la vida; me concederás la alegría de tu presencia y el placer de vivir contigo para siempre. Cuando Dios está conmigo, no necesito más!!!

El rey David escribió este Salmo y nos enseña con este Salmo que:

  1. Dios es nuestro refugio seguro.
  2. Que todo lo bueno que tenemos viene de Él.
  3. Que Dios es nuestra herencia y que buena herencia tenemos en Él.
  4. Declaramos que nuestra suerte no es producto del azar sino de un diseño y trazo intencional del corazón lleno de gracia de nuestro Dios.
  5. Declaramos que en Dios tenemos todo lo que necesitamos, y estaremos contentos.

Se atreve a declarar este Salmo hoy para su vida y la de si familia. Es mi deseo y oración que así sea.

FUENTE: Gracias Pastor DORIAN BANEGAS por sus enseñanzas.

Comentarios

YouTube