Mensajes Puros

EL AMOR DE DIOS

Jesús habló con muchas personas en su vida, gente de toda clase y de todo tipo de personas y una noche tuvo un visitante quien le dijo:

JUAN 3:1-3 » 1Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. 2Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él. 3Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.» 

Aquí Jesús le explica a Nicodemo lo que es nacer de nuevo y lo que es la salvación.

JUAN 3:16-18 «’16Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 18El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. «

Jesús le mando el plan de salvación para toda la humanidad. Así que el versículo mas memorable de toda la Biblia es Juan 3:16 «Porque de tal manera amo Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.»

Sí tuviera un solo versículo que darle a alguien para llevarlo a Cristo , sería este. y sería suficiente también para salvar a las otras 6 billones de personas.

Una cosa es recitarlo y otra cosa es entender lo que significa. Para lo cual, le daré respuesta contestando 5 preguntas:

1. Quien es este Dios?

Jesús dijo: «porque de tal manera amó Dios al mundo».

Hay muchos dioses por ahí, es mas todas las religiones tienen dioses distintos, pero al escuchar a otras personas de esos dioses, nos percatamos que carecen de muchas cosas, porque hay un solo Dios verdadero y su nombre es Jehová.

Nuestro Dios, aparece desde el primer versículo de la Biblia: «En el principio creo Dios los cielos y la tierra». Aquí vemos a un Dios activo, haciendo algo, creando al mundo, dando inicio a la humanidad y lo hace aquí en la tierra. De ahí que nosotros servimos al único Dios verdadero, a un Dios creador, quien está detrás de todo y en medio de todo. Servimos a un Dios vivo y eterno.

Y es por eso que la Biblia, es la expresión de Dios, una expresión de su amor, de su bondad, de su misericordia, de su juicio, de su amabilidad, de su corrección, de su disciplina. Y aquí está, la Palabra viva del Dios vivo. Y en un solo verso encontramos lo que puede cambiar nuestra eternidad.

2. Que clase de amor es éste?

Para comprenderlo, debemos comparar el amor humano y el amor de Divino.

El amor humano es un afecto intenso por otra persona, basado en las emociones y sentimiento que pueden cambiar de un momento a otro, es decir es un amor incondicional.

Sin embargo, el amor de Dios no es así. El amor de Dios es puro, es duradero, incondicional, y no se base en lo que hagamos o no, es eterno y siempre ha existido.

El mejor ejemplo del amor de Dios es el hijo pródigo, se fue de su casa, lo tenia todo, malgasto su dinero y su vida y terminó en un cochinero. Pero se recordó que tenía un padre amoroso y decidió volver a su casa.

Cuando estaba regresando, su padre lo avisto y vino a encontrarlo con los brazos abiertos, lo beso y lo recibió, abrazándole y amándole.

De la misma manera, nosotros recibimos el amor incondicional de Dios y lo demostró enviando a su Hijo Jesucristo a morir por nosotros. NO solo vino como Maestro, sino con el propósito de morir como sustituto en tu lugar y en el mío para expiar y pagar por nuestros pecados.

Su muerte fue un sacrificio para que al pedirle que perdone nuestros pecados, pueda perdonarnos.

Por lo tanto, nosotros dependemos total y absolutamente de la muerte de Jesucristo para el perdón de nuestros pecados.

De ahí que podemos decir, que el amor de Dios fue un amor sacrificial, no humano e incondicional.

Este es el carácter del amor de Dios, expresado en Juan 3:16. Por eso es que es tan hermoso el amor de Dios.

3. Cual es el objeto de su amor?

Cuando Jesús dice: «porque de tal manera amo Dios al mundo». Esta expresando que su amor abarca cada persona que ha nacido y que nacerá hasta el día que Jesucristo venga de nuevo.

Mire!. El que Dios nos ame es una indicación de su actitud hacia nosotros, sin embargo, no significa que pasará por alto el pecado. Y es que Dios nos ama, pero para que tengamos una relación con Él, aceptar a Jesús como nuestro Salvador, respondiendo a su amor, entregándonos a Él. completamente.

4. Cual es el regalo?

«porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito». Jesús es el Don de Dios para nosotros.

Quien vino por nosotros. NO hay regalo mas grande que el unigénito Hijo de Dios y Él mora en el corazón de cada creyente. Él es el Don de Dios para nosotros.

Para que todo aquel que en Él crea. En quien?. En Jesús, en el Hijo de Dios y como resultado de eso, reconocer nuestra pecaminosidad para entregarnos a Él, al único Salvador. El único que resucito para demostrar que todo lo que dijo es cierto. Y no hay Dios como Él.

5. Cual es el propósito del amor de Dios?

«Dios amó al mundo, para que no se pierda mas tenga vida eterna»

Mire!

Solo tiene dos opciones, y quizás está al borde de la muerte y se pregunte por cuál senda va?, va por una de dos sendas: la vida eterna con Cristo Jesús o a la perdición donde estará eternamente separado de Dios.

Escuche bien!. Ni el dinero, ni las obras le salvaran, solo una cosa nos puede salvar y eso es la cruz de Cristo Jesús. No por obras de justicia, sino por su misericordia Él nos salvó. Así que al morir ira aun de dos lugares, el cielo o el infierno.

Nosotros los que hemos aceptado a Jesucristo, tenemos nuestros nombres escritos en el Libro de la Vida, no moriremos, por lo tanto, no debemos preocuparnos al dejar de respirar porque empezaremos a vivir.

No lo digo yo, sino que CristoJesús: Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su unigénito Hijo de Dios para que todo aquel que en Él crea, no se pierda mas tenga vida eterna.

Y ahora podemos tener el Don de la vida eterna con solo pedírsela a Dios, basándonos en el sacrificio de Cristo, quien fue nuestro sustituto y pago el precio de nuestros pecados.

Para tener este Don de la vida eterna, repita conmigo la siguiente oración: «Padre celestial, vengo delante de tu presencia, reconociendo que soy un pecador y que he pecado contra ti. Me arrepiento de ello y ahora te pido que vengas a morar a mi corazón , me llenes con tu presencia y hagas de mí una nueva criatura y siga tus mandamientos y preceptos. Te lo pido en el nombre de Jesús, tu Hijo amado Jesucristo. Amén.»

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

LA VICTORIA DE JESÚS, DERROTA DE SATANÁS.

Esta semana se celebran dos acontecimientos históricos muy importantes, la muerte de nuestro Señor Jesucristo y su resurrección.

Pareciera que es un evento de derrota, donde el dolor y el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo se convierten mas bien en Victoria.

Dèjame explicartelo de la siguiente manera, de lo que sucedió detras de este evento:

1. JESÚS VINO A SALVARNOS. Jesús vino con un objetivo claro, cumplir una mission bajo la unción del Espíritu Santo, la de morir en la cruz del calvario para pagar nuestra deuda de pecado.

LUCAS 19:10 “ porque el hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se habia perdido. “

Es decir, a salvarnos a cada uno de nosotros para que tengamos vida eterna.

2. JESÚS VINO A RECONCILIARNOS CON EL PADRE.

1 TIMOTEO 2:5 “ porque hay un solo mediador entre dios y los hombres, Jesucristo hombre.

No hay otro mediador, solo Jesucristo es el mediador entre el hombre y Dios, porque Él entiende el corazón de Dios Padre, y también conoce el corazón del hombre.

Él sabe como es sentirse solo, porque el estuvo solo en la cruz; Él sabe y entiende cuando estas pasando por dificultades y pruebas y cuando has sido traicionado porque Él fue traicionado por Judas; Él entiende cuando eres oprimido, atribulado y con dolor, porque Él pasó por todo eso; además, se hizo pecado para que fueramos perdonados.

No estamos hablando de un filosofo, ni estamos hablando de un hombre bueno, estamos hablando de Jesús, el único mediador y quien merece nuestra adoración.

3. JESÙS VINO A DERROTAR A SATANAS.

1 JUAN 3:8 “ para esto apareció el hijo del hombre, para deshacer las obras del diablo.”

Nuestro Señor Jesùs vino para quitarle a satanas la autoridad que Dios le habia dado a Adan, a quien le quito es autoridad por la desobediencia en el Huerto del Eden.

Vino a quitarles esas llaves porque ese satanas es el enemigo de tu alma, es él que tiene enfermo a tu casa, es él que te tiene en escases y tu has sido llamad a deshacer las obras del diablo conjuntamente con Cristo.

Por lo que Jesús tiene un plan para quitarle esa autoridad atraves de su muerte, pagando el pecado del hombre y lo tiene que hacer Él mismo. Y es atraves de su muerte y su resurrección, que de esta manera, Jesús se impone al diablo y lo derrota.

QUE CLASE DE DERROTA FUE ESA?

  1. TOTAL

2. IRREVOCABLE

3. ETERNA

4. Y PERMANENTE

Y el diablo no puede hacer nada al respecto.

ESTA DERROTA SE DEARROLLÓ EN 4 ETAPAS

1. Satanas fue desarmado.

LUCAS 11:21-22 “Cuando el hombre fuerte armado guarda su palacio, en paz está lo que posee. Pero cuando viene otro más fuerte que él y le vence, le quita todas sus armas en que confiaba, y reparte el botín.”

En la resurrección de Jesucristo, satanás fue desarmado de sus armas. Y cuales son sus armas: el miedo, el rechazo, la culpabilidad, la mentira, el engaño.

Esto significa que Dios te ha hecho libre, porque todas las armas en que confiaba el enemigo, el rechazo, la culpa, la falta de identidad, la baja autoestima fueron quitados para hacerte libre, para hacerte hijo e hija de Dios y ahora puedes clamar: soy libre, no soy culpable, soy limpio, soy santificado, soy lavado por la Sangre de Jesús.

Así que toda culpa se fue, todo rechazo se fue, por la obra perfecta de Jesús.

2. Satanas fue destruido.

Esto no significa que dejó de existir, sino que le quito toda autoridad y le arrancó y le quito el imperio de la muerte

HEBREOS 2:14 “ Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,

Señores, esto es poderoso, porque el diablo tenía el imperio de la muerte y ahora solo tiene un gobierno sin poder, a menos que se lo demos a él, si vivimos en pecado.

Pero Jesús, al haber destruido a satanás el imperio de la muerte, ahora tenemos vida eterna juntamente con Cristo.

3. Satanas fue destronado.

Él era el que tenia las llaves de la autoridad. Dios le quito esa autoridad y por eso, Jesús lo demuestra sanando a los enfermos, dando vista a los ciego, echando fuera demonios y resucitando muertos.

Jesús viene de la cruz y le quita esa autoridad.

4. Satanas fue derrotado.

COLOSENSES 2:14-15 “ anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, 15y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. “

En la cruz del calvario Jesús despoja a satanas de toda autoridad, y anula todo decreto en contra nuestra, triunfando sobre ellos en la cruz.

Por lo tanto, Cristo en la cruz y su resurrección le remueve toda autoridad a Satanas.

MATEO 28:18 “ Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.”

Ahora Jesús le entrega esa autoridad a nosotros los creyentes, los nacidos de nuevo, ahora la autoridad te pertenece a tí.

Cristo te da esa autoridad, pero tiene que tomarla.

En otras palabras, esa autoridad se toma en el hogar, en la familia, en tus finanzas, sobre toda enfermedad, subyuga, ponlo debajo de tus pies.

Cristo lo desarmó y lo destruyó para que tú vivas en Victoria, pero tienes que tomar esa autoridad. Y lo hacemos en el nombre de Jesús.

Por eso, hoy podemos venir a orar en el nombre de Jesús, nombre que es sobretodo nombre, en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra.

OREMOS: Padre celestial, hoy vengo delante de ti, declarando que tú eres mi Señor y Salvador y hoy tomo la autoridad que Jesús le quitó a satanás y que Jesús me la entrego. Por esto, yo reprendo todo espíritu de enfermedad, rompo toda cadena, derribo toda fortaleza que haya venido sobre la vida de las personas y le ordeno a todo principado y potestad, que suelten las vidas de las personas que están leyendo este mensaje y que sean libres, sanos, y prósperos por el poder de la Sangre de Jesús y el poder de su resurrección. En el nombre de Jesús. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor GUILLERMO MALDONADO por sus enseñanzas.

Comentarios

NUESTRO DIOS ES DEFINITIVAMENTE FIEL

¿Qué tanto conoce a Dios?

¿Es alguien a quien solo busca cuando necesita ayuda?. La verdad es que la mayoría de las personas no lo conocen muy bien. Incluso quienes aseguran haber depositado en Cristo su fe para vida eterna pueden no tener un conocimiento fiable, si sus creencias no coinciden con lo que enseña la Biblia. Además, lo que algunas personas afirman creer acerca de Dios es contradicho por el estilo de vida que practica.

Hay muchos atributos de Dios descritos en las Sagradas Escrituras y uno de ellos es su fidelidad. Antes de guiar al pueblo de Israel hacia la tierra prometida, les dijo:

DEUTERONOMIOS 7:7,9-10 “Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones; y que da el pago en persona al que le aborrece, destruyéndolo; y no se demora con el que le odia, en persona le dará el pago”.

Ser fiel significa ser confiable.

Podemos estar seguros de que el Señor hará lo que ha prometido en su tiempo y según su voluntad. Sus promesas son dignas de nuestra confianza, aunque no siempre son positivas. Su fidelidad se aplica no solo al compromiso que tiene de mostrar misericordia a los que obedecen a Cristo, sino que también incluye una promesa de juicio y castigo para los que lo odian.

La fidelidad de Dios está cimentada en su naturaleza inmutable.

El Dios de Génesis 1.1 es el mismo que encontramos en los 66 libros de la Biblia. El Señor es el Juez justo y maravilloso de toda la humanidad y todos tendremos que rendirle cuentas algún día.

Pero muchos tienen un concepto inferior de Dios.

  • Piensan que pueden vivir como quieran, pero cuando lleguen los problemas, Dios los librará.
  • Creen que Dios solo considera pecado aquello que es realmente malo como, por ejemplo, el asesinato.
  • Confían en que el Señor comprende sus debilidades y fracasos y que pasará por alto sus pecados.

Todas esas ideas contradicen lo que enseña la Biblia. Nuestro Padre celestial ve todos nuestros pecados y los toma muy en serio. No existe tal cosa como un pecado oculto para el Señor. Él nos advierte: “y sabed que vuestro pecado os alcanzará” (Nm 32.23). Puesto que Él es justo y santo hay una condena para el pecado. Dios, en su fidelidad, no solo nos bendice con su bondad, también nos confronta con nuestra maldad.

Aquellos que no conocen al Señor quizás lo vean como una deidad distante, al cual pueden acudir cuando lo necesiten. Si se les pide que describan a Dios, rápidamente afirman que no pueden describirle con palabras. Sin embargo, lo que realmente sucede, es que no pueden hablar de Él, pues no lo conocen. Tienen una perspectiva de Dios que no está basada en la Biblia. Es por eso que no confían en la fidelidad del Señor, solo esperan que responda sus oraciones.

Como seres humanos, tendemos a crear nuestra propia versión de Dios, pero si no coincide con lo que describe la Biblia, entonces no estamos hablando del único Dios verdadero, ya que todos los demás son falsos. Sin la Biblia tendríamos la excusa perfecta para nuestras ideas tergiversadas, pero el Señor nos ha dado su Palabra para que lo conozcamos y podamos relacionarnos con Él.

¿De qué manera Dios expresa su fidelidad?

  • Siempre hace lo que ha dicho que hará y cumple cada una de sus promesas.
  • Nunca olvida, flaquea ni deja de cumplir su Palabra.
  • Es confiable, fidedigno, constante, inquebrantable, firme e incondicional.

Así es Dios en todo momento; en la luz y en las tinieblas; en los buenos tiempos y en los malos. Su naturaleza inmutable es el origen de su fidelidad y la razón de nuestra seguridad y confianza en Él.

Los atributos de Dios son el fundamento de su fidelidad.

  • Es omnisciente. El Señor conoce todo; el pasado, el presente y el futuro. Ningún evento lo sorprende, ni tampoco olvida aquello que ya sucedió. Sabe si vivimos en pecado o de acuerdo a su voluntad. Aunque tratemos de ignorarlo, nuestro Padre celestial sabe todo lo que sucede, y nada se le puede esconder.
  • Es omnipotente. Dios tiene el poder necesario para hacer lo que desea. No debemos temer, pues tiene el poder para contestar nuestras oraciones, proveer para nuestras necesidades y cumplir sus promesas. Si no interviene en nuestra vida de la manera que deseamos, no es porque no tiene el poder, sino porque obra para que se cumpla su voluntad y no la nuestra.
  • Es omnipresente. El Señor siempre está presente en todo lugar. Tanto los santos como los pecadores estamos ante su presencia en todo momento. Aunque hay ocasiones en las que desearíamos poder escondernos debido a nuestro pecado, no hay forma en que podamos escaparnos de su presencia. En realidad, estar sin el Señor no es lo que realmente deseamos. Cuando le pertenecemos, Él camina fielmente con nosotros a través de cada prueba, angustia y carga, dándonos su consuelo, guía y paz.
  • Es veraz. Nuestro Padre celestial nunca nos engañará ni nos mentirá. Él es la fuente de toda verdad y siempre dice lo que es verdadero en su Palabra. En las Sagradas Escrituras Dios nos da dirección para cada situación que podamos enfrentar. Si confiamos en Él y no en nuestro propio conocimiento, enderezará nuestras veredas y nos guiará por el camino correcto (Pr 3.5, 6). Su veracidad no solo confirma su maravilloso amor hacia nosotros, sino que también nos muestra nuestro pecado para que podamos regresar a sus caminos.
  • Es inmutable. El Señor siempre es el mismo: santo y perfecto. Su naturaleza y atributos nunca cambian. Su poder no disminuye; su conocimiento no puede menguar; sus propósitos se mantienen firmes y sus promesas nunca fallan. Sin embargo, nosotros cambiamos de parecer. A veces somos fieles y en otras ocasiones pecamos, pero nunca debemos creer que el Señor cambiará su manera de pensar y nos quitará su salvación. Cada vez que venimos a Cristo, Él nos da gracia, misericordia y sabiduría, y promete llevarnos con seguridad al cielo después de la muerte.

La Biblia enseña que Dios es fiel y digno de confianza..

Salmo 62.8 » Esperad en Él en todo tiempo, oh pueblos, derramad delante de Él vuestro corazón.»

Proverbios 3.5, 6 «Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia, reconócelo en todos tus caminos y Él enderezará vuestras veredas.»

Salmo 36.5 «Jehová, hasta los cielos llega tu misericordia y tu fidelidad alcanza hasta las nubes.»

OREMOS: Gracias te damos porque tú eres fiel, Todopoderoso, que todo lo sabes, eres el Dios verdadero e inmutable, pero también amoroso y lo expresaste enviando a tu Hijo Jesucristo a morir por nosotros pecadores y que pudiéramos heredar la vida eterna. Hoy, me arrepiento, y te pido perdón por mis pecados y por cualquier ofensa que haya cometido contra tí, Ven a morar a mi corazón. Abre mis ojos espirituales para que pueda conocerte más atraves de tu Palabra y hacer las cosas conforme a tu voluntad. Te lo pido en el nombre de Jesús. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor CHARLES STANLEY por sus enseñanzas.

Comentarios

SALVADOS PARA UN PROPÓSITO

¡Vivimos en tiempos malos! De todos es conocida la situación actual. Nos hemos dado cuenta, que hay gente mala. Muy mala. La Biblia nos advierte de eso, pero cuando lo vemos tan crudo como lo que vemos en las noticias, nos quedamos realmente perplejos.

¿Leyó la noticia de unas supuestas vacunas que venían de contrabando? Uno dice, ¿por qué hacen eso? ¡Cuánta maldad! ¡Cuánta mala intención! Aprovechar la necesidad de la gente, y de la buena fe de las personas para obtener ganancias deshonestas.

Sin duda estamos rodeados por toda la maldad de un mundo caído. Y necesitamos regresar a la fuente de esperanza y vida. Saber que estamos en el lugar correcto y haciendo lo correcto para estar dentro del propósito de Dios.

GALATAS 5:1-5 » 1 Pablo, apóstol, no por investidura ni mediación humanas, sino por Jesucristo y por Dios Padre, que lo levantó de entre los muertos; 2 y todos los hermanos que están conmigo, a las iglesias de Galacia: 3 Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo les concedan gracia y paz. 4 Jesucristo dio su vida por nuestros pecados para rescatarnos de este mundo malvado, según la voluntad de nuestro Dios y Padre, 5 a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Pablo da inicio a su carta, aclarando quién es él, y su ministerio que fue directamente comisionado por Jesús. En esa experiencia exclama la pregunta que muchos creyentes alrededor del mundo han hecho: ¿Que quieres que haga Señor?

Jesús lo comisiona y Pablo inicia un ministerio tremendo en toda Asia menor. Y justo a las iglesias de Galacia les envía esta carta para exhortarlos, para llamar de la atención de manera enérgica y directa, porque algunos se habían infiltrado y estaban enseñando cosas apartadas de la sana doctrina.

Y luego de su presentación como apóstol investido directamente por Jesucristo, hace una declaración, que es un axioma. Un axioma por definición es: Una proposición tan clara y evidente que se admite sin demostración.

GALATAS 5: 4 » Jesucristo dio su vida por nuestros pecados para rescatarnos de este mundo malvado, según la voluntad de nuestro Dios y Padre, 5 a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Quiero que meditemos en 3 pilares de nuestra fe cristiana que harán nuestra carga más liviana y reconocer que nuestra fe tiene una trascendencia eterna. Nuestra fe en Jesús puede afectar el rumbo de nuestras generaciones para siempre.

  1. Jesucristo dio su vida por nuestros pecados. (Vs.4a) Jesús vino en forma de hombre para pagar la deuda de nuestros pecados de una vez y para siempre. Él consumó e instituyó el ministerio de la reconciliación con Dios. Jesús logró en la cruz, lo que ninguna religión o profeta ha podido lograr, hacer que un pueblo que no era pueblo, se volviera pueblo de Dios, hizo de este pueblo, la reunión de los hijos de Dios.
    • .Nada puede cambiar ese hecho. Ni que usted peque más o menos, cambia el hecho que Jesús hizo una obra perfecta de perdón de pecados.
    • No teníamos esperanza. Nadie nos iba a rescatar, nosotros solos no podíamos, y nadie aparte de nuestro Creador, vendría en rescate.
    • Jesús nos reconcilió con el Padre por siempre. Estábamos lejos, enemistados y totalmente opuestos a Dios, en Jesús la separación del pecado se va y ahora somos uno con el Padre.
  2. Para rescatarnos de este mundo malvado. (Vs 4b) Nosotros en el mundo sin Cristo, moriríamos irremediablemente. Dios tiene misericordia y nos salva, por la sola gracia de su amor sin límites. «Efesios 2:1 Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados».
    • El rescate fue pagado. Aunque la salvación es gratuita, el valor de ella es incalculable. El hecho que sea gratuita, no significa que su valor es insignificante. Al contrario, en nosotros, vasos de barro se ha derramado un tesoro que no se puede cuantificar, el precio pagado es la sangre misma de Jesús.
    • Este mundo es malo. Este rescate fue la llave de la prisión de este mundo malo. El mundo es malo, no hay nada bueno en él. Sin Dios nada tiene sentido, con Dios, absolutamente todo cobra propósito y vida.
    • Aunque no nos ha sacado del mundo, su rescate nos sacó del mundo. Seguimos en el mundo, Jesús dijo en Juan 17:15 No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. Es decir, que su rescate nos permite estar en el mundo, sin pertenecer a este mundo.
  3. Según la voluntad de nuestro Dios y Padre. (Vs4c) Somos hijos de Dios por la voluntad de Dios. Juan 1:13 A Dios en su sola potestad le dió placer hacernos su hijos. Por medio del sacrificio de Jesús, somos hechos sus hijos y el sobre nosotros se ha derramado el Espíritu Santo, que nos ha adoptado y ahora somos los hijos amados de Dios.
    • La voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. ¿Cómo sé cuál es la voluntad de Dios para mi vida? Toda su vida pásela por el “colador” de Romanos 12:2 2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. Toda su vida pásela por esta declaración… y verá como la voluntad de Dios se revela ante usted.
    • La voluntad de Dios es soberana. Dios dice, y lo dicho se cumple. Dios habla y todos obedecemos, él manda y nadie cuestiona. Él es el REY y nosotros sus súbditos. Su voluntad es soberana.
    • La voluntad de Dios no se equivoca. Separa usted que el propósito de Dios, NUNCA conduce al error. Dios es amor y en el perfecto amor no hay temor. Su voluntad es tan amorosamente correcta, que aún las cosas que no tienen ningún sentido, se aclaran ante su bendita voluntad. Su voluntad nunca nos conduce al error.

Conclusión: El apóstol Pablo, nos desafía en Gálatas a vivir, buscar y velar por estar siempre dentro de la sana doctrina. Y en este pasaje nos introduce a este glorioso evangelio:

Gálatas 1:4 «Jesucristo dio su vida por nuestros pecados para rescatarnos de este mundo malvado, según la voluntad de nuestro Dios y Padre,

Gálatas 1:5 «a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.»

Dios sea glorificado en Nuestra vida, Nuestras relaciones, Y todo lo que hagamos.

Es mi oración que usted y yo podamos proclamar con nuestras vidas: ¡Gloria a ti Cristo por los siglos de los siglos. Amén.

FUENTE: Gracias Pastor DORIAN BANEGAS por sus enseñanzas.

Comentarios

Facebook
YouTube